Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Sep 2020
MoTuWeThFrSaSu
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        



 






www
Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Asombro, belleza y testimonio cristiano

5 / 5 (4 Votos)




Asombro, belleza y testimonio cristiano

Fri, 04 Sep 2020 20:58:00

CAMINEO.INFO.-

El mensaje que el cardenal Parolin ha enviado al encuentro de Rimini, de parte del Papa Francisco (5-VIII-2020), subraya la posibilidad del asombro, para descubrir, también en medio de las experiencias dramáticas de la pandemia, con ojos de niño (cf. Mt 18, 3) el valor de la existencia humana, de la existencia de los demás seres y del amor, Y también el don de la fe. Ese asombro se traduce ahora ­–puede y debe traducirse– en compasión y en servicio a las necesidades de quienes nos rodean.

En efecto. La admiración, el asombro o estupor tiene que ver con la capacidad de mirar. El guardagujas le dice al Principito (capítulo XXII) que en los trenes los viajeros no buscan ni persiguen nada, normalmente duermen o bostezan; “únicamente los niños aplastan su nariz contra los vidrios.... únicamente ellos saben lo que buscan…”.

Si el principio de la filosofía es la atención hacia la realidad y la vida, también el asombro –capacidad exclusivamente humana– es condición para captar el Misterio que está en la raíz y el fundamento de todas las cosas y especialmente de todo lo que tiene que ver con las personas, la nostalgia y el anhelo de infinito. Con ello se conecta el camino de la belleza, cuya plenitud se encuentra en Cristo, que revela la maravilla de la vida cuando se descubre un amor que salva.

“Diversas personas –se lee en ese mensaje– se han apresurado en la búsqueda de respuestas o incluso solo de preguntas sobre el sentido de la vida, a lo que todos aspiramos, aunque no seamos conscientes: en lugar de apagar esa sed más profunda, el confinamiento ha reavivado en algunos la capacidad de maravillarse ante personas y hechos que antes se daban por supuestos. Una circunstancia tan dramática ha restituido, al menos un poco, un modo más genuino de apreciar la existencia, sin la complejidad de las distracciones y preconceptos que manchan la mirada, desdibuja las cosas, vacía el asombro y nos priva de preguntarnos quiénes somos”.


Asombro y belleza

En medio de la emergencia sanitaria el Papa ha recibido una carta firmada por diversos artistas que le agradecen haber rezado por ellos. “Los artistas –dijo el Papa durante la misa matutina el 7 de mayo– nos hacen entender qué es la belleza y sin lo bello el Evangelio no se puede entender”.

Ciertamente, la belleza es –ante todo– un camino para llegar a otras profundas dimensiones del ser como la verdad y el bien. En nuestra época la verdad ha sido con frecuencia manipulada por las ideologías y oscurecida por el relativismo; y la bondad se ha visto reducida a su dimensión social y meramente humana.

En un documento de 2006 el Pontificio Consejo de la Cultura destacaba el valor antropológico y también evangelizador de la belleza:

“El Camino de la belleza, a partir de la experiencia simple del encuentro con la belleza que suscita admiración, puede abrir el camino a la búsqueda de Dios y disponer el corazón y la mente al encuentro con Cristo, Belleza de la santidad encarnada, ofrecida por Dios a los hombres paras su salvación. Esta belleza sigue invitando hoy a los Agustines de nuestro tiempo, buscadores incansables de amor, de verdad y de belleza, a elevarse desde la belleza sensible a la Belleza eterna y a descubrir con fervor al Dios santo, artífice de toda belleza” (La “Vía Pulchritudinis”, camino de evangelización y de diálogo, II, 1).

Ahí se reconocía que no todas las culturas están igualmente abiertas a los trascendentales y dispuestas para acoger la revelación cristiana, sí pueden abrirse a la auténtica belleza, la que se relaciona con la verdad y el bien; y no la que se deja llevar por un estetismo consumista o utilitarista. Al mismo tiempo, lo bello dice más que lo verdadero o lo bueno. Lo bello suscita el asombro –como apreciaban los clásicos–, ante la captación de la claridad que comporta, por ejemplo, la perfección de la auténtica obra de arte.

Volviendo al mensaje del cardenal Parolin, cita estas palabras de Urs von Balthasar:

En un mundo sin belleza (...), el bien ha perdido asimismo su fuerza atractiva, la evidencia de su deber-ser realizado; el hombre se queda perplejo ante e






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com