Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
Dec 2018
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


 
http://www.holyart.es



www
Portada:: Realidades eclesiales:: Camino Neocatecumenal:: San Óscar Ro­me­ro y el Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal

5 / 5 (5 Votos)




San Óscar Ro­me­ro y el Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal


El Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal con­ti­núa fes­te­jan­do la re­cien­te ca­no­ni­za­ción de Pa­blo VI, Óscar Ro­me­ro y otros 5 san­tos el pa­sa­do 14 de oc­tu­bre. Si hace unos días re­cor­dá­ba­mos la re­la­ción en­tre San Pa­blo VI y el Ca­mino, esta vez lo ha­ce­mos con San Óscar Ro­me­ro.
Wed, 24 Oct 2018 21:29:00

El mi­la­gro que ha per­mi­ti­do ca­no­ni­zar al que fue­ra ar­zo­bis­po de San Sal­va­dor se ha dado pre­ci­sa­men­te en una fa­mi­lia per­te­ne­cien­te al Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal.

En di­ver­sas en­tre­vis­tas con­ce­di­das es­tos días en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción cuen­tan cómo acon­te­ció todo. En una en­tre­vis­ta en el dia­rio Av­ve­ni­re, el ma­ri­do, Ale­jan­dro Ri­vas, de 42 años, cuen­ta que “cuan­do vi a mi mu­jer Ce­ci­lia, afec­ta­da por una en­fer­me­dad rara lla­ma­do sín­dro­me de He­llp, acos­ta­da e in­mó­vil, su cuer­po per­fo­ra­do por 14 tu­bos, en­ten­dí que la ha­bía per­di­do”. “El mis­mo es­pe­cia­lis­ta ha­bía ad­mi­ti­do que no ha­bía nada qué ha­cer”.

Fue Ri­vas el que en una lar­ga no­che des­pués de ha­ber vis­to cómo Ce­ci­lia per­día la vida, se di­ri­gió a mon­se­ñor Ro­me­ro. “Eran las dos de la ma­ña­na y no po­día dor­mir. De ca­sua­li­dad en­con­tré la Bi­blia de mi abue­la Re­be­ca y, en­tre las pá­gi­nas ha­bía una foto de Ro­me­ro. Ella le era muy de­vo­ta. Cuan­do era niño me ha­bla­ba siem­pre de él. Des­pués, por des­gra­cia, las men­ti­ras ‘so­bre el ar­zo­bis­po gue­rri­lle­ro’ con las que mar­ti­lla­ron a mi ge­ne­ra­ción, me crea­ron un pre­jui­cio in­cons­cien­te con­tra él. En la prác­ti­ca he ini­cia­do a des­cu­brir a este gran sal­va­do­re­ño des­pués de la bea­ti­fi­ca­ción”.

Aque­lla no­che, a Ale­jan­dro le re­gre­sa­ron a la ca­be­za las pa­la­bras de su abue­la. “En­ton­ces recé”: ‘Se que ama­bas mu­cho a los sal­va­do­re­ños. Por fa­vor, aho­ra, in­ter­ce­de por Ce­ci­lia’”.

Al día si­guien­te por la ma­ña­na, cuan­do Ale­jan­dro vol­vió al hos­pi­tal, des­cu­brió que los ór­ga­nos in­ter­nos de su mu­jer ha­bían vuel­to a dar pe­que­ñas se­ña­les de fun­cio­na­mien­to. Una se­ma­na des­pués, la mu­jer, ya fue­ra de pe­li­gro, fue dada de alta.

San Óscar Ro­me­ro, ma­ni­fes­tó su apre­cio por el Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal en El Sal­va­dor, en una con­vi­ven­cia de ca­te­quis­tas y res­pon­sa­bles de las co­mu­ni­da­des neo­ca­te­cu­me­na­les en el Ins­ti­tu­to Ri­nal­di, en no­viem­bre de 1979, cua­tro me­ses an­tes de ser ma­ta­do. En la ho­mi­lía que pro­nun­ció al pre­si­dir la eu­ca­ris­tía re­cor­dó que una de las apor­ta­cio­nes esen­cia­les del Con­ci­lio Va­ti­cano II “es la de dar­le al Ca­te­cu­me­na­do su pues­to de ho­nor que siem­pre tuvo en la evan­ge­li­za­ción”.

A su vez, veía en el Ca­te­cu­me­na­do un ins­tru­men­to cla­ve para pre­pa­rar “ese se­gui­mien­to de Cris­to”, por­que “mu­chos fui­mos bau­ti­za­dos y he­mos vi­vi­do tal vez sin ha­ber es­cu­cha­do el Ke­rig­ma y te­ne­mos nues­tro Bau­tis­mo pero como en una vida pa­ga­na, es ne­ce­sa­rio y ur­gen­te su­plir ese lla­ma­do que no se sin­tió an­tes y que aho­ra con un Ca­te­cu­me­na­do bien he­cho, vie­ne a ser el en­cuen­tro ver­da­de­ro con Cris­to”.

“No va­mos a ne­gar esta tris­te reali­dad de cuan­tos bau­ti­za­dos que no han es­cu­cha­do el Ke­rig­ma, bau­ti­za­dos solo por un rito, por una cos­tum­bre”, afir­mó.

“Creo que en el mo­vi­mien­to Ca­te­cu­me­nal se está dan­do per­fec­ta­men­te este de­seo, que es su­plir ese anun­cio del Evan­ge­lio que no le ha­bía­mos dado la de­bi­da aten­ción, jun­to con una for­ma­ción ya sis­te­má­ti­ca que es la Ca­te­que­sis”, dijo en­ton­ces.

En aque­lla ce­le­bra­ción, el aho­ra San­to tam­bién ha­bló de la im­por­tan­cia del Ca­mino para re­vi­ta­li­zar la ca­te­que­sis y los sa­cra­men­tos: “Us­te­des son ele­men­tos muy va­lio­sos, en las pa­rro­quias (…), para que lo­gren que se re­vi­ta­li­ce toda una Ca­te­que­sis que no con­sis­te úni­ca­men­te en re­fle­xio­nar, en apren­der de me­mo­ria, sino en una Ca­te­que­sis que orien­te ha­cia el Sa­cra­men­to y unos Sa­cra­men­tos que se re­ci­ban con ple­na con­cien­cia, con res­pe­to, con ado­ra­ción del Se­ñor que se en­cuen­tra en esos sig­nos sa­cra­men­ta­les. No pue­de ha­ber, pues sim­ple­men­te evan­ge­li­za­ción y, como se de­cía an­tes, sa­cra­men­ta­li­za­ción, sino que las dos co­sas; la ver­da­de­ra evan­ge­li­za­ción lle­va a en­con­trar­se con Cris­to en el signo de la Igle­sia y de sus sa­cra­men­tos”.

Por úl­ti­mo, ma­ni­fes­tó el de­seo de que el Ca­mino lle­ve el ca­te­cu­me­na­do a to­das las pa­rro­quias para ilu­mi­nar la vida de los hom­bres: “yo les au­gu­ro y les pido con todo el co­ra­zón como Pas­tor, que don­de quie­ra que va­yan a las pa­rro­quias don­de es­tán vi­vien­do y ex­ten­dién­do­se, pro­cu­ren lle­var el Ca­te­cu­me­na­do”.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com