Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
Dec 2018
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


 
http://www.holyart.es



www
Portada:: Realidades eclesiales:: Camino Neocatecumenal:: Fue fruto de un estupro, su madre defendió su vida y hoy es sacerdote

5 / 5 (17 Votos)


El Padre Luis Alfredo León Armijos fuer ordenado sacerdote cuando tenía 23 años / Foto: salvarel1.blogspot.com


Fue fruto de un estupro, su madre defendió su vida y hoy es sacerdote


GAUDIUMPRESS
Fri, 24 Aug 2018 08:53:00

Esta es una historia para ser contada: Luis Alfredo León Armijos, ecuatoriano, fue concebido en una violación, su madre, de tan solo 13 años, defendió su vida negándose a abortar. Con los años se hizo sacerdote, perdonó a su padre y lo confesó.

Es el Padre Luis Alfredo quien cuenta en primera persona su historia a través del blog salvarel1: "Yo podría estar en un tacho de basura, pero a mí se me dio la vida. Mi Madre, María Eufemia Armijos Romero, siendo todavía muy joven (...) limpiaba y cuidaba una casa en Loja para ayudar a sus padres y a sus siete hermanos. El dueño de la casa, aprovechando que estaba solo, abusó de ella y la dejó embarazada".

El sacerdote resalta cómo su madre, pese a que le obligaron a abortar, siempre defendió su vida: "A pesar del rechazo de su familia, que no quería que naciera el bebé -le golpearon en la barriga y le dieron bebidas para que abortara-, mi madre siempre defendió la vida de su hijo y, al verse sola y sin apoyo, oró y sintió en su corazón que el Señor le decía: Defiende la vida de ese niño".

Es así como la muy joven María Eufemia huye de Loja hasta la ciudad de Cuenca, donde alcanzó a sobrevivir con sus propios medios, dando a luz a su hijo el 10 de octubre de 1971. Era las 10:00 horas del domingo, día del Señor.

El Padre Luis Alfredo cuenta que fue un parto lleno de complicaciones por la corta edad de su madre: "nací yo con algunos problemas respiratorios, que el amor y cuidado de Dios Padre y de mi madre, me ayudaron a sanar".

Tiempo después, y con el apoyo de sus padres, su madre regresa a Loja donde inicia una nueva vida como madre soltera. Por circunstancias de la vida, se reencuentra con su padre, quien lo reconoce y comienza a hacerse cargo de él.

Aún, en este punto, las cosas no habían sanado entre los dos. "Mi padre visitaba siempre la casa en la que vivíamos y cumplía con nosotros. Tuvieron tres hijos más y mi relación con él era distante pero buena. Le tenía mucho respeto, infundía autoridad, conmigo siempre fue muy exigente, me llevaba a trabajar con él", narra el Padre Luis Alfredo.

Al cumplir sus 16 años tiene su primer encuentro con Cristo. Lo habían invitado a participar en la Renovación Carismática: "Aprendí de su amor maravilloso y comencé a predicar y a dar catequesis en todo lugar que Dios me ponía, como los autobuses y el correccional de menores".

Fue tal su encuentro con Jesús que un par de años después, a sus 18 años, siente el llamado a la vida sacerdotal, y decide ingresar al Seminario de Loja muy a pesar de la oposición de su padre. Es ordenado sacerdote a sus 23 años. "Fue toda una bendición para mi vida", expresa.

Pero Dios tenía algo más para él. Unos años después, ingresa al Camino Neocatecumenal y paralelo a ello, su madre le cuenta cómo fue que llegó al mundo. "Esto marcó el punto de inicio para un camino de reconciliación de ambos. Ayudé a mi mamá a entender que no podía odiar a mi padre y que Dios la invitaba a amar su propia historia".

Al tiempo, Luis Alfredo comprende algo importante para su vida: "Dios me permitía ser sacerdote no para juzgar, sino para perdonar, para ser instrumento de su misericordia, y yo había juzgado mucho a mi padre por todo. Un día llegó la reconciliación y, perdonando a mi padre, le anunciaba la vida eterna para él".

Ya con la vivencia del perdón en su corazón, un día su padre le llama y le dice que se quería confesar. Iba a operarse y tenía miedo: llevaba 30 años sin comulgar.

"Papá, usted merece el cielo, el perdón de los pecados, la vida eterna, que disfrute del amor de Dios, así como la Iglesia a mí también está haciendo ver el cielo", le dice a su padre.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com