Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
Dec 2018
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


 
http://www.holyart.es



www
Portada:: Realidades eclesiales:: Camino Neocatecumenal:: In­ter­ven­ción del au­di­tor del Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal en el Sí­no­do de los obis­pos 2018

5 / 5 (8 Votos)




In­ter­ven­ción del au­di­tor del Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal en el Sí­no­do de los obis­pos 2018


En el Sí­no­do de los Obis­pos que es­tos días se ce­le­bra en Roma bajo el tema
Mon, 22 Oct 2018 12:52:00

Acon­ti­nua­ción, re­pro­du­ci­mos la in­ter­ven­ción que leyó ante el papa Fran­cis­co y el res­to de la asam­blea si­no­dal en la tar­de del mar­tes 16 de oc­tu­bre:

Bea­tí­si­mo Pa­dre, re­ve­ren­dos Pa­dres Si­no­da­les, que­ri­dos ami­gos jó­ve­nes. Me lla­mo Hi­lai­re. Soy de Cos­ta de Mar­fil.

Doy las gra­cias a Su San­ti­dad, que es tam­bién mi obis­po, de po­der par­ti­ci­par en este gran mo­men­to ecle­sial en re­pre­sen­ta­ción de to­das las co­mu­ni­da­des del Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal.

Cuan­do te­nía 18 años el Se­ñor me hizo ini­ciar la ex­pe­rien­cia del Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal. Pro­ven­go de una fa­mi­lia ale­ja­da de la Igle­sia y jun­to a ellos he co­no­ci­do la fe y la Igle­sia a tra­vés de una pe­que­ña co­mu­ni­dad. Hoy toda mi fa­mi­lia está vi­vien­do esta ex­pe­rien­cia de fe en Cos­ta de Mar­fil. En 1992 en­tré en el Se­mi­na­rio Re­dem­pto­ris Ma­ter de Roma, y des­pués de un tiem­po de for­ma­ción fui or­de­na­do sa­cer­do­te para la dió­ce­sis de Roma. Des­de hace 12 años soy rec­tor del Se­mi­na­rio Re­dem­pto­ris Ma­ter de Ma­da­gas­car.

El tema de la es­cu­cha es cru­cial para en­ten­der a nues­tros jó­ve­nes. En cada si­tua­ción a lo lar­go de su cre­ci­mien­to, so­bre todo en los mo­men­tos de cri­sis, de­be­mos es­cu­char­los. Tam­bién es ne­ce­sa­rio edu­car­los a es­cu­char la voz de quien ver­da­de­ra­men­te los ama tal y como son: Cris­to. En el cen­tro de la Re­ve­la­ción está Dios mis­mo que lla­ma a su pue­blo a la es­cu­cha.

La ex­pe­rien­cia que los jó­ve­nes ha­cen en las co­mu­ni­da­des neo­ca­te­cu­me­na­les es la de la ce­le­bra­ción se­ma­nal de la Pa­la­bra de Dios y de la po­si­bi­li­dad, en cada ce­le­bra­ción, de ser es­cu­cha­dos dan­do su ex­pe­rien­cia. Cada cris­tiano está lla­ma­do a po­ner su vida bajo la luz de la Pa­la­bra de Dios. Esta edu­ca­ción a es­cu­char y ser es­cu­cha­dos acon­te­ce en pri­mer lu­gar en la fa­mi­lia a tra­vés de una “li­tur­gia do­més­ti­ca”, el do­min­go, don­de los pa­dres trans­mi­ten la fe a los hi­jos, se­gún la cos­tum­bre del Ca­mino Neo­ca­te­cu­me­nal.

La co­mu­ni­dad a la cual los jó­ve­nes per­te­ne­cen, los ayu­da a sen­tir­se to­ma­dos en se­rio. Cre­cer en una co­mu­ni­dad com­pues­ta de per­so­nas de to­das las eda­des, sexo y con­di­ción so­cial ayu­da a des­truir las ba­rre­ras ge­ne­ra­cio­na­les y a cre­cer jun­tos en la fe.

A tra­vés de la es­cu­cha de la Pa­la­bra, los jó­ve­nes des­cu­bren cómo Dios está pre­sen­te en su his­to­ria con­cre­ta, tam­bién en sus im­pli­ca­cio­nes más pro­ble­má­ti­cas y do­lo­ro­sas. Des­cu­bren un Dios que es cer­cano y ven­da sus he­ri­das, des­cu­bren el mis­te­rio de la cruz glo­rio­sa que es la úni­ca que da un sen­ti­do a la exis­ten­cia del hom­bre.

En el in­te­rior de las co­mu­ni­da­des, jó­ve­nes y adul­tos vi­ven una edu­ca­ción gra­dual a la fe a tra­vés de una ini­cia­ción cris­tia­na que no pre­su­po­ne la fe, sino que en va­rias eta­pas ayu­da a re­des­cu­brir toda la ri­que­za con­te­ni­da en el bau­tis­mo.

Este pro­ce­so se hace bajo la guía de un equi­po de ca­te­quis­tas com­pues­to por lai­cos (hom­bres y mu­je­res) y sa­cer­do­tes que acom­pa­ñan al jo­ven a lo lar­go de su ca­mino ca­te­cu­me­nal. En esta fase del paso de la fa­mi­lia a la co­mu­ni­dad, el Ca­mino ha des­cu­bier­to la be­lle­za de una pas­to­ral de la post-con­fir­ma­ción que ayu­da a los jó­ve­nes a per­ma­ne­cer en el seno de la Igle­sia y a ex­pe­ri­men­tar sus ri­que­zas en la edad crí­ti­ca de la pu­ber­tad y de la ado­les­cen­cia.

En la pe­que­ña co­mu­ni­dad pue­den ex­pe­ri­men­tar el ca­lor fra­terno que tan­to desean los chi­cos. Las Jor­na­das Mun­dia­les de la Ju­ven­tud son oca­sio­nes de gran res­pi­ro para los jó­ve­nes que vi­ven mo­men­tos de evan­ge­li­za­ción y fra­ter­ni­dad con coe­tá­neos de otras par­tes del mun­do.

San Pa­blo VI, a tra­vés de la Hu­ma­nae Vi­tae, ha ayu­da­do a mu­chas fa­mi­lias en la Igle­sia a es­tar abier­tos a la vida. Esta aper­tu­ra a la vida en el Ca­mino ha dado como fru­to vo­ca­cio­nes a la vida con­sa­gra­da, al pres­bi­te­ra­do y al ma­tri­mo­nio. Mu­chas fa­mi­lias jó­ve­nes, des­pués de un tiem­po de ges­ta­ción de la fe en el in­te­rior de su co­mu­ni­dad, lla­ma­dos por los obis­pos y en­via­dos por el San­to Pa­dre, sa­len en mi­sión a las zo­nas más se­cu­la­ri­za­das del mun­do.

El Es­pí­ri­tu San­to está lla­man­do a mu­chos jó­ve­nes de las co­mu­ni­da­des a la vida sa­cer­do­tal. Han sido eri­gi­dos por los obis­pos dio­ce­sa­nos 122 se­mi­na­rios dio­ce­sa­nos mi­sio­ne­ros in­ter­na­cio­na­les. Esta in­ter­na­cio­na­li­dad, que he ex­pe­ri­men­ta­do yo el pri­me­ro du­ran­te mi for­ma­ción, la es­toy vi­vien­do aho­ra de nue­vo con los se­mi­na­ris­tas y los sa­cer­do­tes for­ma­dos en nues­tro se­mi­na­rio que pro­ce­den de 15 na­cio­nes de Eu­ro­pa, Áfri­ca y Amé­ri­ca.

Un jo­ven en el fon­do bus­ca sólo una cosa: sen­tir­se ama­do y aco­gi­do. La Igle­sia, que es maes­tra en hu­ma­ni­dad y que po­see la ri­que­za del Evan­ge­lio, es la úni­ca en po­der­les ofre­cer esta be­lle­za del amor.

Allí don­de se en­cuen­tre un jo­ven en la tie­rra, tam­bién para él Je­su­cris­to ha dado la vida y ha de­rra­ma­do su San­gre, aun­que no lo sepa. To­dos los jó­ve­nes tie­nen el de­re­cho de es­cu­char la Bue­na No­ti­cia de que es po­si­ble ser fe­liz no vi­vien­do egoís­ta­men­te para sí mis­mo, sino para los de­más. Los jó­ve­nes es­pe­ran que no­so­tros, en cuan­to Igle­sia, sal­ga­mos para ir a en­con­trar­los en lo pro­fun­do de su alma, don­de re­si­den sus in­te­rro­gan­tes más pro­fun­dos y don­de anida la im­pron­ta de Dios.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com