Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 










Sep 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Sombra y Luz 

El Santo Grial 

Los Primeros Cristianos
Contador en pruebas

  Portada:: Realidades eclesiales:: Camino Neocatecumenal:: De la crisis al sacerdocio: la historia de Andrés Filippucci

5 / 5 (49 Votos)

De la crisis al sacerdocio: la historia de Andrés Filippucci


Autor:
ALETEIA

     
Sun, 23 Aug 2015 14:08:00
Su historia y su recorrido hacia el sacerdocio son un testimonio que anima y que demuestra que hoy, para un joven muchacho, seguir a Jesús a través del ministerio sacerdotal es una buena opción para realizar su propia vida y alcanzar la felicidad que todos buscamos.

Andrés (en italiano: Andrea) nació en Roma hace 28 años, sexto de once hijos. Después de varios años de formación en el Seminario Arquidiocesano Misionero Redemptoris Mater, el pasado 23 de Mayo, recibió la ordenación sacerdotal junto con otros cuatro diáconos en la catedral Holy Cross de Boston por manos del cardenal Sean P. O'Malley.

Andrés creció en la ciudad de Perugia, donde vivían sus padres Giorgio y Lucia, misioneros responsables del Camino Neocatecumenal en Umbria (región del centro de Italia), durante muchos años.

En 1997, el jueves después del Miércoles de Ceniza, mientras rezaba los Laudes con su esposa y el sacerdote que les acompañaba en la misión, Giorgio sufrió de manera imprevista e irremediable un ictus que le dejó sin vida; fue así que subió al cielo dejando a su mujer y a sus once hijos (el último de los cuales aún en gestación).

Fue el mismo Giorgio -quien acompañaba a Kiko Arguello con la guitarra en encuentros y eucaristías- quien compuso el canto Shemá Israel poniéndole música a la antigua oración judía.

Este canto se ha convertido en uno de los más importantes y emotivos del Camino Neocatecumenal: se canta en las Vigilias Pascuales del Camino en todo el mundo y se entona todos los dias, de manera muy especial, en el Centro Internacional Domus Galilaeae en el Monte de las Bienaventuranzas (Galilea, Israel) escenario de un continuo y fértil diálogo entre el cristianismo y el judaísmo.

Giorgio Filippucci fue a la vez el protagonista de un programa de televisión de la RAI llamado La Sal de la Tierra; un programa de los años ochenta en el que, acompañado por músicos y cantores, Giorgio interpretaba los cantos y salmos del Camino Neocatecumenal, presentando al público esa realidad cristiana fruto del Concilio Vaticano II que, en aquellos años, movía sus primeros pasos con envidiable fervor.

La muerte de Giorgio fue para Andrés, que solo tenía once años, motivo de profunda tristeza, pero a la vez de un gran escándalo que le llevó a rechazar a Dios y la fe que había recibido de sus padres desde temprana edad.

Andrés cuenta haber tocado fondo cuando, a los diecisiete años, una mañana se despertó en una cama de hospital, completamente solo, después de haber sufrido un colapso por exceso de alcohol.

Desde aquel momento, Andrés emprendió un lento y difícil camino de reacercamiento a la fe, de regreso a Dios y a la Iglesia y de descubrimiento de su vocación sacerdotal, acompañado por sus catequistas, su comunidad neocatecumenal y, sobretodo, por un sacerdote, el padre Rino Rossi, de la diócesis de Roma, responsable del Centro Domus Galilaeae de Tierra Santa, donde Andrés pasó un tiempo de trabajo y oración en el verano de 2005.

Fue en aquella tierra santa donde vivió Jesús donde Andrés se reconcilió con su historia llegando a aceptar su "cruz", aquella cruz que le causaba dolor, que le escandalizaba y que lo había alejado de Dios.

Después de la experiencia en Israel, Andrés participó en el encuentro anual de los aspirantes seminaristas del Camino en el Centro Neocatecumenal de Porto San Giorgio (Marche, Italia). En aquella convivencia cada año centenares de jóvenes ofrecen su vida al Señor dispuestos a entrar en uno de los seminarios Redemptoris Mater de todo el mundo.

A Andrés le tocó viajar al seminario de Boston donde comenzó sus estudios de filosofía y teología en el St. John's Seminary hasta concluir su recorrido (después de un tiempo de misión en Colorado, South y Utah) con la imposición de las manos por parte del cardenal franciscano O'Malley. En ocasión de su ordenación, en la web de la arquidiócesis de Boston, el padre Andrés relata su historia en una entrevista en la que, respondiendo a algunas preguntas, comparte la experiencia de su camino hacia el sacerdocio mostrando la belleza de seguir a Jesús, el Buen Pastor:

"La primera vez que pensé en la vocación al sacerdocio fue en 2005, cuando pasé un tiempo de vacaciones en Israel. Fue ahí, visitando los lugares santos y escrutando la Palabra de Dios, donde sentí que el Señor me estaba llamando a ser sacerdote.

Cuando sentí que Dios me llamaba a entrar en el seminario, yo estaba atravesando una crisis personal, intentando encontrar el sentido de mi vida, y entender lo que Dios quería para mí.

El padre Rino Rossi, rector de la Domus Galilaeae, en Israel, me ayudó mucho a entender el motivo de mi crisis y el sentido profundo de mis sufrimientos, como la muerte de mi padre cuando yo tenía once años. El padre Rino me ayudó a ver la cruz que Dios permitió en mi vida y me iluminó el camino hacia el sacerdocio. Me ayudó a encontrar el secreto de la verdadera felicidad en una profunda y sincera relación con el Señor Resucitado.

Nunca he querido rezar mucho, pero cuando empecé a hacerlo mi vida cambió. Empecé a experimentar una paz que nunca había sentido antes. Hoy pienso que la oración es un aspecto muy importante de mi vida. Entendí, en efecto, que es importante rezar, dialogar con Dios, para discernir la propia vocación, pero aún más para escuchar qué es lo que el Señor quiere decirme.

A quienes estén pensando en su vocación y piensen que Dios podría llamarlos a ser sacerdotes les diría que no tengan miedo. Yo estaba muy preocupado por la vocación pero es algo muy especial, único. También les aconsejaría rezar cada día delante del Santísimo Sacramento y encontrar una guía spiritual.

Creo que solamente el hecho de considerar la posibilidad de que Dios escoja a una persona imperfecta como yo para ser “pescador de hombres” es un privilegio. Me entusiasma la posibilidad de ayudar a las personas a superar sus problemas en nombre de Dios.

Pienso que el desafío más importante para quien entra en el seminario es abandonar la antigua forma de vivir. El seminario, y finalmente el sacerdocio, te cambian la vida radicalmente, creando un hombre nuevo, un hombre que se ofrece a sí mismo para las “ovejas”, siguiendo el ejemplo de Dios Pastor. Para llegar a esto, es necesario alejarse de las mentiras y de los lazos del mundo y aferrarse sólo a Jesucristo.

Considero que la mejor manera de promover las vocaciones al sacerdocio en la arquidiócesis de Boston es la evangelización, es decir, encontrar la “oveja perdida” y a los católicos que han abandonado la Iglesia.

Para acrecentar las vocaciones se necesita ayudar a las familias. La escasez de las vocaciones es, a menudo, causada por la crisis de la familia y de sus valores. Volver a conducir a las familias hacia Dios y a su Iglesia es seguramente el primer paso para aumentar el número de las vocaciones".

Miguel Cuartero Samperi

Preview Chanel Preview Chanel

Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



  ARTÍCULOS RELACCIONADOS

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2009

PHPCow news publishing script, content management system