Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Razón y Fe:: Fernando Pascual LC.:: ¿Gobernar para ser aplaudido?




¿Gobernar para ser aplaudido?

 
Mon, 09 Mar 2015 06:58:00

El aplauso se ha convertido en un ingrediente casi imprescindible de muchas situaciones humanas.

Hay aplausos en las conferencias y en los concursos, en las aulas y en los cines, en las familias y en los parlamentos, en los debates y en las fiestas.

El gobernante presta una atención continua a los aplausos. Busca con sus palabras y con sus decisiones desencadenar ese movimiento de las manos y esos sonidos que tanto halagan a quienes los reciben y que provocan cierta sensación de triunfo.

Los aplausos, sin embargo, tienen un valor muy limitado. No son suficientes para descubrir si una ley ayudará o arruinará a un país. No deciden la calidad de un producto presentado en el mercado. No garantizan que lo afirmado por un orador brillante sea o no sea verdadero.

Por eso un auténtico gobernante, es decir, un hombre o una mujer que asume seriamente la responsabilidad de velar por el bien de una ciudad, una región o un Estado, no puede gobernar según los aplausos (o los silbidos) que llegue a recibir.

Desde luego, un gobernante necesita apoyo y adhesión de los gobernados. Lanzarse a opciones difíciles o arriesgadas en contra del sentir mayoritario de la gente resulta sumamente problemático y, en ocasiones, lleva al fracaso. Pero también fracasa quien se autolimita a conseguir consensos y aplausos fáciles a través de decisiones que a la larga provocarán enormes daños en la vida social.

Gobernar es una de las tareas humanas más difíciles. Por eso, cuando alguien se lanza a la política, necesita tener un corazón disponible a virtudes claves como la prudencia y la justicia, además de una gran honradez para no usar el cargo público como camino para satisfacer intereses turbios.

En ocasiones, los aplausos que reciba un buen gobernante avalarán decisiones adecuadas. En otras ocasiones, y no son pocas, tendrá que poner en marcha otras decisiones también buenas pero impopulares. Sólo con el pasar del tiempo se descubrirá que la falta de aplausos en el pasado fue necesaria, porque permitió a un grupo humano avanzar un poco hacia una situación mejor, que es lo que más se espera conseguir desde el trabajo de quienes ocupan puestos de gobierno en nuestras complejas sociedades modernas.





Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com