Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

May 2019
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    








www
Portada:: Homilia:: Ciclo C:: Domingo XIX Tiempo Ordinario

5 / 5 (11 Votos)




Domingo XIX Tiempo Ordinario


Sun, 21 Oct 2018 13:14:00

CAMINEO.INFO.-


Seguramente este evangelio os ha “sonado” mucho... Ahora hace un mes leímos un evangelio parecido... Jesús preguntaba a sus discípulos qué discutían por el camino y ellos callan, porque por el camino habían discutido cuál sería el más importante. Y, entonces, Jesús  dijo: “Si alguno quiere ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos”. Y después puso un niño en medio de ellos. Esto pasaba en el capítulo 9 de Marcos.

 

Jaime y Juan no lo debían acabar de entender del todo, porque en el capítulo 10 aparece el evangelio que acabamos de leer. Y lo que ahora diré es todavía más grave para Jaime y Juan, y es que estamos ya situados en las puertas de la entrada de Jesús a Jerusalén. Por tanto, después de unos tres años de estar los discípulos con Jesús.

 

Vuelvo a decir lo que decía: que aquellos que hace tres días estaban pescando sardinas en el lago, un tiempo después aparecen discutiendo “si pueden sentarse uno a la derecha y el otro a la izquierda” en el reino de Jesús. Y, entonces, decía: Todos somos así, no nos engañemos... Es  nuestra tendencia natural, que es una tendencia de muerte. Y es una tendencia fortísima contra la que hemos de luchar. Es la tendencia al egocentrismo, a estar centrados en nosotros mismos, es el egoísmo, el yo, yo, yo...  es el deseo de honores, de aplausos, de felicitaciones, es el deseo de poder, gloria, admiración, ...

 

Esta reiteración en la escena, que pase después de tres años de vida con Jesús, a nosotros nos lanza un mensaje: ¡¡Vigilemos!! ¡¡Seamos muy humildes!! ¡Pidamos mucho la gracia de Dios! Si los discípulos que estuvieron tres años con Jesús se equivocan, tienen criterios errados al final de estos tres años, con más motivo nos puede pasar a nosotros lo mismo. ¡No nos creamos que lo hacemos todo bien! Escuchemos cada palabra de Jesús como si fuera la primera vez que la escuchamos.

 

“...ser servidor… ser esclavo de todos… servir a los demás... dar la vida por todos los hombres”.

 

En la oración de esta noche, pidamos la gracia de vivirlo, cada día un poco mejor. Vivirlo es una gracia que nos hace falta pedir, ¡impetrar!

 

Y es necesario hacerlo con el convencimiento de que en este camino encontramos la vida verdadera... Es la constante paradoja del evangelio: parece que pierdes la vida, porque la estás dando, ¡y en realidad la encuentras!

 

Segunda idea: Jaime y Juan presentan a Jesús sus aspiraciones, aquello que les parece más importante... ¿Qué es lo más importante en tu vida? ¿A qué aspiras ahora en tu vida?...

 

Jesús yo deseo vivir una vida tranquila, como jubilado, ayudando de vez en cuando a mi hija y mis nietos”, plantéale a Jesús a ver qué te dice... Los discípulos plantean a Jesús sus aspiraciones, plantéale tú también las tuyas... a ver qué dice... Quizás te dice: “sí, pero, de  otra manera...”

 

Jesús yo estoy contento de cómo va todo, estoy en un buen momento, que nada no cambie”. Plantéale a Jesús a ver qué te dice. Pero, quizás, te dice: “tu marido y  tus hijos pasan de mí, y tú dices ¡que estás contento y que no quieres que cambie nada!. ¿Tú, qué evangelio has leído?

 

En el evangelio vemos como los discípulos se dejan corregir de su mentalidad no evangélica. Presentemos  nuestras aspiraciones/proyectos al Señor y dejémonos corregir, dejemos que él diga la suya a  nuestra vida.

 

Respecto a aquello que es importante en tu vida, a qué aspiras en tu vida... me decía, no hace mucho, un acogedor de prometidos, que hacen los cursos prematrimoniales, que a la pregunta de ¿qué es lo más importante en tu vida?, cada vez menos personas respondían: el amor. Daban respuestas de aquello más originales, pero, la palabra “amor” ¡ya no aparecía! Una sociedad donde el amor va desapareciendo, es una sociedad donde se va oscureciendo la verdad del hombre.

 

“Dios es amor”, nosotros estamos hechos a imagen y semejanza de Dios, lo cual quiere decir que nosotros “somos amor”. Quiere decir que crecemos como  personas, que maduramos como personas, que entramos en el camino de la felicidad personal, en tanto ¡cuanto amemos! Nuestra estructura antropológica es ser “hombre-para-los-demás”.

 

Por esto, al vivir la paradoja del evangelio, nos lo jugamos todo, nos jugamos nuestra felicidad. Porque para ser verdaderamente feliz, sólo hay un camino: amar de verdad, al estilo de Jesús. Amén...






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com