Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Sep 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Habla el Obispo:: BEATO PABLO VI, "TESTIGO DE LA VERDAD"

5 / 5 (2 Votos)


CAMINEO.INFO.-

BEATO PABLO VI, "TESTIGO DE LA VERDAD"

 
Antonio, Card. Cañizares -Arzobispo de Valencia-
Mon, 03 Nov 2014 13:01:00

CAMINEO.INFO -Valencia/ESPAÑA- El pasado domingo 19 de octubre, al finalizar el Sínodo extraordinario de los Obispos sobre el matrimonio y la familia, en el día en que celebramos la Jornada Mundial por las misiones, fue proclamado beato el Papa Pablo VI, a quien tanto debe la Iglesia y la humanidad entera, también España, a la que quería de verdad y siempre buscó para ella lo mejor, aunque algunos digan o piensen sobre esto de otra manera. Fue un Papa grande y audaz, testigo valiente del Evangelio, que nos confirmó en la fe y en la caridad, en momentos decisivos para Iglesia y el mundo. Murió en un día muy significativo, un domingo y, además, un seis de agosto, fiesta de la Transfiguración del Señor, y, de alguna manera, la del propio Papa Montini, hombre sobre todo de fe, y "mártir" de la fe y de la verdad, que tanto quiso a la Iglesia y que tanto sufrió por todos.

Quiso que su vida "fuese un testimonio de la verdad para imitar así a Jesucristo". Entendió por testimonio: "la custodia, la búsqueda, la profesión de la verdad". Fue el Papa a quien correspondió la misión de proseguir y llevar a puerto las labores del Concilio Vaticano II, convocado e iniciado por el Papa "Bueno", San Juan XXIII, para promover la gran renovación de la Iglesia, fortalecer la comunión en el seno de la Iglesia y la unidad entre los cristianos, entablar un diálogo sincero y constructivo con el mundo y pensamiento contemporáneo, con otras religiones y suscitar un gran dinamismo para que la Iglesia se hiciese presente en el mundo, o mejor hiciese presente en el mundo a Jesucristo, luz de las gentes, la gran esperanza para todos los hombres y todos los pueblos, en quien se esclarecen inseparablemente el misterio de Dios y la grandeza, verdad, dignidad, y vocación profunda y alta del hombre. A él le cupo, al finalizar el Concilio, la difícil y arriesgada tarea de impulsar su aplicación y ponerlo fielmente en práctica, para renovar, fortalecer y hacer crecer a la Iglesia. Por eso fue el Papa de la fe, el Papa de la unidad y del diálogo, el Papa de la nueva evangelización del mundo contemporáneo.

Me gusta recordar el que mes y medio antes de morir, en la última fiesta de San Pedro que celebraría aquí, presintiendo quizá el momento de su partida, hizo balance de su ministerio: el mismo de Pedro, a quien el Señor le confió "confirmar a los hermanos en la fe" y nos dejó, con estremecedoras palabras, lo que para mí es resumen y sello de su pontificado. "He aquí el propósito incansable -dijo-, vigilante, agobiador, que nos ha movido durante estos quince años de pontificado. Fidem servavi (“guardé la fe”), podemos decir hoy, con la humildad y firme conciencia de no haber traicionado nunca la santa verdad. Recordemos, como confirmación de este convencimiento y para confortar nuestro espíritu que continuamente se prepara para el encuentro con el Justo Juez, algunos documentos del pontificado, que han querido señalar las etapas de este nuestro sufrido ministerio de amor y servicio a la fe y a la disciplina".

Entre estos documentos tenemos: Ecclesiam suam (agosto del 64), su primera Encíclica programática, la del diálogo y el encuentro; Mysterium fidei, sobre el misterio eucarístico, centro y clave de la Iglesia (en octubre del 65, última etapa del Concilio); Christi Matri (15 de septiembre del 66), breve y desconocida carta, en la que se ordenan súplicas a la Santísima Virgen ante una situación extremadamente delicada del mundo; Populorum progressio (marzo del 67), con la que iluminó “el gran tema del desarrollo de los pueblos con el esplendor de la verdad y con la luz suave de la caridad de Cristo” (Benedicto XVI), según las enseñanzas del Concilio, que hizo suyas, para el progreso del mundo; Sacerdotales Coelibatus (en junio del 67), de tan profunda visión sobre el sacerdocio y de tan alta actualidad en los tiempos que corremos; Evangelica testificatio (junio del 71), sobre la vida consagrada; Paterna cum benevolencia (diciembre del 74), para orientar el Año Jubilar de la Reconciliación, precisamente sobre la reconciliación en la vida de la Iglesia; Gaudete in Domino (mayo del 75), páginas bellísimas sobre la verdad de la alegría admirable que brota de Cristo y caracteriza el ser cristiano; Evangelii Nuntiandi, a los diez años del Concilio Vaticano II (diciembre del 75), Exhortación Apostólica postsinodal sobre la evangelización del mundo contemporáneo, “dicha e identidad más profunda de la Iglesia”, de tan grandes y benéficas repercusiones posteriores; y Humanae Vitae (25 de julio del 68), Encíclica verdaderamente profética que ha marcado una etapa nueva y esperanzadora sobre la vida y su transmisión, en la que se subrayan “los fuertes vínculos existentes entre la ética de la vida y la ética social” (Benedicto XVI), y se expone la verdad del amor y de la sexualidad, en la base misma del matrimonio y de la familia, y, por último, el Credo del Pueblo de Dios (1968), que bien podría resumir su pontificado y que es una luz que debiera alumbrarnos en nuestros días.

¡Qué gran don de Dios para la Iglesia fue el Papa Pablo VI, un “pastor conforme al corazón de Dios”!¡Cuánto necesitamos del testimonio y del aliento de este testigo singular y básico de la fe, de este servidor apasionado y verdadero “mártir” de la fe en los momentos que vive el mundo, cuya necesidad más honda, más urgente y apremiante no es otra que la fe misma. Momentos cruciales para la Iglesia llamada sobre todo y por encima de todo a anunciar el Evangelio, a meter, a inyectar en las venas del mundo, de la historia, de los hombres, la “sangre”, la fuerza vital y vivificadora del Evangelio de Dios, del amor de Dios y de salvación, para que surja una humanidad nueva hecha de hombres nuevos con la novedad de la vida conforme a este Evangelio, el de la fe verdadera que da fundamento al hombre y lo renueva desde su más profundo centro. Es providencial que su beatificación haya sido tras la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, pero inseparable de ellos: los tres forman una unidad con el Vaticano II, “nuevo Pentecostés de nuestro tiempo”.

+ Antonio, Card. Cañizares
Arzobispo de Valencia






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com