Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Apr 2018
MoTuWeThFrSaSu
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: V Domingo de Cuaresma

5 / 5 (7 Votos)




V Domingo de Cuaresma


Sun, 18 Mar 2018 00:53:00

CAMINEO.INFO


JEREMÍAS 31, 31-34
SALMO 50
HEBREOS 5, 7-9
JUAN 12, 20-33


“Señor, quisiéramos ver a Jesús”. Qué expresión más bonita la que dicen los griegos al apóstol Felipe: “Señor, quisiéramos ver a Jesús”. Constantemente oigo este grito. ¡¡Sí, constantemente!! No lo oigo físicamente, claro, pero, sí metafóricamente:

Cuando los adolescentes están tristes, peleados con el mundo, desorientados, sólo pensando en ir de fiesta y beber en exceso... ¿No están diciendo? “Quisiéramos ver a Jesús”.

Cuando en el matrimonio todo son pequeños roces, discusiones, equívocos, ¿no están diciendo? “Quisiéramos ver a Jesús”.

Cuando los abuelos sólo saben quejarse y centrarse en cosas negativas, cuando se han olvidado de reír. ¿No están diciendo? “Quisiéramos ver a Jesús”.

 

Constantemente oigo este grito. Cuando has descubierto a Jesús como un amigo extraordinario, como una fuente de donde mana una vida más auténtica, como aquel que cura innombrables males, entonces, oyes este grito al contemplar la realidad. “¡Quisiéramos ver a Jesús!”.

 

Afinemos los oídos y no nos cortemos ni un pelo a la hora de decir y de proponer; “lo que tú necesitas es que Jesús entre en tu vida”.

 

¡¡Cuando Jesús entra en nuestra vida lo cambia todo!! ¡¡Y todo es todo!! Hasta al punto de que las cruces, las cosas negativas, puedan ser vividas con gozo y alegría. ¡Increíble! “¿Quién da más?”

 

La respuesta de Jesús a la petición de Felipe es muy significativa... Jesús responde hablando de su glorificación, hablando del grano de trigo que ha de morir, hablando de dar la vida. En definitiva, Jesús responde hablando de su cruz... “Me quieren ver… si me quieren conocer de verdad: la cruz. ¡Que miren la cruz! ¡Que me sigan en el camino de la cruz! ¡Que es el camino del amor!”

 

Al amor sólo podemos responder con amor. La respuesta a Jesús colgado en la cruz, sólo puede ser una respuesta de amor: no una respuesta de cumplir un precepto dominical y ya está, no una respuesta de una oración rutinaria donde no ponemos el corazón y ya está... Jesús quiere de nosotros una respuesta de amor, de amor verdadero y de amor personal, amamos a una persona: Jesucristo.

“El que quiera servirme, que me siga”. Sólo desde el amor y con amor podemos seguir al Amor...

 

Guardini, gran teólogo del siglo XX, define el cristiano como “aquel que está enamorado de Jesucristo”. ¿Estamos enamorados de Jesucristo? Es lo que venía a preguntar en la encuesta que os pasé domingo pasado. “¿Me he encontrado en la persona de Jesús? ¿He hecho una experiencia viva de encuentro con el Señor? ¿Me siento cautivado por él? ¿Tengo ganas de pasar ratos con él? ¿Estoy siguiendo una persona?”

 

El nuestro o es un seguimiento donde entra el amor o será un seguimiento que no nos dará vida...

 

Pero, esto de enamorarse es un proceso: antes de enamorarnos será preciso admirarlo. Admiramos a familiares, amigos, compañeros de trabajo por diversos motivos... ¿admiramos a Jesucristo? Para admirarlo, antes hará falta contemplarlo, contemplarlo en el evangelio, y en estos días que se acercan, contemplarlo camino de la cruz, en su pasión, muerte y resurrección. Contemplamos, admiramos, nos enamoramos y entonces lo seguimos...

 

Se acercan los mejores días del año para contemplar, entender, admirar, el amor de Jesucristo. Los mejores días del año para enamorarnos de él o recuperar aquel amor primero y que se ha ido enfriando.

 

Hoy Jesús nos habla de su amor con una bellísima imagen simbólica de la semilla que ha de morir para dar fruto. Jesús nos habla de él, de su pasión. Él se siente grano de trigo, él ha de morir para dar fruto, él ha de morir para que nosotros tengamos vida. Él es el grano de trigo.... Y lo hace por amor... porque ama, nos ama a cada uno...

 

Esta frase nos ha de tocar el corazón y nos ha de llevar a pedirle a Jesús, como que estamos enamorados de él: “Yo también quiero morir contigo, yo también quiero dar fruto, ser fuente de vida para mis hermanos”. Si no morimos no damos fruto, por tanto, hemos de desear morir. “El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna”. Morir es una tarea que tenemos encomendada.

 

¿Morir a qué? Morir a lo que me separa de Dios. Morir a lo que me separa de mi hermano. Morir es pobreza, morir es austeridad, morir es olvido de uno mismo, morir es cansarse, fatigarse por los demás, morir es odiar el pecado, morir es mortificar deseos, pensamientos, actitudes, tendencias, que no son evangélicas, etc. Morir es amar de verdad y sólo amar de verdad nos hace felices.

 

Pidamos a Jesús: “Enséñame a morir, yo también quiero morir contigo, yo también quiero dar fruto”. Pidámosle la gracia.

 

Que esta eucaristía nos ayude a poner el pie en el acelerador de las prácticas cuaresmales para poder entrar en este camino de contemplación, admiración y enamoramiento que nos da la vida verdadera...

 

 

 («glorificar» equivale a mostrar la santidad y el poder de Dios

 






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com