Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Jul 2019
MoTuWeThFrSaSu
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        








www
Portada:: Homilia:: Ciclo C:: Epifania de Nuestro Señor

5 / 5 (16 Votos)




Epifania de Nuestro Señor


Sat, 05 Jan 2019 22:17:00

Llevamos unos días contemplando un misterio extraordinario, que nos ayuda a conocer mejor a Dios, y esto también es extraordinario.

 

Y al conocer mejor a Dios, al conocer mejor cómo es, también podemos estimarlo mejor, honorarlo mejor, seguirlo mejor. Estos días contemplamos: Dios que se inclina, Dios que se baja, Dios que se desposee de su ser, de su riqueza, de su poder, de su sabiduría. Hasta el punto que desaparece como Dios.

 

En el niño de Belén ya no hay nada que nos haga pensar que es Dios, no hay ningún signo de divinidad.

 

Dios tiene un plan de amor sobre la Humanidad: reunir en una familia de hermanos a toda la Humanidad en torno a su Hijo, el primero de muchos hermanos.

Estos días voy pensante y rogando todo lo que ahora os diré. A mí todo este misterio de Dios que se hace un niño me deja boquiabierto y me interpela fuertemente.

Y para hacerlo Dios se baja, desciende, hasta situarse, voluntariamente entre el último de los últimos.

Dios podía haber escogido Italia para nacer, centro del mundo entonces, y no, nacer en una pequeña provincia del imperio romano, Palestina, provincia ocupada, invadida. Y dentro de Palestina escogerá Galilea, que quedaba al margen, alejada de la capital (pero ¿puede salir algo buena de Galilea?). Dios podía haber escogido Roma, ciudad poderosa, emergente, grande, fabulosa, y no, escogerá Nazaret. Dios podía haber escogido las entrañas de una princesa, que tenga una erudita educación y unos medios para educar a Jesús, y no, escogió una chica pobre e inculta ...

 

Y Dios continúa bajando, María y José tendrán que irse a censar en Belén. De Nazaret a Belén hay casi 150 kilómetros, de caminos no precisamente llanos y María embarazada. Imagináis como fue este viaje...

Y Dios continúa bajando; llegan a Belén y ya sabemos la historia: por ellos no hay lugar, y acaban en un establo donde los pastores guardan el ganado.

Y Dios continúa bajando: Jose recibe en sueños una advertencia: coge el niño y la madre y hacia Egipto. Marchas corriendo “con lo puesto”, hacia una tierra desconocida, una cultura desconocida, un idioma desconocido, sin familiares, sin trabajo, ... marchan como unos emigrantes miserables. Y todo esto con el miedo de ser perseguidos, que te descubran ... mirando atrás por si viene alguien ...

Qué descendimiento. Y en todo esto contemplamos una total renuncia a toda forma de posesión, de riqueza, de poder, y en cambio contemplamos la riqueza de la donación total. Contemplamos la riqueza en la pobreza.

El motor de este descendimiento ha sido el amor. Dios que nos ama. Y que nos indica el camino para amar: darnos a los otros, hacer un don de nosotros a los otros, sin condiciones. Siempre y en todo lugar darnos a los otros.

 

Dice el poeta Marcelino Legido: “En la tierra encadenada, los hombres quieren tener, y tener cada vez más para sí. Y Dios en cambio se desposee de su ser, riqueza, de su poder, de su sabiduría para darse a nosotros”.

Lo decía hace unos días y lo repito ahora: este descendimiento esta pobreza que contemplamos no se una cosa anecdótica, o casual, o circunstancial. Todo el que hemos visto, y he explicado en pocas palabras, es providencial, forma parte del plan de Dios. Dios se está revelando y nos está hablando con este descendimiento. ¡Aquí hay una lección a aprender!

Y en medio de este descendimiento la Epifanía. El niño es la luz de los hombres, la luz del mundo ... Hoy la luz es un tema recurrente en toda la liturgia (lecturas, oraciones, prefacio, etc). Es muy curioso parece que queden cómo vinculados el descendimiento y el ser luz. Pienso que sí, que quedan vinculados. Si vivimos el descendimiento, la donación, seremos luz.

Una homilía poco práctica, muy contemplativa, para conocer algo mejor a Dios, y poder estimarlo más.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com