Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo B:: Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

5 / 5 (4 Votos)



Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo

 
Sat, 06 Jun 2015 23:22:00

CAMINEO.INFO.-

ÉXODO 24, 3-8
SALMO
115
HEBREOS
9, 11-15
MARCOS
14, 12-16.22-26

Cada año nos hemos de quedar asombrados y maravillados ante este misterio del Corpus Christi. La fiesta nació en Bélgica en el siglo XIII. Los primeros en adoptarla fueron los conventos benedictinos. Y el Papa Urbano IV, el año 1264, la extendió a toda la Iglesia.

¿Por qué esta fiesta? Si ya tenían el jueves santo, que nos recuerda la institución de la eucaristía, si cada domingo ya celebraban la eucaristía. ¿Por qué se inventan una nueva fiesta, donde el objeto de la fiesta no era un acontecimiento de la vida de Jesús, sino una verdad de fe: la presencia real de Jesucristo en la eucaristía? ¿Por qué? Esta fiesta responde a una doble necesidad que ellos tenían y que nosotros y los cristianos de todos los tiempos han tenido; por un lado, la necesidad de proclamar de una manera muy solemne la presencia real de Jesucristo en la eucaristía. Y, por otro lado, evitar el peligro de acostumbrarnos a esta presencia, y que deje de ser significativa para nuestras vidas.

Esta fiesta quiere que volvamos a quedar asombrados y maravillados ante tan gran misterio.
Santo Tomás de Aquino, y es un santo de primera división, de champions league, dice que la eucaristía “Fue el más grande de los milagros que Él (Jesús) hizo”. El milagro más grande: la eucaristía. ¡¡Tendríamos que venir temblando a comulgar!! ¡Temblando de emoción! Sólo podemos recibir a Dios como a Dios.

Uno que no se acostumbró a la eucaristía y hablaba siempre de ella, profundamente conmovido fue san Francisco de Asís. : «Que tema la humanidad, que tiemble el universo entero, y el cielo exulte, cuando en el altar, en las manos del sacerdote, está el Cristo Hijo de Dios vivo... ¡Oh admirable elevación y designación asombrosa! ¡Oh humildad sublime! ¡Oh sublimidad humilde, que el Señor del universo, Dios e Hijo de Dios, tanto se humille como para esconderse bajo poca apariencia de pan!».

¿Nos hemos acostumbrado demasiado a la eucaristía? ¿Es significativa para nuestras vidas? ¿Ocupa el lugar que ha de ocupar? ¿Venimos porque es obligatoria o venimos movidos por el amor? Imaginad que una madre dice al hijo “hijo, dame un beso... y el niño pregunta... ¿es obligatorio?” ,....,... ¿No tendríamos que comenzar a ir más allá de las cosas obligatorias y dejarnos mover por el amor?
En las tres lecturas había un elemento común: la sangre. La sangre se utilizaba para sellar alianzas: unidos por la sangre, amigos de sangre, comprometidos por la sangre. La Alianza Antigua entre Dios y su pueblo fue sellada por Moisés con sangre de animales. La Nueva y Eterna Alianza fue sellada por Jesucristo con su propia sangre, la sangre de Dios. La sangre de Dios... suena extraño...

Y la sangre de Dios, de Jesucristo, nos habla de su amor, y la sangre de Jesucristo, nos habla de un amor que se libra totalmente, hasta dar la vida, hasta a dar la sangre. Y esta sangre rompe nuestra indiferencia, es la sangre de Dios, y rompe nuestra comodidad y nos llama a establecer una alianza con la Humanidad, con el prójimo. Esta sangre nos llama a construir el Reino de Dios. Es su sangre, somos sus discípulos!

Desde los inicios han ido de la mano, la eucaristía y el amor a los pobres. La eucaristía, podríamos decir que nos vacuna contra el egoísmo, contra la comodidad, contra el olvido de los necesitados. Cada semana nos venimos a vacunar porque no queremos olvidar a nuestros hermanos necesitados. ¡¡Es tan fácil olvidarlos!! ¡¡Es más, todo lleva a olvidarlos!! Y necesitamos que la sangre de Cristo, cada semana nos recuerde que hay una sangre, la de nuestros hermanos, que no puede ser olvidada.

Si para el mundo, a veces, el prójimo es una compañía molesta (me quiero alejar), un rival (lo he de vencer), un objeto (me puedo aprovechar), es un medio (para mis fines). Para nosotros el prójimo, especialmente, el necesitado, es una llamada (me interpela), es un misterio (me sorprende), es un hermano (siempre le daré la mano), es un complemento (me ayuda a ser y a crecer), es un sacramento (es presencia de Dios), es Cristo presente (me interpela).

Necesitamos la vacuna de la eucaristía para que nos abra los ojos y ponga en marcha nuestras piernas y nuestras manos para acercarnos a los que nos necesitan. Somos las manos de Dios en la tierra... En el día del juicio, se nos preguntará: ¿qué has hecho con tu hermano?








Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com