Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
Jan 2019
MoTuWeThFrSaSu
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      


 
http://www.holyart.es



www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: Domingo XIV del Tiempo Ordinario

5 / 5 (15 Votos)




Domingo XIV del Tiempo Ordinario


Sat, 15 Sep 2018 22:56:00

CAMINEO.INFO.-


ISAÍAS 50, 5-9a

Salmo 114, 1-2. 3-4. 5-6. 8-9

SANTIAGO 2, 14-18

MARCOS 8, 27-35


En casi todos los grupos de adolescentes en los que he estado, en las primeras sesiones, para saber un poco el nivel de fe que hay en el grupo, siempre les hago dos  preguntas: La primera “Y vosotros ¿quien decís que es Jesús?.

 

Ellos responden: “un buen hombre”, “un revolucionario”,   “un sabio”, “un humanista”, “uno que hacía milagros”. La mayoría de sus respuestas van en la línea de hablar de Jesús como un personaje del pasado,… Aquí empieza un diálogo que termina con mi reflexión: “Situar a Jesús en el pasado es quitarle toda la fuerza transformadora que tiene su persona. Sólo si Jesús es el Hijo de Dios tiene fundamento nuestra fe, porque entonces él abandona el pasado y entra en nuestra historia personal para liberarnos del pecado y comunicarnos su fuerza para amar.”

 

Luego les hago otra pregunta semejante a la anterior pero a la vez muy distinta: ¿y desde tu vida, mirando tu vida, quien dices que es Jesús?. O sea, no quién es teóricamente Jesús, o quien te han dicho que es Jesús… sino quién es para ti, en tu vida.

Aquí la mayoría se quedan callados porque para ellos Jesús no es nadie, y cuando se sinceran dicen: “una persona lejana, o alguien que hace que hemos de ir a misa y hemos de cumplir unos mandamientos.”

 

No han entrado en contacto con un Jesús cercano, amigo, dador de vida, con quien llegas a tener una relación que le da sentido a todo.

 

Jesús no es un personaje del pasado, Jesús es el Mesías, el Ungido de Dios, el Hijo de Dios, una persona divina que quiere entrar en relación con nosotros y en ese contacto cambiarnos la vida. Cristo puede llenarnos en todo totalmente. 

 

Y vosotros ¿quien decís que soy?” La respuesta teórica la sabemos: Jesús es el Hijo de Dios, pero cómo respondemos desde nuestra vida:  ¿es Jesús un amigo?, ¿alguien cercano?, ¿es mi buen pastor? ¿es mi camino?, ¿es mi verdad?, ¿es mi vida?, ¿es mi luz? ¿es mi resurrección?. Sería una pena que también nosotros tuviéramos a Jesús ubicado en el pasado y no en el presente. Ya no somos adolescentes…

 

 

Si Jesús es un sabio, un revolucionario, un humanista, es uno entre cientos... millares... Pero, cuando planteamos la identidad de Jesús como Hijo de Dios, todo cambia. Ya no es uno entre muchos. ¡Es único!

 

Si es uno más entre cientos, puedo prescindir de él y no pasa nada... Es irrelevante para mí, y para todos, uno más. Si es el Hijo de Dios, es relevante para mí y para todos. No podemos prescindir de él. Lo que decíamos domingo pasado. Su salvación es universal. Salvador de todos. Relevante para todos. Importantísimo para todos. De aquí nace la necesidad de comunicar la Buena Nueva, a Jesús. Un pensamiento o un tema recurrente de diálogo con Jesús debería ser: “¿Cómo puedo comunicarte a los que me rodean?”

 

Jesús no viene a dar cuatro “consejitos”: sed buenos, no matéis, no robéis, no adulteréis... Esto estaba ya en los diez mandamientos. Jesús viene para comunicar una vida nueva, para hacer de nosotros criaturas nuevas... Nunca comprenderemos del todo la transcendencia que tiene su persona. Nunca...

 

Por tanto, la identidad de Jesús es un tema capital. Es más, podríamos decir que los evangelistas cuando escriben los evangelios quieren responder a una pregunta: ¿quién es Jesús?

 

Vemos como la pregunta por la identidad de Jesús no es una pregunta secundaria, o para expertos en teología. Es una pregunta determinante para cada uno de nosotros y para aquellos que nos rodean. ¡Y determinante quiere decir que determina!, ¡que condiciona!, ¡que afecta a  nuestra vida! “Y vosotros, ¿quién decía que soy?” pregunta que hemos de contestar… desde la vida, no desde la teoría...

 

Hoy vale la pena imaginarnos esta escena, contemplarla como si “presente me hallara”: Jesús y sus discípulos van caminando hacia  un pueblecito y él lanza la pregunta, como quien no quiere la cosa: “¿Quién dice la gente que soy yo?”. Y todos se lanzan a dar diversas respuestas de lo que habían ido oyendo que decía la gente. Y después Jesús lanza la otra pregunta, la determinante: “Y vosotros, ¿quién decís que soy?”. Es fácil imaginarse el silencio que se hizo, las miradas que se debían hacer los unos a los otros y, finalmente, Pedro responde.

 

Lo que hizo Pedro, responder la pregunta, también lo hemos de hacer nosotros. Cuando Jesús hace una pregunta en los evangelios, es una pregunta que se dirige a nosotros. No la podemos ver como una pregunta del pasado, o dirigida a los demás, en los evangelios, Jesús me habla a mí, a cada uno de nosotros, por tanto, sus preguntas se dirigen a nosotros. Hemos de contestarla... ¿y tú quién dices que soy yo? Hagámoslo ahora en unos momentos de silencio…

 






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com