Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Nov 2019
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  








www
Portada:: Homilia:: Ciclo C:: Domingo XX del Tiempo Ordinario

5 / 5 (9 Votos)




Domingo XX del Tiempo Ordinario

Sat, 17 Aug 2019 21:24:00

CAMINEO.INFO.-


Vamos al tema de hoy... ¿quién de vosotros no ha pasado por dificultades? Todos hemos pasado por dificultades. Algunos quizás las estén pasando ahora.

 

Pues, hoy las lecturas nos llevan a contemplar dificultades, situaciones difíciles. Aunque son dificultades de origen espiritual. Son dificultades para cumplir con la misión de Dios. También de estas dificultades hemos vivido unas cuantas.

 

En la primera lectura, al profeta Jeremías por cumplir con su deber de profetizar lo que el Señor le hacía saber, lo tiran a una cisterna llena de barro, para que allí muera.

 

Las palabras del salmo podrían ser dichas perfectamente por Jeremías, el salmista clama la ayuda de Dios.

 

San Pablo nos habla del suplicio de la cruz: Jesús, que, renunciando al gozo inmediato, soportó la cruz, despreciando la ignominia, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios”.

 

En el evangelio, Jesús mismo dice: “Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla!”.

 

Vemos que las dificultades, las situaciones difíciles son el hilo conductor de las lecturas de hoy.

 

En la vida hay dificultades, situaciones difíciles, forman parte de la vida, todo el mundo tiene dificultades, aunque no lo parezca. San Pablo nos propone dos caminos de salida:

 

1.   San Pablo nos ha dicho: “...fijos los ojos … en  Jesús...”. Qué gran frase... Miremos a Jesús. En las dificultades, miremos a Jesús. En las dudas miremos a Jesús. Cuando no sepamos qué hacer, miremos a Jesús. De verdad, ¡¡¡cómo cambia un problema cuando lo miramos a Él!!! Nada a ver antes y después.

 

2.  Continúa diciendo San Pablo: Tengamos presente aquel que aguantó un ataque tan duro contra su persona por parte de los pecadores. Nos está diciendo “tengamos presente la pasión del Señor”.

 

Contemplémoslo crucificado. No hay nada que hable tanto como el Cristo crucificado. A la luz de él, contemplemos nuestras dificultades. Dice un Himno de vísperas:

En esta tarde, Cristo del Calvario, 
vine a rogarte por mi carne enferma; 
pero, al verte, mis ojos van y vienen 
de tu cuerpo a mi cuerpo con vergüenza.

¿Cómo quejarme de mis pies cansados, 
cuando veo los tuyos destrozados? 
¿Cómo mostrarte mis manos vacías, 
cuando las tuyas están llenas de heridas?

¿Cómo explicarte a ti mi soledad, 
cuando en la cruz alzado y solo estás? 
¿Cómo explicarte que no tengo amor, 
cuando tienes rasgado el corazón?

Ahora ya no me acuerdo de nada, 
huyeron de mí todas mis dolencias. 
El ímpetu del ruego que traía 
se me ahoga en la boca pedigüeña.

Y sólo pido no pedirte nada, 
estar aquí, junto a tu imagen muerta, 
ir aprendiendo que el dolor es sólo 
la llave santa de tu santa puerta.

No hay nada que hable tanto como el Cristo crucificado. A la luz de él, contemplemos nuestras dificultades.

Segunda idea: Es necesario explicar un poco esto del fuego, que si no, parece que Jesús sea un pirómano. El fuego es símbolo de Dios. Moisés vio una llama en el zarzal como primera manifestación de Dios. La columna de fuego y nube que acompaña al pueblo de Israel en el desierto era también una manifestación de Dios, y en el Nuevo Testamento, la venida del Espíritu Santo se hace en formas de lenguas de fuego. El fuego es símbolo de Dios.

 

Cuando Jesús nos dice “He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo!” Manifiesta una experiencia muy íntima de su intensísimo deseo de que la vida de Dios llegue a todos y cuanto antes. Jesús quiere que todos participen de la vida que él ha venido a traer. Y él sufre cuando ve que esta vida es rechazada o aceptada parcialmente.

 

Este deseo de Jesús nos ha de llevar a querer ser fuego, a querer también nosotros encenderlo todo, que todo quede lleno de su presencia santificante y transformante. Un ejemplo: Dentro de un mes empiezan las inscripciones a la catequesis. Empezad a trabajar para que los niños y niñas que os rodean de tercero y cuarto de primaria se apunten a la catequesis de iniciación a la vida cristiana. Seamos fuego porque hay muchos que viven fríos. Amén...






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com