Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 

 

 

 

 
May 2024
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

   


www
Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Domingo del Bautismo del Señor

5 / 5 (11 Votos)




Domingo del Bautismo del Señor

Sun, 08 Jan 2023 10:14:00
 

Camineo.info.-

Me gustaría empezar la homilía situándonos quince días antes de la escena del bautismo de Jesús que hoy hemos contemplado.

 

Jesús quince días antes está en su casa, en Nazaret, con su madre, y entiende que ha llegado el momento de partir, el momento de iniciar su vida pública, y marcha de casa. No quiero centrarme en la relación madre-hijo, sino en el itinerario que hace de Nazaret a la zona del rio Jordán donde Juan bautizaba.

 

Es una contemplación que San Ignacio propone en el mes de ejercicios. Es un itinerario de más de cien kilómetros, estaría cinco, seis, siete días para hacerlo. Pienso que es bonito y aleccionador, tiene lecciones para nosotros, imaginarse a Jesús andando por aquellos caminos, ...

fatigándose por el calor, buscando sombras donde descansar,

comiendo de lo que llevaba, pidiendo comida en las casas que se encontraba en el camino, bebiendo agua del río,

hablando con otros peregrinos que iban a encontrar a Juan,

haciendo vivac, “vivaqueando”, durmiendo al ras, con un poco de fresco...

Y hacer esta contemplación pensando que Jesús es Dios.

Qué Dios tan cercano... A mí me impresiona mucho esta contemplación de la vida itinerante de Jesús. Os animo a hacerla en casa, en vuestra oración.

 

¡¡Dios andando entre los hombres, como un hombre cualquiera! ¡Qué abajamiento! ¡Qué pobreza! ¡Qué sencillez! ¡Qué humildad! A mí, este Dios me admira profundamente, Jesús itinerante me emociona, me enamora. Contemplarlo itinerante me ayuda a ser más pobre, más sencillo, más humilde. A centrarme en aquello que es esencial.

 

Hemos de confrontar nuestros estilos de vivir con el estilo de vivir de Jesús, y ver el qué. Vigilemos ahora con las rebajas.

 

En nuestra oración contemplamos a Jesús itinerante, sencillo, pobre, humilde, y feliz, muy feliz, y tendremos ganas de vivir como él.

 

Segunda idea. Hoy, quizás, nos hacemos una pregunta: cómo enlaza el tiempo de Navidad y la fiesta del Bautismo de Jesús, donde Jesús ya es mayor, ya no es un niño.

 

Tiene mucho sentido: durante la Navidad no hemos celebrado sólo un nacimiento, sino que toda la Navidad es una epifanía, manifestación de Jesús Hijo de Dios.

 

En los tres evangelios sinópticos, la primera manifestación pública de Jesús es  su bautismo. De aquí que el tiempo de Navidad quiera incluir esta primera manifestación pública de Jesús. Ya no es una estrella, ni unos ángeles los que nos indican a Dios, es Dios Padre quien habla del Hijo.

 

Entender la Navidad como manifestación de Dios también nos permite hacer una afirmación rotunda: el cristianismo es la única religión que tiene un Dios que se ha manifestado visiblemente. Para las otras religiones, Dios es invisible, para la nuestra, no, Dios tiene un rostro, el de Jesús de Nazaret.

 

Estamos tan acostumbrados que no paramos atención: Dios se ha manifestado, Dios se ha revelado. Y lo ha hecho de una manera increíble: haciéndose uno de nosotros.

Acabo ya, Dios mediante Isaías, setecientos años antes de Cristo, nos hablaba en la primera lectura del Mesías: “Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, en quien me complazco. He puesto mi espíritu sobre él”. Y entonces, va perfilando la misión del Mesías. Y después continúa diciendo: “Te he llamado en mi justicia, te cogí de la mano, te formé e hice de ti alianza de un pueblo”. Y sigue hablando de la misión con otras palabras.

 

Nosotros como dice San Pablo somos hijos en el Hijo. Por tanto, estas expresiones también se nos pueden dirigir a nosotros... Escuchémoslas así...

 

Repetirlas... “Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, en quien me complazco. He puesto mi espíritu sobre él”.  “Te he llamado en mi justicia, te cogí de la mano, te formé e hice de ti alianza de un pueblo”.

 

Y las palabras de la misión también nos las podemos dirigir... Os animo a hacer este doble ejercicio en vuestra oración personal.

 

Es tan luminosa la Palabra, nos configura tanto, nos da tantas gracias, alimenta tanto nuestro espíritu...

¡¡Hagamos ahora un momento de silencio con sentido profundo de acción de gracias!!









SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com