Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Jan 2021
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31



 






www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: Domingo III Tiempo de Adviento

5 / 5 (9 Votos)




Domingo III Tiempo de Adviento

Sat, 12 Dec 2020 22:50:00

CAMINEO.INFO.-

Hoy, día en que celebramos el domingo “gaudete”, la liturgia (las lecturas y los textos litúrgicos) nos llaman a estar alegres.

 

¡¡Hay una cosa que todos quisiéramos más!!: ¡¡la alegría!! ¡¡Siempre queremos más alegría en nuestra vida!! ¡¡La alegría no sobra nunca!! ¡Y vemos mucha gente sin alegría! ¡Hecho cierto!

 

San Pablo nos ha dicho hoy: “Hermanos: Estad siempre alegres”. ¿Por qué se nos dice esto ahora en el Tercer domingo de Adviento? ¿Por qué el tercer domingo de Adviento es el domingo Gaudete? Porque sólo contentos podemos acoger el acontecimiento más alegre de toda la historia de la Humanidad; el nacimiento del Hijo de Dios. ¡Dios con nosotros!

 

Hay un aspecto muy significativo del Papa Francisco: él entiende la vida cristiana como una llamada a la alegría. Fijaros sinó en los tres documentos más importantes que ha escrito:

. Evangelii gaudium” = la alegría del evangelio.

. Amoris laetitia” = la alegría del amor.

. “Gaudette et exultate” = “Alegraos y regocijaos”.

¡¡Dios nos llama a la alegría!! Y más ahora, a las puertas de un acontecimiento que cambia la historia y nos abre las puertas de la vida verdadera y eterna. ¡Dios nos llama a la alegría! ¡Dios no viene para amargarnos la vida! ¡Dios no es enemigo del hombre!, sino su mejor aliado.

 

¡Llamados a la alegría! ¿Y cómo vamos de alegría? ¿Estamos habitualmente alegres? Recordemos que la auténtica alegría nace de dentro del corazón, no de las cosas de fuera...

 

Dice el Papa en Evangelii Gaudium: “La sociedad tecnológica  ha logrado multiplicar las ocasiones de placer, pero encuentra muy difícil engendrar la alegría” (Punto nº. 7).

 

El sacerdote y escritor José Luis Martín Descalzo  escribió un libro muy bueno: “Razones para la alegría”. Y subtítulo del libro era: “Cristianos, ¿Qué habéis hecho del gozo que os dieron hace dos mil años?”.

 

¿Qué hemos hecho de aquel gozo? Hace dos mil años  irrumpió en nuestra historia un gozo, una alegría. ¿Dónde queda en nuestra vida? ¿Le hemos abierto la puerta a aquel que viene a darnos la alegría? ¿Ha sido realmente acogido por nosotros?

 

Primera frase de Evangelii Gaudium: “La alegría del evangelio llena el corazón del hombre y la vida entera de los que se encuentran con Jesús”. El tema capital: encontrarse con Jesús.

 

La alegría es un indicador: hay alegría, ha habido encuentro. No hay demasiada alegría, no nos hemos encontrado demasiado con Jesús.

 

Jesús, con su vida, nos enseña que la alegría y el amor van cogidos de la mano. Si amas tienes alegría.

 

Santo Tomas de Aquino tiene una frase genial: “La alegría es el amor disfrutado”. Las palabras “alegría” y “amor” juntas, en una misma frase, e implicándose mutuamente, ¡¡qué bonito!! Cuando disfrutas amando, dándote a los demás, ¡¡cosa no fácil!!, entonces tienes la verdadera alegría.

 

Siguiendo la misma idea paso al evangelio: contemplamos a Juan Bautista. Yo creo que era un hombre alegre, positivo, arrebatador, admirado por los que le escuchaban. Si fuera triste y amargado no creo que fueran a verle. Digo que era un hombre alegre porque sabía quién era y tenía clara su misión... ¡¡Y esto es fuente de alegría!!

 

Aparecen dos conceptos esenciales: identidad (¿quién soy?) y misión (¿qué hago?). A Juan Bautista le preguntan “¿Tú quién eres?”, “¿qué dices de ti mismo?”. Dijo: “Yo soy la voz que grita en el desierto: Allanad el camino del Señor”.

 

¡Qué respuesta! Qué poético y qué profundo. En su respuesta incluye identidad y misión. Para él identidad y misión es una misma cosa. “Yo soy la voz que grita en el desierto”. Es muy luminoso: lo que define su identidad es su misión. Igual nosotros lo que define nuestra identidad es la misión.

 

Desde el evangelio parece que hoy se nos pregunte: “y tú quién eres?”, y ¿y qué haces aquí en el desierto? “¿y qué haces en Parets? La misión no es ir a misa. La misa es el alimento para la misión. ¿Cuál es tu misión en Parets? Numerosos documentos de los tres últimos Papas hablan de entender la vida en clave de misión. Es muy luminoso. Lo que define mi identidad es la misión que recibo de Dios.

 

En Evangelii Gaudium dice el Papa Francisco: “Todos somos discípulos misioneros”. Identidad: discípulo de Cristo. Misión: la misma que Cristo. Proclamar la Buena Nueva que salva y da alegría al mundo. Amén...






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com