Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Nov 2017
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: Diego Quiñones Estévez:: La tiranía de las partidocracias en España.

5 / 5 (3 Votos)



La tiranía de las partidocracias en España.

 
Tue, 20 Jun 2017 18:10:00

En las partidocracias del siglo XXI, que controlan las sociedades de la globalización relativista por medio de las redes de comunicación, de las finanzas mundiales y la idolátrica ideología de género del Nuevo Orden Mundial de la Organización de Naciones Unidas(ONU), se odia y persigue a la Verdad de Dios y del hombre, con la cual se santifica de virtudes, de valores morales, el bien común de la Humanidad.

En este ambiguo mundo globalizado del siglo XXI, y más en concreto en España, Europa y América, las anquilosadas ideologías de los siglos XIX y XX, se han mutado en tiránicas partidocracias. La partidocracia es la vuelta a la radicalización violenta y revolucionaria de las anacrónicas ideologías, que así nacieron para luego disfrazarse de democracias socialistas, comunistas o liberales. Hasta los nazis y fascistas, y también la dictadura franquista, se autoproclamó, democracia, democracia orgánica.

Las democracias partidocráticas abundan tanto en los partidos de las ideologías de izquierdas como de derechas, ahora, reciclados en neosocialistas, neocomunistas, neoliberales o neonacionalistas. En las partidocracias el poder se centra en la pleitesía a un líder partidocrático cuya obsesión es alcanzarlo sea como sea, aunque para ello lo haga con la destrucción y aniquilación del enemigo partidocrático.

Por nuestra desmembrada y descristianizada España(como Europa), todos los líderes particráticos, se han formado durante cuarenta años de democracia en torno a una común obsesión cainita: derribar al enemigo político, sin tener en consideración que por encima de las ideologías partidocráticas, se encuentra la sociedad española, a la cual deberían tener como lo más principal y prioritario.

Los líderes partidocráticos repiten unas consignas ya muy desgastadas porque se fabricaron varios siglos atrás.

La más baboseada es la del cambio, el cambio sin cambiar, salvo al enemigo político que le había quitado antes el poder. Llegar al poder por el poder, y no dejarlo para moldear a la sociedad a los postulados del reaccionario programa de partido.

Otro epifonema repetido y manoseado desde el siglo XVIII, es el del progreso de los progresistas-reformistas, que no ha consistido sino en la destrucción calculada de los tesoros filosóficos y religiosos de la milenaria tradición cristiana católica y grecorromana, para reemplazarlos por la esclavitud de la igualdad, la libertad y la fraternidad masónica del poder partidocrático, del partido retro-reformista.

Y otra consigna o epifonema, es la voluntad de poder que provocó en el siglo XX dos guerras mundiales, y que nos ha metido en la tercera guerra mundial del terror psicológico de la crisis mundial provocada por el terrorismo directo, el islámico. La voluntad de poder en las partidocracias es nihilista, el nihilismo del superhombre nazi, fascista, socialista, comunista o neoliberal, reaparece en las legislaciones antivida y mercantilistas neosocialdemócratas de las sociedades del bienestar, incentivadas por los supremos líderes partidocráticos y sus entramados de poder. Ahora en el siglo XXI, como tiempos atrás, la voluntad del poder del líder partidocrático se impone y aniquila la voluntad de la identidad histórico-cristiana-católica y de la soberanía única e indisoluble de la nación española, del estado español, de la patria, España.

España es el clarividente ejemplo en lo que son y serán las partidocracias: la tiranía mediático-política de la corrupción política y social, la tiranía de la degradación cultural y espiritual, debido al desprecio de los bienes morales dados por la ley natural que se encuentra en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) y en la Doctrina Social de la Iglesia Católica, ley natural, ley moral, que nos da la Verdad de Dios y del ser humano.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com