Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en Espańa
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Aug 2020
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            



 






www
Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Domingo XV Tiempo Ordinario

5 / 5 (2 Votos)




Domingo XV Tiempo Ordinario

Sat, 11 Jul 2020 23:07:00

CAMINEO.INFO.-


El evangelio de hoy es muy curioso, sorprendente. Vamos a enumerar algunos elementos que hacen de esta parábola una parábola sorprendente:

 

.   Jesús explica la parábola. Es la única parábola que Jesús explica.

.   El sembrador tiene muy mala puntería, cuánta semilla que cae en tierra que no da fruto. ¡Qué raro! no?A la gente del tiempo de Jesús esto les debería sorprender mucho porque en tiempos de Jesús la semilla era muy valiosa. Tenían mucho cuidado de donde caía. El sembrador de la parábola no tiene este cuidado.

.   El sembrador es muy generoso sembrando, no escatima semillas. Parece que haya semillas de sobras.

 

Habitualmente la explicación que se hace, es que la semilla es la Palabra de Dios, y que nosotros somos la tierra. Y que cada uno es un tipo de tierra diferente. Hay tierras al borde del camino, tierras rocosas y tierras con cardos donde la semilla no puede crecer por diferentes motivos.  Cada tierra correspondería a una tipología de persona.

En cambio hay una tierra buena donde puede crecer la semilla. Esta tierra seríamos nosotros, “los buenos”, que escuchamos la palabra y damos fruto.

 

No es una interpretación incorrecta, pero, pienso que también siendo fieles al texto podemos hacer otra interpretación: en nosotros conviven las cuatro tierras.

 

Pienso que es más realista. Seamos sinceros... En nosotros no todas las semillas, no toda la palabra, cae en tierra buena y da fruto. Hay semillas que no aprovechamos, hay palabras de Jesús que sabemos que no cumplimos. Tenemos en nosotros apegos, maneras de hacer, tendencias, que sabemos que no son evangélicas.

 

Con lo cual la parábola se convierte en una exhortación muy potente a trabajarnos para acoger la palabra.

 

“Si uno escucha la palabra del reino sin entenderla,… esto significa lo sembrado al borde del camino”. Esto nos ha pasado a todos... A mí el primero. Escuchamos textos que no entendemos...

¿Qué nos pide esto? Hace falta entender la Palabra. ¡Es fundamental! Hemos de ser unos estudiosos de la Palabra. Así convertimos la tierra al borde del camino en tierra buena. ¡¡Vale la pena!! “Dichosos vuestros oídos porque oyen”, esa palabra que nos da vida. ¡Dichosos porque esta Palabra es Jesús mismo! “El Verbo se hizo carne”. ¡¡Lo poseeremos más plenamente a él!! Que es el bien más grande...

 

Si “lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta en seguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la palabra, sucumbe”. Esto nos ha pasado a todos. Descubrimos una gran belleza en las palabras de Jesús, las recibimos con alegría, pero, muchas veces las dificultades nos pueden: la pereza, la rutina, los horarios no fáciles, la tibieza. Y aquella palabra queda muerta en nosotros. ¿Qué nos pide esto? ¿Cómo quitamos estas rocas? Pidiendo la gracia, la fuerza y poniendo también de  nuestro esfuerzo. Las rocas pesan, es necesario ponerse con ganas. ¡¡Vale la pena!! Así convertimos la llena de rocas en tierra buena. Y podemos acoger mejor a Jesús … Que es el bien más grande...

Si “lo sembrado entre zarzas significa el que escucha la palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril”. Esto nos ha pasado a todos... El mundo tira de nosotros con mucha fuerza y de muchas maneras...

He estado la semana pasada de campamentos con jóvenes de dieciocho años o más. Qué fuerza tienen las pantallas en su vida: la de horas que se pasan viendo series, películas, vídeos tontos, jugando a juegos de ordenador, etc... La atracción del mundo es capaz de ahogar la Palabra...

 

Las preocupaciones del mundo, la seducción de las riquezas, de una manera o de otra, esto también nos pasa a nosotros...

 

¿Qué nos pide esto? ¿Cómo quitamos esta atracción? Discernimos, descubrimos lo que realmente nos llena y hace bien y lo que no. Ves tres capítulos seguidos de una serie, mientras dura, muy bien. Acaba y te sientes vacío. Haces lectura espiritual, acaba y te sientes lleno. Bien. Feliz. ¡¡Vale la pena!! ¡Seremos felices porque  poseeremos más plenamente a Jesús! ¡Que es el bien más grande!

 

La sobriedad en los estímulos es muchas veces una gran puerta a las bendiciones de Dios. Ser sobrios, un cierto ayuno de imágenes, ruidos, estímulos, nos hace mucho bien...

Agradezcamos a Jesús que nos envíe tantas semillas y pidámosle que nos ayude a ver aquello que impide que crezcan en nosotros.

 

 






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com