Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
Dec 2018
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            


 
http://www.holyart.es



www
Portada:: Realidades eclesiales:: Camino Neocatecumenal:: Un seminario para evangelizar Tierra Santa y Arabia: Nuestra política es Cristo y vemos los frutos

5 / 5 (16 Votos)




Un seminario para evangelizar Tierra Santa y Arabia: Nuestra política es Cristo y vemos los frutos


Javier Lozano / Fundación Tierra Santa
Sat, 20 Jan 2018 23:14:00

Desde hace más de una década en Galilea, en la falda del monte donde Jesús predicó las Bienaventuranzas y junto al lago en que anduvo sobre las aguas, se erige el seminario internacional Redemptoris Mater, dependiente del Camino Neocatecumenal.

Seminaristas de catorce nacionalidades y del rito latino, maronita y greco-melquita se preparan como sacerdotes misioneros en Tierra Santa. Los ya ordenados atienden y evangelizan en Israel, los territorios palestinos, Jordania e incluso los países de la península arábiga.

El rector del seminario es Francesco Voltaggio, sacerdote romano, que lleva más de quince años en Tierra Santa, donde llegó para doctorarse en Arqueología y Estudios Bíblicos, y no regresó. Feliz de cumplir un sueño desde niño cuenta a la Fundación TierraSanta las maravillas de vivir en esta tierra, de la importante misión evangelizadora que hay por delante y de los milagros que se ven entre estos cristianos y no cristianos que viven en la tierra de Cristo.

– ¿Alguna vez soñó con que acabaría en Tierra Santa? ¿Cómo surgió su vocación al sacerdocio?
– Cuando tenía cuatro años, mis padres nos llevaron a mí y mis cuatro hermanos a una peregrinación a Tierra Santa para celebrar juntos sus bodas de plata. Desde esa edad, mi sueño era volver a Tierra Santa y poder aprender árabe y hebreo, pero nunca hubiera imaginado que sería enviado como sacerdote a Tierra Santa (algo que nunca he pedido) para estudiar el Doctorado en Arqueología y Ciencias Bíblicas y luego permanecer aquí en  misión como rector del Seminario “Redemptoris Mater” en Galilea.

Mi vocación nació en 1993, gracias al Camino Neocatecumenal y a la Jornada Mundial de la Juventud con San Juan Pablo II en Denver, Estados Unidos. En esa ocasión, sentí fuertemente que el Señor me había llamado al presbiterado y aquel mismo año, después de un cuidadoso discernimiento, fui recibido en el Seminario Misionero “Redemptoris Mater” de Roma.

El padre Francesco Voltaggio es el rector del seminario Redemptoris Mater de Galilea desde 2007, año de su apertura

– ¿Cómo es la vida en Tierra Santa?
– La experiencia en Tierra Santa es siempre muy rica, especialmente por el contacto con los lugares santos de nuestra fe, la posibilidad de examinar las Sagradas Escrituras y los acontecimientos de la historia de la salvación en los mismos lugares donde ocurrieron, el conocimiento de los cristianos de Tierra Santa y de las iglesias orientales, el contacto con nuestros queridos hermanos ortodoxos, con los judíos y los árabes (cristianos y musulmanes).

En una palabra, el desafío de vivir el cristianismo en una verdadera encrucijada de pueblos, culturas, religiones y diferentes ritos cristianos. He experimentado tiempos difíciles, especialmente en tiempos de mayor conflicto: tocar las heridas de esta tierra, sin embargo, me ayudó a entender que Dios la eligió, como él nos eligió, no a pesar de estas heridas, sino por causa de ellas. ¡El Señor siempre elige lo que está herido, para transfigurar sus heridas!

El arzobispo Pizzaballa, administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén, celebrando la Eucaristía en el seminario

– ¿Cómo es el seminario? Hay jóvenes de todo el mundo, ¿cómo afrontan los seminaristas llegar a una zona en el que existen distintos ritos católicos? 
– El Seminario “Redemptoris Mater” de Galilea ha sido erigido por el Patriarca latino de Jerusalén, en comunión con el arzobispo greco-católico de Galilea y el arzobispo maronita de Tierra Santa: es un seminario donde se forman presbíteros diocesanos para la iglesia local de Tierra Santa y dispuestos a ser enviados a cualquier parte del mundo pero especialmente a Oriente Medio, como misioneros. En el Seminario hay seminaristas de catorce nacionalidades y tres ritos diferentes: además de los candidatos del rito latino, también hay candidatos greco-católicos y maronitas. Todos los seminaristas son formados en el conocimiento y el amor por las iglesias orientales, sus liturgias y tradiciones, con las cuales viven en estrecho contacto.

– ¿Hay vocaciones nativas?
– Hay alrededor de treinta comunidades neocatecumenales presentes en Tierra Santa, de las cuales surgen vocaciones locales. Tenemos varios seminaristas locales, procedentes de Galilea (concretamente de Fassuta, Me’elia y ‘Ailaboun) y del centro del país (Jaffa de Tel Aviv). El año pasado se ordenó al primer sacerdote de rito maronita, Rodi Noura, un israelí originario del Líbano, incardinado en la archidiócesis maronita de Haifa y Tierra Santa, y el primer diácono árabe, incardinado en el Patriarcado Latino de Jerusalén, Sliman Hifawi, de Jaffa de Tel Aviv. También tenemos un centro vocacional, donde ayudamos a varios jóvenes de la iglesia local a discernir su vocación y los prepara para ingresar al seminario, en caso de que sean realmente llamados por el Señor.

El padre Voltaggio abraza a Rodi Noura, maronita libanés que huyó a Israel con su familia, tras ser ordenado sacerdote

– ¿Habéis visto conversiones? ¿La gente vuelve a la Iglesia en esta Tierra Santa? 
– Estamos viendo muchos frutos en Tierra Santa. Puedo dar testimonio del trabajo que Dios está haciendo a través del Camino aquí. Algunos cristianos, gracias a esta iniciación cristiana, redescubren la belleza de ser cristianos. Varios que habían dejado la práctica de la fe han vuelto con alegría y entusiasmo a la Iglesia. Los cristianos de Tierra Santa, llamados a ser luz y sal del mundo, son una minoría: como siempre decimos, es esencial sobre todo que la sal sea sal y la luz sea luz.

En este sentido, estamos viendo muchos frutos: jóvenes y familias enteras,  cristianos solo de tradición, que vuelven a la fe, vuelven a la vida y dan signos de fe a su alrededor. Podría contar muchas anécdotas. Pero me limitaré a la del sacerdote Rodi Noura, mencionado anteriormente, que con su familia y miles de cristianos libaneses, a causa de la guerra en el Líbano, tuvo que huir a Israel como un refugiado.

Los musulmanes le habían dado a su familia un cuarto de hora para recoger sus pertenencias y huir del Líbano. Se encontraron en unas pocas horas en Israel, que les dio la bienvenida, en un ambiente totalmente diferente al suyo: de una aldea totalmente cristiana donde la Iglesia era el centro de todo, a una ciudad judía, Naharia. Rodas ha tenido muchas heridas: encontrarse como un refugiado con tan sólo ocho años,  iniciar la vida desde cero, estudiar en las escuelas judías, estar en un mundo secularizado completamente diferente de aquel en el que vivía, sin posibilidad para regresar a su patria. Rhodes entró entonces en el Camino Neocatecumenal, que lo ayudó a reconciliarse con su historia, a amarla, a amar a Jesucristo y a la Iglesia más profundamente. De estas heridas, Dios ha sacado su salvación y su vocación al sacerdocio.

– El Seminario Redemptoris Mater está en la Domus Galileae, un centro católico internacional que lleva el Camino Neocatecumenal , ¿cómo lo ven los judíos y  demás visitantes?
– La Domus Galilaeae es un centro internacional construido en el Monte de las Bienaventuranzas e inaugurado por San Juan Pablo II durante su histórica visita a la Gran Jubileo del año 2000, construida en un terreno franciscano y gracias a la generosidad de los padres Franciscanos.

Es una casa que se presta un gran servicio a la Iglesia. Da la bienvenida a las comunidades neocatecumenales que concluyen aquí en su itinerario de iniciación cristiana, a muchos obispos, sacerdotes, seminaristas y laicos, que viven una experiencia inolvidable ante el mar de Galilea. Además de esto, la casa acoge diariamente a peregrinos de todo el mundo y a muchos lugareños, especialmente árabes cristianos y judíos.

El seminario se encuentra en la Domus Galileae. Allí, hay una capilla de adoración perpetua y alrededor se encuentran las celdas de los seminaristas. Al fondo se ve el Mar de Galilea

Estamos muy impresionados por la cantidad de judíos que visitaron la Domus Galilaeae desde su misma apertura. El director de la Domus, el padre Rino Rossi, que es también el jefe de equipo del Camino Neocatecumenal en la Tierra Santa, junto con nuestros hermanos y hermanas que están en misión a la Domus, acogen con amor a los judíos que vienen aquí, que se quedan sorprendidos por la belleza de la estética de la casa y por el espíritu que la anima (los que trabajan en la Domus son todos voluntarios del Camino). Hacen muchas preguntas a los seminaristas y éstos les explican la casa en hebreo, lo que nos da la oportunidad de dar testimonio con amor y respeto. Con motivo de la inauguración de la Biblioteca de las Domus, San Juan Pablo II escribió una carta firmada personalmente por él, con la esperanza de que en las Domus se llevaran a cabo iniciativas para un diálogo más profundo entre la Iglesia Católica y el mundo judío. Estamos tratando de cumplir este mandato.

– En las comunidades neocatecumenales supongo que habrá israelíes y árabes cristianos, ¿cuál es la relación entre ellos?
En las comunidades neocatecumenales de Tierra Santa hay cristianos árabes que viven en Israel y Palestina, cristianos rusos que tienen la nacionalidad israelí (Haifa) y trabajadores trabajadores emigrantes de diversas partes del mundo (en Eilat hay una comunidad con hermanos de quince nacionalidades diferentes).

La relación entre ellos es excelente: el Señor nos da una profunda comunión. Nuestra política es Jesucristo, tal como dice la Carta a Diogneto: “Toda tierra extraña es patria para los cristianos, pero están en toda patria como en tierra extraña”. Lo que tratamos de hacer en el camino y en el seminario, deliberadamente Internacional, es vencer los demonios del nacionalismo, el racismo, el provincialismo, etc… Se trata de que se forme en nosotros el Hombre Nuevo, el Hombre Celestial, que destruya toda enemistad y barrera entre los propios hombres: en el Camino, todos los hermanos descubren gradualmente la Iglesia Madre, la Iglesia Católica, que es por definición “universal”.

– ¿Qué pueden aportar el Camino Neocatecumenal y estos futuros sacerdotes en Tierra Santa? 
– En Tierra Santa, los cristianos son un verdadero milagro: durante siglos se han mantenido en medio de mil dificultades y hostilidad. El problema es que hoy ser cristianos en Tierra Santa consiste, en muchos casos, en un hecho social o tradicional, o también de identidad con respecto a los fieles de otras religiones. No es fácil, por esta razón, estar bien preparado y tener una talla cristiana tal para poder resistir los ataques de la secularización o la tentación de entrar en conflictos políticos o de emigrar.

El cardenal Sandri,prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, celebrando el décimo aniversario del seminario

La mayor parte de nuestro trabajo, en este sentido, está dirigido a los cristianos árabes de Tierra Santa. En Israel (desde el norte de Galilea hasta el extremo sur, Eilat) y Palestina (incluyendo Belén, donde los primeros en catequizar  fueron Kiko y Carmen) hay treinta comunidades; cinco en Jordania, cuatro en Chipre ( que forma parte de la diócesis del Patriarcado Latino de Jerusalén). Más allá de eso, estamos ayudando en la evangelización de la Península Arábiga, donde hay unas veinte comunidades en Kuwait, Qatar, Bahrein y los Emiratos Árabes Unidos. En estos países, hay muchos cristianos de todo el mundo que viven permanentemente por motivos de trabajo en estos países y que desean profundizar o volver a acercarse a la fe.

– El Camino Neocatecumenal es muy sensible con el pueblo judío y muy cercano a él…
– Como ha afirmado el Concilio Vaticano II (y ya San Pablo), el amor por el pueblo judío, que está en la raíz de nuestra fe, es esencial para la Iglesia. Volviendo a las fuentes de nuestro Bautismo, el Camino también ha redescubierto el vínculo profundo con las Escrituras y la tradición judía. Los iniciadores del Camino, Kiko y Carmen (junto con el P. Mario) nos han transmitido no solo el don de este carisma, precioso para la Iglesia, sino también el amor por las Escrituras, los Padres de la Iglesia, la Liturgia y sus fuentes, a la tradición cristiana ortodoxa y sus iconos, al pueblo judío, a los lugares santos de nuestra fe. Carmen quiso pasar más de un año en Tierra Santa, para hacer “una inmersión”, como ella decía, en las Escrituras, en los lugares santos y en las raíces judías. Ella misma, para tener algo para vivir, trabajó en los hogares de árabes y judíos, entrando en contacto con sus tradiciones.

– La sinfonía del Sufrimiento de los Inocentes o las convivencias de rabinos, ¿colocan al camino en la vanguardia en el diálogo entre la Iglesia Católica y el judaísmo?
– Kiko compuso la hermosa sinfonía de sufrimiento de los inocentes, de su experiencia en los barracas de Madrid, en honor del sufrimiento de la Virgen María bajo la cruz de su Hijo, sin pensar, en un primer momento, en una referencia directa al pueblo judío. En una reunión de obispos de los Estados Unidos con los iniciadores del Camino, Kiko quiso ofrecerles la interpretación de la Sinfonía, invitando a la orquesta, compuesta por músicos del Camino. En esa ocasión, se decidió invitar a la Sinfonía también a algunos rabinos y autoridades judías y árabes. Los judíos sintieron una gran armonía con la música y el espíritu de la Sinfonía, que pidieron que se actuara en Jerusalén.

Por esta razón, la sinfonía se ofreció de forma gratuita en Jerusalén, en el Teatro Municipal y en Galilea, en presencia de varios rabinos; en Belén, con la presencia de más de un millar de palestinos;  luego ante 2.300 judíos en Nueva York (el prestigioso Avery Fisher Hall en Manhattan) a petición de los rabinos; y en Auschwitz-Birkenau ante 12.000 personas,entre ellas estaban de la Conferencia Episcopal de Polonia, varios cardenales y obispos, cien rabinos de todo el mundo, y católicos y judíos de toda Polonia. Como seguimiento de este evento, los rabinos le pidieron a Kiko que organizase una convivencia en Galilea, y ya ha hecho dos veces. Estuvieron presentes cardenales, obispos y líderes del Camino Neocatecumenal, junto con cientos de rabinos de todo el mundo, con sus esposas. Sin duda fue un evento único e inolvidable, también porque estuvieron presentes judíos de la mayoría ortodoxa, junto con representantes de las diversas corrientes del judaísmo.







Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com