Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Aug 2018
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Habla el Obispo:: Cardenal Carlos Osoro Sierra:: La re­vo­lu­ción que nos em­pu­ja a amar

5 / 5 (6 Votos)


Cardenal Car­los Oso­ro,


La re­vo­lu­ción que nos em­pu­ja a amar


Wed, 03 Jan 2018 04:27:00

Aca­ba­mos de ce­le­brar la Na­vi­dad y va­mos a co­men­zar un nue­vo año. El na­ci­mien­to de Je­su­cris­to nos in­vi­ta a que nos de­jé­mo­nos en­vol­ver por esa fuer­za de amor que vie­ne de Dios que se ha he­cho pre­sen­te en­tre no­so­tros, que ha to­ma­do ros­tro, que ha ca­mi­na­do en­tre no­so­tros, que nos sal­va y nos de­vuel­ve la dig­ni­dad a los hom­bres. Su amor nos em­pu­ja a amar: sea­mos cons­cien­tes de que so­mos hi­jos de Dios y, por ello, her­ma­nos de to­dos los hom­bres. Vi­vir así sig­ni­fi­ca te­ner la dig­ni­dad del Se­ñor, de hijo de Dios. Una dig­ni­dad que cre­ce y se desa­rro­lla en la me­di­da que nos va­mos en­con­tran­do más y más con Él: sal­va­dos por el Amor, sal­va­mos y vi­vi­mos de su amor. No ven­dría mal que hi­cié­se­mos esta ora­ción para co­men­zar el año nue­vo: Se­ñor, yo creo que tu amor li­be­ra, sal­va y de­vuel­ve la dig­ni­dad a los hom­bres; tu amor nos da es­pe­ran­za y ca­pa­ci­dad para vi­vir como her­ma­nos que se co­no­cen y se ayu­dan, que ti­ran las ar­mas que des­tru­yen la vida y la con­vi­ven­cia. Creo, Se­ñor, que so­la­men­te tu amor pue­de dar y al­can­zar la ver­da­de­ra dig­ni­dad, pues para ti to­dos los hu­ma­nos so­mos igua­les y quie­res que sal­ga­mos al mun­do can­tan­do el mis­mo himno con el que tú ini­cias­te tu pre­sen­cia en esta tie­rra. «Glo­ria a Dios en el cie­lo y paz en la tie­rra a los hom­bres que ama el Se­ñor».

Esta­mos dis­pues­tos a en­trar en to­das las si­tua­cio­nes con el amor mis­mo de Dios? Ese amor que Dios nos ha mos­tra­do en su Hijo, que se hizo pre­sen­te en el mun­do y para na­cer ni si­quie­ra tuvo una po­sa­da, sino que na­ció en una cue­va. Allí co­men­zó la re­vo­lu­ción que siem­pre em­pu­ja al hom­bre a amar, co­men­zó la re­vo­lu­ción de la ter­nu­ra. Quie­nes pri­me­ro lo per­ci­bie­ron fue­ron Ma­ría y José, tam­bién los pas­to­res y los Ma­gos de Orien­te que an­da­ba bus­can­do el Ca­mino, la Ver­dad y la Vida. Sea­mos va­lien­tes, en­tre­mos en to­dos los pro­ble­mas con el amor de Dios: en la fa­mi­lia, en­tre los pue­blos, en las di­vi­sio­nes y rup­tu­ras, en la de­fen­sa de la vida, en la de­fen­sa de los más vul­ne­ra­bles, en la de­fen­sa de los emi­gran­tes y en la de­fen­sa del de­re­cho que todo hom­bre tie­ne a te­ner un tra­ba­jo y así po­der sus­ten­tar a una fa­mi­lia, en el de­re­cho  a po­der pa­sear por el mun­do que Dios hizo para to­dos…

En es­tos días pre­vios al inicio del año, me gus­ta­ría de­cir cómo po­de­mos acer­car­nos y vi­vir del amor de Dios y man­te­ner viva la re­vo­lu­ción que nos em­pu­ja a amar. Tres pa­la­bras tie­nen que en­trar a for­mar par­te de nues­tra gra­má­ti­ca exis­ten­cial: ado­rar, aco­ger e ir (sa­lir).

1. Ado­rar a Je­sús nos em­pu­ja a amar: he­mos de cul­ti­var en es­tos mo­men­tos de la vida y de la his­to­ria de los hom­bres la vida in­te­rior. Ha­ble­mos al Se­ñor con con­fian­za, ha­gá­mo­nos ni­ños, ha­ga­mos ora­ción, ha­ble­mos de no­so­tros, de los hom­bres, de las si­tua­cio­nes en las que no es el amor lo que pre­ci­sa­men­te so­bre­sa­le, y abra­mos tam­bién nues­tro co­ra­zón. Ha­ble­mos al Se­ñor de co­ra­zón. Cul­ti­var la vida in­te­rior es cul­ti­var la ora­ción, el diá­lo­go con Dios. Quie­ro ad­ver­ti­ros de algo que los san­tos nos han di­cho unos a ve­ces con pa­la­bras y otras tan­tas con su vida: re­zan­do se con­si­gue de Dios el amor. Y es así como lo de­rra­ma­mos so­bre este mun­do. Los hom­bres y mu­je­res que más han ama­do y han ver­ti­do el amor de Dios so­bre los de­más, con obras y no so­la­men­te con pa­la­bras, son los que más se han de­di­ca­do a ado­rar, es de­cir, a re­zar, a ha­cer ora­ción, a ha­blar con Dios. La ora­ción es de­te­ner­se con Dios y es­tar con Él, de­di­car­se sim­ple­men­te a Él. Dar es­pa­cio al Se­ñor en nues­tra vida es lo que po­si­bi­li­ta te­ner el amor de Dios. Ado­re­mos al Se­ñor, ten­ga­mos in­ti­mi­dad con Él. Ello nos da ale­gría, paz, di­suel­ve pe­nas y nos em­pu­ja a amar. ¿Qué es la ado­ra­ción en­ton­ces? Po­ner­nos ante el Se­ñor con res­pe­to, cal­ma, si­len­cio, con­fian­za, dán­do­le a Él en nues­tra vida el pri­mer lu­gar y aban­do­nán­do­nos en­te­ra­men­te a su per­so­na, de­jan­do que nues­tras co­sas va­yan a Él: per­so­nas, ne­ce­si­da­des, pro­ble­mas… Quien ado­ra se lle­na del Se­ñor y se abre a to­dos, sean quie­nes sean.

2. Aco­ger a Je­sús nos em­pu­ja a amar: aco­ger es mu­cho más que ha­cer. Es la dis­po­si­ción no so­la­men­te de ha­cer si­tio a al­guien, sino de es­tar dis­po­ni­bles, dis­pues­tos a dar­se siem­pre a los de­más. Don­de me­jor se com­pren­de lo que es la aco­gi­da es en el mis­te­rio de Be­lén. Hay que re­di­men­sio­nar el pro­pio yo, hay que en­de­re­zar la pro­pia ma­ne­ra de pen­sar, de en­ten­der la vida. ¡Cuán­tas ve­ces nos en­con­tra­mos vi­vien­do nues­tra vida como pro­pie­dad pri­va­da! Y eso no es nues­tra vida. No so­mos pro­pie­dad pri­va­da, nues­tro tiem­po no nos per­te­ne­ce. ¿No veis a Dios en Be­lén des­pren­der­se de todo? Así no­so­tros he­mos de co­men­zar un des­pren­di­mien­to de todo lo que yo creo que es mío y re­sul­ta que es del Se­ñor: mi tiem­po, mi des­can­so, mis de­re­chos, mis pro­gra­mas, mi agen­da… Quien aco­ge re­nun­cia al yo y hace en­trar en la vida al tú y al no­so­tros. Y co­mien­za a en­ten­der que lo mis­mo que Je­sús vino a este mun­do para aco­ger y acom­pa­ñar sin que­jar­se, para crear paz y con­cor­dia, re­ga­lar la co­mu­nión, sem­brar la vida de ge­ne­ro­si­dad y paz aún cuan­do no sea co­rres­pon­di­do, así he­mos de vi­vir no­so­tros.

3. Sa­lir como Je­sús nos em­pu­ja a amar: el amor siem­pre es di­ná­mi­co, sale de sí mis­mo. Nun­ca el amor nos dis­po­ne a que­dar­nos mi­ran­do, el amor hace que dis­pon­ga­mos nues­tra vida a ir, a sa­lir. De he­cho, quie­nes fue­ron a Be­lén y se en­con­tra­ron con Je­sús, ver­da­de­ro ros­tro del amor, sa­lie­ron. Con­tem­plad a Ma­ría y José en el si­len­cio, a los pas­to­res anun­cian­do a Je­sús con sus cán­ti­cos, a los Ma­gos vol­vien­do por otro ca­mino pues ha­bían sido em­pu­ja­dos por el amor del Se­ñor y no qui­sie­ron vol­ver a He­ro­des, que era ca­mino de muer­te. Si­tuar­nos jun­to al Be­lén es lle­nar­nos de amor y sa­lir en bús­que­da de to­dos los hom­bres a anun­ciar­lo.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com