Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Nov 2020
MoTuWeThFrSaSu
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            



 






www
Portada:: Homilia:: Ciclo A:: Domingo VI del Tiempo Ordinario

5 / 5 (12 Votos)




Domingo VI del Tiempo Ordinario

Sat, 15 Feb 2020 21:39:00

CAMINEO.INFO.- ¿La ley de Dios, los diez mandamientos, nos quitan libertad? ¿Las exhortaciones de Jesús están restringiendo nuestra libertad?… Todos queremos ser libres, muy libres, es un anhelo que todo hombre lleva en su interior, y parece que las leyes nos lo impiden, nos cortan las alas, son un obstáculo para  nuestra libertad.

 

En el caso de la “ley” que viene de Dios (diez mandamientos) y las exhortaciones de Jesús, no es así, sino todo lo contrario. Porque la Ley que viene de Dios no es una ley que viene de fuera de nosotros y se nos impone, sino que es una “ley” que está inscrita en  nuestros corazones, en nuestra naturaleza humana.

 

Por tanto, es un Ley que explícita, verbaliza, una manera de ser nuestra. Verbaliza aquello que nos hace bien, y aquello que nos hace daño. Y de esta manera la ley nos ilumina, nos guía, nos orienta por el camino de nuestro bien. Podríamos decir que son como los indicadores para vivir la vida plenamente. 

 

Un ejemplo para entender esta idea: Matar no es malo porque lo diga la ley, sino como que es malo para nosotros, como que es un acto que va en contra de  nuestra naturaleza humana, la ley lo prohíbe... Es muy diferente.

 

Lo mismo con el adulterio, no es malo porque lo diga la ley, sino porque es malo para nosotros, porque va en contra de nuestra naturaleza humana, la ley lo prohíbe.

 

Por esto decía que la Ley que viene de Dios no es una Ley que viene de fuera de nosotros y se nos impone, sino que es una “ley” que está inscrita en nuestros corazones, en nuestra naturaleza humana.

 

Esto nos lleva a hacer una afirmación que  la gente no puede entender: La ley nos hace libres. Porque la ley me permite andar por el camino del bien. No es una cosa que se impone desde fuera, sino que manifiesta  mi manera de ser.

 

¿Qué piensa el mundo? 

.  La ley es limitadora de la libertad.

.  Hacer lo que quiero en cada momento es lo que me hará feliz.

 

Ayer viernes, con veinte padres de la kt-kolla fuimos a Montornés a una sesión formativa sobre la dimensión afectiva y sexual. Los ponentes preguntaban ¿Cómo entienden la libertad? (¡¡en la comprensión de la libertad nos lo jugamos todo!!) Ellos decían: “Poder escoger aquello que nos haga felices”. Buena definición... La libertad no es un absoluto en sí misma… ”ser libre es poder escoger lo que quiera y cuando quiera”. ¡No! Esta libertad absoluta se puede girar en contra del hombre: escojo cosas que me perjudican. Una libertad verdaderamente humana será aquella que me lleve a escoger aquello que me haga feliz. Si no, no soy libre. 

 

De entender mal la idea de libertad viene el gran batacazo... Dios perdona siempre, los hombres a veces,  nuestra naturaleza nunca... Todo lo que hacemos en contra de ella nos pasa factura...

 

Hay quien no quiere estar sometido a ninguna ley, pero los diez mandamientos es una ley que llevan en su interior, si no la viven se hacen daño...

 

La primera lectura hablando de los mandamientos decía: “Ante ti están puestos fuego y agua: echa mano a lo que quieras; delante del hombre están muerte y vida: le darán lo que él escoja”.

 

Es como si una lavadora de ropa, no quiere seguir su ley (el libro de instrucciones) y quisiera funcionar como si fuera un lavavajillas, se estropeará en dos días... Los diez mandamientos son como nuestro manual de instrucciones para funcionar bien... O los vivimos o nos estropeamos... 

 

Es una pena, pero muchos cristianos aún hoy no entienden que  los diez mandamientos son una fuente de libertad y un camino para hacer el bien... Y no una limitación a su libertad...

 

Nos hace falta conocer mejor los diez mandamientos, meditarlos, amarlos y vivirlos plenamente... El catecismo los desarrolla muy bellamente. Jesús nos viene a decir en el evangelio que los vivimos plenamente cuando los cumplimos amando a Dios y al prójimo. 

 

¿La ley de Dios, los diez mandamientos, nos quitan libertad? ¿Las exhortaciones de Jesús están restringiendo nuestra libertad? No. Sino que llevan a plenitud nuestra libertad.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com