Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en Espańa
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Nov 2020
MoTuWeThFrSaSu
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            



 






www
Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Domingo XII tiempo Ordinario

5 / 5 (1 Votos)




Domingo XII tiempo Ordinario

Sun, 21 Jun 2020 10:48:00

CAMINEO.INFO.-


¡”No tengáis miedo! ¡No tengáis miedo! ¡No tengáis miedo!”. Tres veces ha repetido Jesús hoy la misma expresión...

 

Es una invitación muy clara a desprendernos de nuestros miedos y situarnos en el camino de la confianza.

 

Todos tenemos miedos... Miedo al virus.. Miedo a las incertidumbres laborales... Miedo a no sanar las heridas que llevamos… Miedo a no recibir la ayuda de Dios...

 

Y ante nuestros miedos Jesús nos dice hoy tres veces: “no tengáis miedo”.  ¡¡Es balsámico!! Si te imaginas a Jesús diciendo a ti “Miguel, ....,  no tengas miedo”… tres veces seguidas, cuatro, cinco... La frase se convierte en una pomada milagrosa sobre nuestras heridas, sobre  nuestros miedos... Serena nuestro espíritu y nos lleva a poner en Él la confianza...

 

Esto es rezar desde la vida. Llevo a la oración mi vida, mis miedos... y me imagino a Jesús dirigiéndome estas palabras... “No tengas miedo...”. Y recibo el don de la confianza. Recuerdo: la Palabra de Dios es performativa: produce aquello que dice.

 Ahora doy una idea de cada una de las tres afirmaciones donde Jesús dice: “no tengáis miedo”.

 

1. “No tengáis miedo a los hombres”. Estamos en el capítulo 10 de Mateo, versículo 26. El capítulo 10 ha empezado con la llamada de los doce, después el envío a la misión y las persecuciones que sufrirán. Es fácil imaginar la reacción de miedo de los discípulos, de desconcierto, de temor ante la misión que Jesús les propone.  “Lo que os digo en la oscuridad, decidlo a la luz, ...”.

 

Por tanto, este “No tengáis miedo a los hombres” está dicho en un contexto de evangelización. En la evangelización no podemos tener miedo de los hombres, del qué dirán, del qué pensarán. ¿Cuántas veces nos callamos por miedo? Pues, Jesús nos dice... “No tengáis miedo”... “que no sepan que voy a misa”... “que no sepan que amo a la Iglesia”, “que no sepan que rezo”... Esto es tener miedo de los hombres... No nos escondamos... Estamos llamados a ser luz, y la luz no se esconde bajo una mesura.

 

No podemos tener miedo... Hemos de ser indiferentes a lo que piensen de nosotros. A nosotros sólo nos ha de preocupar lo que Dios piense de nosotros...  No tengáis miedo a los hombres”, ni de lo que puedan pensar o decir...

 

“A quien se declare por mí ante los hombres… Y si uno me niega...”. Recomiendo no entréis en discusiones estériles... dad vuestro testimonio de vida, como Jesús te ayuda en tu vida ordinaria, porque esto es irrefutable.

 

2. “No tengáis miedo a los que matan el cuerpo...”.

Esta expresión “No tengáis miedo a los que matan el cuerpo...” también nos habla de una evangelización valiente y audaz. Me impresionan muchísimo las palabras de San Pablo hablando de todo lo que le ha supuesto la evangelización: “Cinco veces recibí de los judíos cuarenta azotes menos uno. Tres veces fui azotado con varas, una vez fui apedreado, tres veces padecí naufragio, un día y una noche pasé en los abismos; muchas veces en viaje me vi en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi linaje, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre los falsos hermanos, trabajos y fatigas en prolongadas vigilias muchas veces, en hambre y sed, en ayunos frecuentes, en frío y desnudez”.  San Pablo no tiene miedo a los que matan el cuerpo.

Digamos a Jesús: “Dame un amor a ti como el de San Pablo, que me lleve a evangelizar con su ardor.” 

 

3. “Por eso, no tengáis miedo: valéis más vosotros que muchos gorriones”. Es una llamada a la confianza radical y total. Si un pájaro no cae a tierra sin que lo permita  nuestro Padre. ¡Cómo no confiaremos en Dios Padre que nos ama! Por esto hablo de confianza total y radical. No confiar un poco, sino que la confianza se instale en la raíz misma de nuestro ser (confianza radical) y llegue a todos los ámbitos de nuestra vida (confianza total).

 

Como la que nos mostraba el profeta Jeremías ante la traición de sus propios amigos, dice: “Pero el Señor es mi fuerte defensor.” “… pues te he encomendado mi causa”.

 

Si Dios existe, si Jesús es su Hijo, si creemos lo que Jesús nos enseña en el evangelio, sólo tenemos un camino… confianza radical y total.  “Confianza ciega” como dice Santa Teresa del Niño Jesús.

 

Hagamos un momento de silencio y visualicemos a Jesús dirigiéndonos las palabras “No tengáis miedo...” dos, tres, cuatro veces...






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com