Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Aug 2019
MoTuWeThFrSaSu
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  








www
Portada:: Homilia:: Ciclo C:: V DOMINGO DE PASCUA

5 / 5 (16 Votos)




V DOMINGO DE PASCUA


Sat, 18 May 2019 22:57:00

CAMINEO.INFO.-


En la película “La pasión de Cristo” de Mel Gibson, cuando Jesús lleva la cruz, hay un momento que cae, es un momento que aprovecha su madre para acercarse a él, y Jesús levantando de nuevo la cruz dice: “Estoy haciendo nuevas todas las cosas”-.

 

Es la frase con la cual hoy acaba la lectura del libro del Apocalipsis: “Todo lo hago nuevo”. ¡¡Qué frase!!

 

“Él hace que todo sea nuevo...” “Él hace”, es Dios quien  hace. ¡¡Confiemos en el obrar de Dios!! Como confiaron Pablo y Bernabé: “Al llegar, reunieron a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe”. “Dios había hecho… Dios había abierto...” Es Él quien hace. Entenderlo es entender el cincuenta por ciento del cristianismo.

 

“Él hace que todo sea nuevo”, “Todo sea nuevo”. Ofrece una novedad total. “Todo sea nuevo”. ¿Qué es lo que Jesús hace nuevo? La respuesta la encontramos en el evangelio. Jesús hace nueva la capacidad de amar.

 

“Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros”.

 

¿Qué hace que todo sea nuevo? El amor… El amor lo hace todo nuevo. Muchas películas siguen este esquema: protagonista no está bien, encuentra el amor de su vida, y este amor lo hace todo nuevo. Cambia a la persona, la hace de nuevo. El amor es una fuerza que lo hace todo nuevo...

 

Y cuanto más amor, más transformación, más novedad, más vida generamos...

 

Podríamos decir: “pero, si esto ya lo hacemos, todo el mundo ama. Los padres a los hijos y a los nietos, los hijos... Todo el mundo ya ama”.

 

Hace falta dejarnos iluminar por la segunda parte del mandamiento nuevo: “Que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros”. “Como yo...”. Es importantísimo... Porque más o menos todo el mundo ama, pero, Jesús nos pone una referencia clara y concreta: hemos de amar como Él.

 

 

¿Y cómo lo ha hecho él? Jesús nos ama dando la vida por nosotros. Jesús nos ama sirviendo, asumiendo la posición de esclavo por amor, (siendo Dios se arrodilla ante el hombre y le limpia los pies). Jesús nos ama olvidándose de sí, no buscando su propio bien, su comodidad. Jesús ama comunicando la Buena  Nueva. Jesús ama perdonando siempre. Jesús ama movido por el Espíritu santo…

 

No estamos llamados “sólo” a amar. Estamos llamados a amar como él. Pero, claro… él es Dios… él ama con la fuerza de Dios... ¿cómo puedo yo amar como él? ¡¡Imposible!! ¡¡Jesús hace nueva nuestra capacidad de amar!!

 

Si entiendes lo que ahora diré, entiendes el otro cincuenta por ciento de lo que es el cristianismo:  es Dios quien ama en ti. Es Dios que habita en ti, que te mueve a amar como él, porque es él quien te mueve. Es la presencia de Dios, el Espíritu Santo, el que se convierte en motor de tus actos y, entonces, y sólo entonces, puedes amar como él. Hace nueva nuestra capacidad de amar …

 

¿Amamos como él?... Hemos de esperar Pentecostés con muchas ganas, con un gran deseo de recibir el Espíritu Santo.

 

¿Hoy en día, la gente como identifica a los cristianos? Los cristianos somos los que vamos a misa. Pues, la idea de Jesús no va en esta dirección: “La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros”.

 

¿Hay algún signo que pueda llevar el hombre secularizado de hoy a la fe? ¡¡Sí!! “Que os améis unos a otros; como yo os he amado”. Si os amáis así, este hombre creerá... “¡¡Mirad cómo se aman!!”, es lo que los paganos gritaban viendo a los primeros cristianos… ”¡¡Mirad cómo se aman!!”. Que lo puedan decir de nosotros… ¡¡qué podría hacer yo para facilitarlo!!

 

¿Habéis conocido cristianos que amen a los enemigos? ¿Que recen por ellos? ¿Que los bendigan? Yo tampoco... ¡Si a la que nos miran mal, ya estamos murmurando...!

 

El amor es nuestra bandera, nuestro estandarte. Es  nuestra moneda de cambio. Es la reacción y la opción siempre primera.

San Agustín dice con mucha rotundidad: “Es la caridad la que distingue a los hijos de Dios de los hijos del diablo. Podrán todos signarse con el signo de la cruz de Cristo, responder todos “Amén”, cantar todos “aleluya”, hacerse bautizar, entrar en las iglesias, edificar basílicas: los hijos de Dios no se distinguen de los hijos del diablo más que por la caridad. Si te falta esto, todo el resto no te sirve para nada." San Agustín, yo no me atrevería a ser tan contundente…

 

Acabo ya, Él lo hace todo nuevo, porque hace nueva  nuestra capacidad de amar, amemos verdaderamente y éste es el signo que necesita el hombre de hoy. Pidamos a Jesús el Espíritu Santo para poder amar como Él.

 

 






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com