Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
Dec 2018
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


 
http://www.holyart.es



www
Portada:: Homilia:: Ciclo C:: Domingo XXX Tiempo Ordinario

5 / 5 (7 Votos)




Domingo XXX Tiempo Ordinario


Sun, 28 Oct 2018 20:41:00

CAMINEO.INFO.-


La fe es un camino, un camino de luz. En la escena del ciego Bartimeo se marcan muy bien las tres etapas de este camino de luz.

 

Primera etapa: la humildad de reconocerse necesitado de salvación. Cuando hacen callar a Bartimeo, él aún grita más fuerte. ¿Por qué? Porque tenía muchas ganas de ser salvado, de ser sanado.

 

Enseñanza para nosotros: Crecer en la experiencia de la necesidad de salvación. Somos débiles. ¡Somos frágiles! Tenemos tendencias desordenadas en nosotros. Un resfriado nos cambia el carácter. Hacemos el mal que no quisiéramos hacer, y no hacemos el bien que quisiéramos. Nos miramos y vemos mediocridad... “Estoy un poco cansado, hoy no rezo”. Seamos realistas y crezcamos en la experiencia de la necesidad de ser salvados. ¡¡Y desde aquí hemos de gritar a Dios que nos salve, que nos sane!!

 

Jesús no viene a buscar a los que se creen justos, sino a los pecadores... A los enfermos, no a los que están sanos.

 

Bartimeo representa al hombre que reconoce el propio mal y grita al Señor, con la confianza de ser curado. Su invocación, simple y sincera, es ejemplar y ha entrado en la tradición de la oración cristiana.

 

Bartimeo dice: “Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí”. Qué oración tan bonita. Partiendo de su pobreza, de su necesidad, está reconociendo a Jesús como su Salvador. Exactamente como hemos de hacer nosotros. Digamos también nosotros durante esta semana: “Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí”.

 

Vale la pena pararse un momento en el grito del ciego. Es una expresión cercana a nosotros. La decimos unas cuantas veces en cada misa. En el acto penitencial, tres veces decimos “Señor ten piedad”. En el Gloria decimos dos veces “ten piedad de nosotros”. Y en la fracción del pan, dos veces diciendo “ten piedad de nosotros”.

 

Thomas Merton, un converso, describe su conversión en dos líneas: “Entonces pasó una cosa extraña. Sin pensarlo, ni discutirlo en mi mente, cerré la puerta de la habitación, me arrodillé al lado de mi cama y recé: “Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí”.

 

A pesar de que Jesús está rodeado de sus discípulos y con mucha más gente, oye el grito del ciego. “Jesús se detuvo y dijo:-”Llamadlo”. Jesús oye nuestro grito. ¡¡No lo dudemos nunca!! Por mucho ruido que haya en  nuestra vida, si le llamamos, él nos escucha...

 

Jesús dice: “Llamadlo”. Esto hace que algunos lo llamen: “Ánimo, levántate, que te llama”. Algunos hacen de mediadores, de puente, entre el necesitado y Jesús. Lo ayudan y lo sitúan ante Jesús. Éste es el papel de la Iglesia. Nuestro papel. Poner a la gente delante de Jesús, acercarlos a Jesús. ¡¡Seamos mediadores!!

 

La segunda etapa del camino de la fe que nos muestra Bartimeo es el encuentro con Jesús. La primera, reconocer la pequeñez, llamar a Jesús. La segunda, encontrarnos con él. Cara a cara. ¡Encuentro real que hacemos cuando rezamos bien! Recomiendo que siempre empecéis la plegaria poniendoos a la presencia de Jesús...

 

En este encuentro, Jesús nos da luz, nos hace ver claro. Como a Bartimeo. Lo primero que Bartimeo vio fue Jesús... Es bastante habitual que los milagros de sanación se pueden leer a dos niveles: en un plan físico, y en uno espiritual. Hay dos cegueras: la física y la del corazón.

 

Esta sanación es la última que hace Jesús antes de entrar en Jerusalén para vivir la pasión. Y tiene un fuerte sentido simbólico: representa al hombre que necesita la luz, la luz de la fe, la luz de Dios y poder caminar por la vida. ¡Todos necesitamos esta luz!

 

Cuando se ha producido este encuentro con Jesús, cuando se ha recibido la luz de la fe, empieza la tercera etapa del camino que nos muestra Bartimeo: seguir a Jesús. “Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino”.

 

A partir de aquel momento, Bartimeo tiene un guía, Jesús, y un camino, el camino que hace Jesús, y se convierte en discípulo de Jesús.

    

Hagamos ahora un momento de silencio y aprendamos a decir como Bartimeo: “Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí”. Amén.

 






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com