Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Sep 2017
MoTuWeThFrSaSu
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Razón y Fe:: Fernando Pascual LC.:: ¿Interesarme por mi grado de santidad?

5 / 5 (1 Votos)



¿Interesarme por mi grado de santidad?

 
Tue, 19 Nov 2013 17:06:00

En el camino espiritual de un alma pueden surgir estas preguntas: ¿cuál es mi grado de santidad? ¿En qué etapa de la vida del espíritu me encuentro? Antes de buscar una respuesta, podríamos detenernos ante otra pregunta: ¿vale la pena hacerme este tipo de preguntas?

A lo largo de la historia del cristianismo se han elaborado diversas clasificaciones sobre las etapas de la vida espiritual. Bastaría con recordar aquellas que dividen a unos como principiantes y a otros como avanzados; o releer las “Moradas” de santa Teresa para empezar a preguntarnos en cuál de las siete moradas nos encontramos.

Detrás de la pregunta por saber cuál sea mi grado de santidad puede haber un deseo legítimo de entender mi situación para luego ponerme a trabajar, con plena confianza en la ayuda de Dios, en la búsqueda de la perfección que me pide Cristo. “Si quieres ser perfecto…” (Mt 19,21).

Pero también puede haber un poco de vanidad, una sutil soberbia espiritual con la que uno llega a considerarse superior a los demás, distinto, separado, precisamente por tener un nivel de santidad superior a otros. O esa misma soberbia puede llevar al desaliento al constatar lo poco que se ha logrado tras años de trabajo, de lecturas, de confesiones, de misas, de oración…

Existe un medio sencillo para evitar algunos de esos peligros: ponerse simplemente en manos de Dios, como un niño, y preguntarle: ¿qué tal me ves? ¿Te estoy dando lo que me pides? ¿Qué necesito purificar en mi corazón? ¿Por qué caminos quieres conducirme?

En esa actitud uno deja de preguntarse si está en la primera, segunda o tercera etapa, si ha llegado a la cuarta o a la quinta morada, si dejó la vía purgativa y está empezando la vía iluminativa. La pregunta es mucho más sencilla y más profunda: ¿me dejo amar por Dios y empiezo a amarle a Él y a mis hermanos?

Dios nos llama a la santidad, a todos, desde la gracia de Cristo. Un camino muy hermoso y simple para ser santos consiste en acoger el amor, en renunciar a cualquier presunción, en humillarnos ante el Señor (cf. Sant 4,10), en dejar de compararnos (cf. 2Co 10,12), en considerar a los demás como superiores (cf. Flp 2,3). Viviremos así en la simplicidad y el abandono, en la confianza completa del niño que se duerme en brazos de su madre (cf. Sal 131).





Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com