Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Aug 2017
MoTuWeThFrSaSu
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: César Valdeolmillos Alonso:: El poder del lenguaje

5 / 5 (5 Votos)



El poder del lenguaje

 
Tue, 14 Mar 2017 12:10:00

 “El lenguaje es el bien más precioso y a la vez el más peligroso que se ha dado al hombre”

 Friedrich Hölderlin

Poeta alemán

 

 

Una de las figuras literarias más importantes de Inglaterra: el poeta y ensayista, Samuel Johnson, dijo que “El lenguaje es el vestido de los pensamientos”, y es cierto que la realidad que nos circunda, es el fruto de nuestro lenguaje y el lenguaje, el resultado de nuestros pensamientos.

Reiteradamente se ha afirmado que el lenguaje es un cuerpo vivo que evoluciona, se desarrolla o empobrece con el transcurrir de los tiempos. No es cierto. El lenguaje es la forma que tiene de expresarse una sociedad, y se enriquece o se desprestigia al compás de los cambios que experimentan los individuos que componen la sociedad que se sirve del mismo. De ahí la responsabilidad que tenemos cada uno de nosotros, según el modo en que lo utilicemos.

El lenguaje no es simplemente una herramienta, es una irreprimible necesidad biológica, que nace de lo más profundo de nuestro ser, de la exigencia irrefrenable que tenemos de comunicar lo que pensamos. Él mismo, es una encarnación viva e indispensable de la historia, de las visiones del mundo, de las imágenes y las pasiones de un pueblo.

El lenguaje, no es un objeto en sí mismo, no es una cosa más entre otras cosas, sino un mediador, un puente de doble dirección entre los humanos, por el que discurren las ideas, el conocimiento, la capacidad de reflexionar, el amor y el odio, la ira y la templanza, la afrenta y la alabanza, la desconsideración y el respeto.

Es la capacidad que tenemos los seres humanos para entendernos y comprendernos mutuamente, por medio de la reflexión y el razonamiento; por medio del cultivo del pensamiento y la expresión, que es una de las facultades que nos distingue del resto de los animales y nos ayuda a convertirnos en seres civilizados. Por ello, la utilización que hagamos del lenguaje, será una fiel manifestación del grado de conocimiento y cultura que poseamos.

El propio lenguaje configura las ideas básicas de la persona. Incluso es capaz de inventar un mundo irreal, imaginario, como hacen los niños, cuando a través del mismo, se convierten en guerreros o princesas.

No somos nosotros quienes hacemos uso del lenguaje, sino que es él, el que nos utiliza para decir otra cosa diferente de la que queremos decir. Para evitarlo, el discurso debe ser capaz de expresar con propiedad la idea más compleja mediante el empleo de las palabras adecuadas, y en vez de destrozarlo, tergiversarlo, adulterarlo y prostituirlo, como hacen muchos políticos, deberíamos aspirar a que fuera la expresión viva del rigor unido a la sencillez. Al fin y al cabo, es el fiel reflejo de una cultura, que a través de él, se manifiesta y se transmite.

El lenguaje es la maravillosa capacidad que la Naturaleza ha concedido a los seres humanos para que estos se comuniquen.

Sin embargo, su flexibilidad y su gran poder tergiversador, unido a la persuasión o falseamiento del discurso, pueden hacer de la lengua un arma arrojadiza que algunos políticos utilizan para dividir, afrentar y enfrentar, para crear la discordia, la insidia y el conflicto, cuando su misión es la de posibilitar el diálogo, el entendimiento y el acuerdo.

Pero, no. Hay políticos que utilizan el gran poder del lenguaje, como muro infranqueable. Recordemos lo que nos ha costado a los españoles el “No, es no ¿Qué parte del no, no ha entendido usted?”. Otros lo utilizan para sembrar el odio: “España nos roba”, de los políticos calumniadores nacionalistas, que durante casi cuatro décadas, han estado extorsionando, desvalijando y dilapidando el dinero de todos los españoles; “Los españoles son culturalmente atrasados. Me viene la imagen de un cateto”, que en la TV vasca que pagamos todos los contribuyentes, pronunciara Miren Gaztañaga, participante en la película, “El guardián invisible”; “Me entran ganas de apagar la tele cuando suena el himno español”, “A mi hijo no le compraría jamás una camiseta de la Selección española”, “¡Ostras! Me da asco esa bandera —refiriéndose a la española— es asquerosa”, frases todas ellas pronunciadas por otros individuos del mismo jaez en el mismo canal autonómico.

Parece que cuanta más insolvencia cultural atesoran quienes deshonran a su propio país, mayor es la resonancia y repercusión de sus ultrajes.  Y es que no se puede acabar con el dominio de los tontos, porque son infinitos. Lástima que a sus voces se les preste la amplificación de la que sin embargo carecen hoy día, nombres de la talla de Miguel de Unamuno, cuando dijo:

-      “Yo soy vasco y por eso, doblemente español”.

No me parece que sea necesario interpretar el ánimo y sentimientos que dan origen a estas palabras:

-      «MI abuela servía a señoritos y hoy su nieto está en el parlamento cagándose en sus muertos».

Pablo Iglesias, a quien distintos medios le esta frase tan docta, de la que cabría deducir la profundidad, nobleza y espíritu de reconciliación de su magisterio político, entiendo que cuando la pronunció, no debería referirse a los muertos de su abuela, sino a los de los señoritos a los que ella servía, que son los que le dieron un empleo y recursos para vivir. De ellos hablaba al presentar a un grupo rockero notorio por su apología del terrorismo y su culto al odio y la violencia.

Estos delirios de odios políticos y falsedades orquestadas por parlamentarios, cuya única oferta al electorado es la implantación de una sociedad basada revanchismo, el desquite y la represalia, es inconcebible en un país en el que no se haya implantado el paraíso socialista, al que son tan adeptos comunistas y separatistas como Rufián, Tardá, Garzón, Otegui, o cualquier prosélito de las CUP.

Disienten y disputan por la ostentación del poder entre ellos. Sin embargo, más allá de sus ambiciones personales, más que estar, se sienten indisolublemente unidos por el cíngulo de su odio irracional, cuasi religioso, que le profesan a España. A la España madrastra que ellos han prefabricado con sus medias verdades, mentiras obscenas, e invenciones desvergonzadas.

A unos les mueve el privilegio insatisfecho, a otros el agravio comparativo. La culpa es siempre de una España, que una vez destruida, los “liberaría” de sus miserias.

No saben, los que así piensan y se comportan, que el cáncer del que acusan siempre a otros, lo llevan ellos en lo más profundo de sus entrañas, inoculado desde su más tierna infancia, por su entorno familiar, social o educacional, y que como cualquiera que padece una enfermedad exterminadora, ellos serían las primeras víctimas.

Resulta muy doloroso constatar que aún siguen vigentes las palabras de Otto von Bismarck, autor de la unificación alemana, cuando dijo: “España es el país más fuerte del mundo, los españoles llevan siglos intentando destruirlo y no lo han conseguido”.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com