Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en Espańa
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Dec 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Jueves Santo

5 / 5 (1 Votos)



Jueves Santo

 
Fri, 14 Apr 2017 00:04:00

CAMINEO.INFO.-


Quisiera en esta homilía presentar dos contrastes. El de Judas y Jesús, y el de Pedro y Jesús. Como sus actitudes se alejan del camino de Jesús, y estemos atentos, no sea que en nosotros, haya alguna cosa de Judas y de Pedro. ...

 

Primer contraste, entre Judas y Jesús. Judas lo traiciona porque está lleno de sí mismo, de sus planes, de sus visiones. Judas esperaba otro mesianismo, en clave de liberación ante los invasores romanos. Ha estado tres años con Jesús, pero, no ha dejado que las ideas de Jesús entrasen en su corazón. Él tiene sus ideas y no se ha dejado modelar por las enseñanzas de Jesús. Y, cada vez se ha sentido más lejos de Jesús, y más lejos, y más lejos, hasta traicionarlo por treinta miserables monedas. Quizás, tenemos un poco de Judas. Queremos hacer nuestro camino, y no el de Jesús.

 

Contrastan las ideas de Judas con el camino de Jesús: un camino de humildad, de abajamiento, no busca el poder, ni político, ni religioso, ni económico, sino, un camino de servicio. Aquí encontramos un primer contraste entre Judas y Jesús.

 

El segundo contraste, es entre Pedro y Jesús. Pedro a lo largo de todo el evangelio, hemos visto que tenía un papel especial. Pedro estaba por encima de los demás, era el primero de los discípulos... momento más claro cuando le dice Jesús: “tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. Cómo se debía sentir Pedro, y su ego, al oír estas palabras.

 

Pedro en el lavatorio de pies, está escandalizado. Pedro sabe que este proceder de Jesús le afectará a él. Si el maestro hace esto, ¿qué tendrá que hacer él? Lo mismo... Ser el primero, le llevará a ser servidor, a coger la posición del esclavo... y éste no es el deseo natural de nadie...

 

Recordemos que poco antes de llegar a Jerusalén, Jaime y Juan han pedido a Jesús, sentarse uno a su derecha y el otro a su izquierda... ¡¡Unos “tíos” que hace cuatro días estaban pescando “sardinas” en un lago!! Van y se pelean por quien ocupará los lugares importantes en el reino de Jesús... ¡¡Somos así, ellos, Pedro y nosotros!!

 

Nos gusta mandar. El ego quiere crecer, quiere ser, quiere aparentar, quiere reconocimientos... y el lavatorio de pies, de Jesús, barre toda pretensión, se caen todos los anillos. ¡¡Esta escena quiere cargarse  nuestro ego!! Esta escena quiere reordenar sentimientos, comportamientos, prioridades, maneras de hacer, motivaciones... ¡¡Lo quiere reordenar todo!! ¡¡Porque hay muchas cosas en nosotros que nacen del ego!!  Nos hace falta contemplar mucho esta escena.

 

¿Cómo puede ser que Jesús vaya siempre por un camino de abajamiento, de servicio, de amor servicial y, nosotros tantas veces, por un camino de enaltecimiento, de reconocimientos, de presumir, de crecimiento del ego? ¿Nos puede mostrar más claramente, qué camino quiere para nosotros? De vez en cuando, es bueno que nos preguntemos: ¿esto no vendrá del ego?

 

¿Por qué nos cuesta tanto todo esto? Porque lo contemplamos poco, porque lo conocemos poco, porque lo amamos poco...

 

Nuestro deseo tendría que ser: quiero ser como Él, quiero vivir lo que Él vivió... no porque te lo propongas, esto dura dos días, bien, uno. Sino porque lo amas... es lo que refleja aquella frase de San Ignacio:  yo quiero y elijo más pobreza con Cristo pobre, que riqueza, oprobios con Cristo lleno de ellos, que honores, y de ser tenido por vano y loco por Cristo que fue tenido por tal, más que por sabio y prudente en este mundo”.

¿Por qué San Ignacio hace estas elecciones tan raras?... ¡¡porque ama a su Señor y quiere vivir lo que Él vivió!! Es la identificación amorosa. Escojo aquello que Él escogió. Me siento inclinado a vivir, lo que Él vivió.

 

Por esto, la religión cristiana es la religión del amor, porque todo nace del amor.

 

Jesús con el lavatorio de pies, hace un gesto que no es un gesto más. Es un gesto culminante de su mesianismo de servicio y donación a los demás. Forma parte de la centralidad de su mensaje. Que ilumine nuestras actitudes y motivaciones.

 






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com