Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
Dec 2018
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


 
http://www.holyart.es



www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: Domingo XXII tiempo ordinario

5 / 5 (5 Votos)




Domingo XXII tiempo ordinario


Sun, 02 Sep 2018 11:19:00

CAMINEO.INFO.-


Hoy, Jesús hace una cosa muy importante: clarifica cuál es la religiosidad buena, correcta, que hace bien al hombre. Es una escena esencial, determinante y que tiene mucho a decirnos.

 

Este texto puede iluminar aspectos de nuestra religiosidad. La crítica que Jesús hace a los fariseos la escuchamos y vemos que a nosotros también nos aporta luz. Jesús con estas palabras quiere ayudarnos a vivir más perfectamente nuestra relación con Él.

 

Es necesario empezar diciendo que Dios, al Pueblo de Israel, en el Sinaí, le dio diez mandamientos, que no se han de ver como diez prohibiciones, sino como los consejos de un padre a un hijo para que camine por el camino del bien. En la primera lectura hemos leído como Dios después de dar los diez mandamientos, les  dice: “No añadáis nada a lo que os mando ni suprimáis nada”. Pero, con el paso de los años, los judíos fueron ampliando estos preceptos con multitud de prácticas, prohibiciones, y rituales. En tiempos de Jesús había más de seiscientos preceptos que era preciso cumplir.

 

Jesús choca con la manera de entender la religiosidad de los fariseos y maestros de la ley, una religiosidad muy centrada en un cumplimiento externo de muchos preceptos y prácticas religiosas. 

 

Estas prácticas no les ponían en contacto con Dios, se quedaban en la práctica exterior. De alguna manera habían hecho de la mediación, un absoluto (lo importante es hacer la cosa, no cómo se hace y por qué se hace), se quedan en la mediación, y no la viven como un instrumento para entrar en contacto con Dios. Todo esto les lleva a una vivencia muy rigorista y legalista de la religión. Por esto, Jesús dirá: Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos”.

 

Pienso que todos llevamos un pequeño fariseo en nuestro interior... Todos tenemos una tendencia a reducir la religión a unas prácticas externas (a hacer unas cosas, y no damos demasiada importancia al cómo las hacemos y por qué las hacemos) y, entonces, la práctica religiosa que hacemos no nos ayuda a entrar en un contacto real y transformador con Dios.

 

Muchas veces pensamos “tengo que ir a misa...” “tengo que rezar…” “tengo que rezar el rosario…”. Y no vivimos estos actos como un momento de encuentro con Jesucristo. Lo hacemos un poco por cumplir, rutinariamente. Con poca consciencia de lo que estamos haciendo. ¡Y tan importante es hacer las cosas, como es cómo las hagamos!

 

Jesús choca frontalmente con una religiosidad como ésta. Reacciona ante un culto y unas prescripciones que no tocan el corazón de las personas. Aquí está la clave: que el culto toque el corazón, llegue al corazón, que el corazón esté presente en el acto cúltico.

 

Por esto dice, citando al profeta Isaías: “Este pueblo me honra con los labios,...

pero su corazón está lejos de mí...”

 

¿Me lo podría decir a mí? ¿Nos pasa, quizás, a nosotros, que en misa decimos palabras (honrarlo con los labios), pero, nuestro corazón está lejos (no pensamos en lo que estamos diciendo)? ¿Cómo rezo el gloria, el credo, el padrenuestro? ¿Está el corazón detrás de cada una de las palabras que pronunciamos?

¡Eh! Que si nos despistamos un día no pasa nada... el problema lo tenemos cuando, habitualmente, sólo honoramos a Dios con los labios, con nuestra presencia de  8 a 8,45 h., (de 12 a 12,45 h.), pero, nuestro corazón está lejos, nuestra vida está lejos de lo que celebramos externamente.

 

¿Dónde está nuestro corazón cuando celebramos la misa? ¿Cuándo leemos la Palabra de Dios? ¿Dónde está  nuestro corazón cuando rezamos? Es preciso que las palabras del Señor, que hoy nos dirige, iluminen nuestra vida.

 

¿Cómo lo concretamos esto para lunes?... cada uno sabrá lo que tiene que hacer...

 

Acabo ya, hace tiempo una persona me dijo: “¡qué fácil ser cristiano, sólo hay que venir a misa en domingo!”. Yo le dije: “Hombre, esto es como decir que para jugar en el Barça sólo hace falta saber jugar a fútbol. Nosotros llevamos toda nuestra vida a la eucaristía y la eucaristía transforma toda nuestra vida. Ser cristiano no es sólo venir a misa el domingo”.

 

Hoy Jesús nos ha dado pistas muy importantes de cara a tener una religiosidad humanizadora y transformadora. Que así sea...






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com