Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Jul 2018
MoTuWeThFrSaSu
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: Domingo de Pentecostés

5 / 5 (9 Votos)




Domingo de Pentecostés


Sun, 20 May 2018 21:56:00

CAMINEO.INFO.-


HECHOS DE LOS APÓSTOLES 2, 1-11

Salmo 103, 1ab y 24ac. 29bc-30.31 y 34

CORINTIOS 12, 3b-7. 12-13

JUAN 20, 19-23


¡¡En la escena de Pentecostés está todo!! ¡¡Es un resumen de la vida cristiana!!

 

¿Quiénes son aquellos que reciben el Espíritu Santo? Unos hombres sencillos, sin demasiada cultura. Camino de Jerusalén, después de tres años con Jesús, discuten por quién será el más importante en el Reino de Jesús. En Getsemaní abandonan a Jesús. A Jesús resucitado, el día de la ascensión, le llegan a preguntar: “¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?”, ¡no han entendido nada!

 

Uno podría pensar: “¡¡Señor, a estos no!!, ¡¡a estos no los envíes que lo harán todo mal!!”. Así entraron en el Cenáculo, y ¿cómo salieron? ¡El fuego del Espíritu les penetra y los hace diferentes! Los transforma. Ya no son ellos, ahora son “el Espíritu Santo y nosotros”.

 

Y a partir de este momento ¡¡el cristianismo llega a ser imparable!!... Sorprende la rapidez con la que se  extendió la Buena Nueva. Sólo hay una explicación: “el Espíritu Santo y nosotros”.

 

¡Esta celebración vuelve a hacer presente el acontecimiento de Pentecostés!. ¿Hasta dónde puede llegar el fruto de esta celebración? ¿Hasta dónde podemos quedar transformados nosotros? ¿Cuáles son sus posibilidades? ¿Sus límites? Su límite es nuestra fe, nuestra esperanza. Esta celebración no tiene para su eficacia más límite que nuestra penuria al creer. De ahí la importancia de esperar mucho, de tener un deseo intenso de quedar transformados por la gracia del Espíritu Santo como quedaron los apóstoles el día de Pentecostés.

 

Pentecostés es una Solemnidad que a mí me gusta mucho, me ayuda mucho, me hace mucho bien. Explico el porqué; yo tengo una tendencia exterior a tenerlo todo bien organizado, bien planificado, a controlarlo todo, y esto va acompañado de una tendencia interior a fundamentarme en mí mismo: soy yo quien piensa, yo quien planifico, yo quien organizo. Yo, yo, yo... Y esta fiesta me recuerda, y esto es lo que me hace mucho bien, que éste no es nuestro estilo de hacer. Me recuerda que nosotros los cristianos funcionamos, vivimos, de otra manera: vivimos movidos por el Espíritu Santo.

 

Por tanto, veo cómo en mí luchan dos tendencias: hacer las cosas partiendo de mí o hacer las cosas partiendo del Espíritu Santo. Que son dos maneras de hacer totalmente diferentes.

 

Aquí encaja muy bien aquella frase genial del Cardenal Ratzinger: “La Iglesia no es una racionalización permanente sino un Pentecostés permanente”. Que no es sólo una frase que suena bien, sino una frase que enuncia una realidad, pienso yo, poco vivida por los cristianos: Hemos de procurar ser dóciles al Espíritu Santo porqué constantemente el Espíritu Santo nos quiere conducir en nuestra vida.

 

((Quizás tenemos la Iglesia que tenemos, y tenemos la parroquia que tenemos, porqué hemos funcionado muchas veces con energías naturales y hemos olvidado toda esta dimensión del Espíritu Santo.

 

Es que es de sentido común: si soy yo el que piensa, el que organiza, el que planifica, saldrá poca cosa, por no decir nada, saldrá una cosa muy humana y muy poco divina, pero, si yo actúo abierto al Espíritu Santo, buscando ser dócil al Espíritu Santo, movido por su fuerza, por sus intuiciones,   entonces, no hay límite, no hay nada imposible. Con el Espíritu Santo en nuestros corazones todo es posible, queda claro en Pentecostés: de estar cerrados y con miedo, pasan a dar la cara con valentía y alegría.))

 

Si vivimos movidos por el Espíritu Santo, entonces, todo es posible, y hay esperanza. Para que todo esto pase es preciso que el Espíritu Santo, deje de ser el gran desconocido.

 

Dios Padre es el creador del mundo, Dios Hijo es el redentor, el que hace la salvación, Jesucristo, y Dios Espíritu Santo, es el que nos santifica a nosotros, el que actúa en nosotros, el que nos mueve, el que nos empuja, para que sigamos los pasos de Jesús (vemos su obra en los Hechos de los Apóstoles).

 

Dios Padre nos está atrayendo hacia Él, porque nos ama, porque desea la comunión con nosotros. Dios Hijo es el camino para ir al Padre y el Espíritu Santo es el que nos mueve, nos conduce por este camino.

 

Es bastante triste pensar que para la mayoría de cristianos Pentecostés no es nada, y el Espíritu Santo una realidad lejana, de otro mundo, sin resonancia e implicaciones en éste. Y, sin embargo, Cristo ha muerto ni más ni menos para comunicarnos el Espíritu Santo.

 

El Espíritu Santo es una persona divina, la tercera de la Santísima Trinidad. ¡¡Hemos de tener una relación con ella!! La hemos de invocar… ¡Que nos habite! ¡Que esté en nosotros! ¡Pidamos su presencia!  Recordemos las palabras de Jesús: “si vosotros que sois malos sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos ¡Cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo al que se lo pida!”.

 

Que esta eucaristía sea para nosotros una actualización del milagro de Pentecostés.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com