Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Sep 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Reflexión en libertad:: César Valdeolmillos Alonso:: El índice del egoísmo




El índice del egoísmo

 
Thu, 19 Jan 2017 09:26:00

“Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento.”

Albert Einstein

 

 

Alguna vez, muy de tarde en tarde —supongo que será para que no nos acostumbremos— hay algún ministro, en este caso ministra, que si le dejan, su jefe o el resto de señorías que componen el Parlamento, intenta poner en marcha alguna medida inteligente.

En este caso se trata de la ministra de Sanidad y Servicios Sociales, Dolors Montserrat, que proyecta poner en marcha una beca para estudiantes de entre 14 y 18 años que les permitirá realizar un curso académico (desde 3º de la ESO hasta 2º de Bachillerato) dentro del territorio español, en una autonomía que no sea la de su residencia habitual, alojándose en casas de familia.

La noticia, publicada el pasado mes de diciembre, no parece haber tenido demasiada relevancia en los medios de comunicación, bien a pesar de que a mi modesto entender, es una de las ideas más brillantes que haya hecho pública en los últimos años, un político español.

Los estudiantes españoles que han obtenido una beca Erasmus, están al tanto de los monumentos, los sistemas de estudio, los comercios, la gastronomía, la imagen y el paisaje, y los usos y costumbres de los alemanes, los franceses, los italianos, los suecos, los belgas o los ingleses, por poner un ejemplo, pero apenas si conocen alguna de las particularidades de sus compatriotas gallegos, extremeños, vascos o andaluces, salvo por las etiquetas —generalmente ridiculizantes— con que nos motejamos unos a otros.

Siendo España uno de los países culturalmente más ricos por su diversidad, nuestro gran pecado, y probablemente, el origen de todas nuestras desventuras, es que siendo hermanos, solo nos conocemos y reconocemos como parientes lejanos.

Los españoles, aún no hemos aprendido a querernos como tanto deseaba el gran artífice de la Transición, Adolfo Suárez. Pero es que no se puede amar aquello que no se conoce. Y lo españoles, en vez de sentirnos todos, hijos de una misma madre, preferimos tener cada uno la nuestra particular.

Seguimos sin conocernos, y ésta es una realidad que algunos están empeñados en perpetuar. "Un Erasmus entre autonomías dirigido a adolescentes crispa al Govern", titulaba la noticia el periódico “La vanguardia”, que en un tiempo se denominó “española”.

¿Qué mundo es éste, en el que cuando están desapareciendo las fronteras, hay quien pretende ser una isla en mitad del Océano?

Un mayor y más profundo conocimiento de nuestra realidad histórica, social y humana, hubiera evitado el ignorante crecimiento de los nacionalismos, esa ridícula creencia por la que hay quienes afirman que un país es mejor que otro por el accidental hecho de haber nacido en él.

La desigualdad que forja el oscurantismo de la ignorancia, reforzada por el secular desconocimiento mutuo de las realidades de los otros, son la causa, la mayor parte de las veces, de esos apelativos zahirientes con los que nos etiquetamos, y que hablan bien a las claras, cuando menos, de la falta de aprecio de que hacemos gala con respecto a nuestros convecinos.

Ciega actitud esta, que en vez de enriquecernos, nos separa, nos empobrece y nos divide, fruto de una miope e insolente arrogancia, carente de todo fundamento, porque nadie es mejor que otro, ni acreedor a ningún tipo de privilegio, por razón de su lugar de nacimiento.

El nuevo programa de becas, que se denominará Cervantes, tiene por objetivo, según la ministra de Sanidad, la voluntad de favorecer la movilidad dentro del territorio español, para que los adolescentes conozcan, mediante sus propias vivencias, las diferentes culturas, lenguas y costumbres de España. Y lo que es más importante: la génesis, el porqué y la razón de esas costumbres, porque todos nuestros actos, tienen una razón de ser.

¿A qué incalculable enriquecimiento, cultural, social y hasta humano, daría lugar el intercambio entre un niño gallego y un andaluz, o un canario y un manchego? Se conocerían más y mejor, y conocernos entre nosotros, constituye la base fundamental para comprendernos.

La suma inconexa del tronco, la cabeza y las extremidades, no conforman un ser humano, si no están unidos y alimentados por la vida de la sangre.

Por la misma razón, no se concibe España sin la íntima solidaridad entre sus autonomías.

Solo si hay comprensión, habrá entendimiento. De lo contrario, tendremos que insistir en lo que decía Mafalda: “A mí lo que me preocupa, es como bajar el índice de egoísmo”.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com