Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Oct 2017
MoTuWeThFrSaSu
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Sociedad:: Aborto y eutanasia:: En su difícil situación Jesús la ayudó a escoger la vida

5 / 5 (4 Votos)



En su difícil situación Jesús la ayudó a escoger la vida

 
Mon, 30 Jan 2017 22:01:00

CAMINEO.INFO.-  Fue una noche fría en Canadá. Christina Woods, de veinte años, acababa de pasar unos momentos de meditación orando en una iglesia cercana. Caminando a lo largo de la acera barrida por la nieve mientras regresaba a su casa, sin saberlo, estaba siendo acosada por su ex novio. Estado furioso con ella por no seguir con su plan para poner fin al embarazo. Su rechazo estaba arruinando su vida. Él juró que esta vez, nada lo impediría hacerle ver las cosas a su manera.

Christina se había detenido en una tienda para recoger algunos víveres. Fue cuando se dirigió a través de una esquina oscura del estacionamiento de la tienda con las manos llenas de bolsas de supermercado que su ex novio decidió enfrentarse a ella.

«Mira lo que le hiciste a mi vida», le gritó. «Si hubieras seguido nuestro plan original para abortar, ambos estaríamos en la universidad y tendríamos nuestras vidas de regreso. Pero tenías que ir y hacer las cosas a tu manera. Has hecho que todo salga mal. Arregla esto y aborta», gritó enojado.

Christina se había detenido a escucharlo, pero cuando le sugirió otra vez que abortara ella le dijo silenciosamente: «NO» y se volvió para continuar su camino.

Pero el joven se le acercó agresivamente, agarrándola.

«¿Qué quieres decir con «NO», tronó furioso. Te mostraré que es NO».

Luego de eso golpeó salvajemente a Christina a la cara. Dejó caer las bolsas de la tienda de comestibles demasiado tarde para protegerse de los golpes que llovían sobre ella, que se quebró un diente y se golpeó un ojo. El ex novio, dándose cuenta de lo que había hecho, huyó de la escena, dejando a su ex novia llorando, aturdida, y sangrando en el estacionamiento cubierto de nieve.

«Él estaba furioso conmigo por decidir tener al bebé», contó Christina a LifeSiteNews en una entrevista exclusiva.

«Odiaba que yo hubiera tomado el control y empezado a tomar decisiones por mí y por mi bebé. Me dijo que él era la víctima porque no tenía otra alternativa hacer lo que decía. Se quejó de que su vida cambió por mi decisión. Estaba muy enojado por eso. Me acusó de dañar su relación con sus padres», explicó.

De pie, maltratada y sangrando en ese aparcamiento amargamente frío, Christina ahora se sentía más aterrorizada, más miserable y más sola que nunca. ¿Qué iba a ser de ella y su bebé que llevaba en su vientre 19 semanas? ¿Cómo fue que la gran aventura de asistir a la universidad como estudiante de primer año había llegado a esto? La triste cadena de acontecimientos recorrió dolorosamente su memoria.

Una historia que comienza bien pero comienza a ir mal

Christina se había dado la oportunidad a principios de ese año en 2014 de asistir a un colegio en los EE.UU junto con un joven de su comunidad de una comunidad eclesial de origen calvinista. Ambos habían crecido en lo que ella llamaba familias «bastante estrictas» donde la fe, el trabajo duro y la vida ferviente según los caminos de Dios eran centrales.

«Ambos fuimos criados en hogares muy pro-vida», dijo.

Los dos habían viajado juntos de Calgary a la universidad, donde, frente a un entorno desconocido lleno de caras extrañas, se encontraron gravitando unos con otros. Comenzaron a pasar tiempo exclusivo el uno con el otro.

«Habíamos crecido en familias de cuidado activo. Ahora nos encontramos en una nueva situación en la que estábamos desesperadamente solos. Todos los controles y estabilidad que teníamos de nuestros padres y nuestra comunidad habían desaparecido. No teníamos a nadie a quién rendir cuentas», dijo Christina.

En ese momento Christina comenzó a tomar lo que ahora llama «malas decisiones».

«Sabíamos que estábamos tomando las decisiones equivocadas en ese momento. Y nos habían dado tanto apoyo para tomar las decisiones correctas, como tener una educación basada en la fe, grandes padres, y estar en un colegio donde el sexo era valorado como perteneciente exclusivamente al matrimonio», dijo.

Christina contó cómo ella y su novio se sorprendieron al descubrir que estaba embarazada.

«Realmente nunca se me había ocurrido que esto pudiera sucederme. Para mí era simplemente ilógico», dijo.

Debido al código de conducta de la institución que castiga con la expulsión a hombres y mujeres que se encuentran involucrados en actividades sexuales, el novio le dijo a Christina que sería «desleal» de su parte si el embarazo se descubría, ya que por su mala conducta lo expulsarían.

«Insistía implacablemente en que el aborto era el mejor resultado posible», afirmó.

Se sintió abrumada por la gravedad de la situación. Sentía que estaba siendo empujada en diferentes direcciones e incluso en algunos días deseaba tener un aborto natural, mientras que en otros se sentía como si su novio tuviese razón y el aborto era «lo mejor que podía hacer». Pero entonces llegaban los días en que sentía que el aborto era la «la decisión incorrecta», y así comenzó a reflexionar la nueva vida que había comenzado a moverse dentro de ella.

Por encima de todo, Christina estaba aterrorizada al pensar en su secreto se conociera y fuera descubierta por su familia, especialmente por su padre, a quien ella no quería defraudar. En los diferentes escenarios que evaluó en su cabeza, inevitablemente se vio a sí misma terminando sola y sin amor, ya sea perdiendo a su padre,  su familia, o su novio, o a todos juntos.

«Fue insoportable para mí en ese momento», recordó.

Sin apoyo y buscando respuestas, Christina se dirigió a Facebook y a unos cuantos blogs en línea, desesperada por encontrar algo, cualquier cosa, que le ofreciera una perspectiva distinta del aborto. No sabía exactamente lo que buscaba, pero buscaba un rayo de esperanza. Un artículo pro-vida publicado en Facebook le llamó la atención. Ella se acercó al anuncio, esperando alguna orientación. A quien ella accedió sin saberlo fue Michael Hichborn, un conocido escritor católico de los Estados Unidos, investigador y el presidente del Instituto Lepanto. Inmediatamente respondió a su mensaje.

«Christina me contactó de la nada porque necesitaba hablar con alguien que fuera pro-vida, pero no alguien que la conociera. Tenía miedo, al ser una estudiante de primer año en la universidad y embarazada», dijo Hichborn a LifeSiteNews.

Hichborn animó a Christina a pensar en su situación desde la perspectiva de su bebé. Le dijo que el bebé dependía de ella para ser fuerte. Dijo que ella era la única, no otra persona, que en este momento tenía que tomar la decisión correcta para ella y su bebé.

«La animé a volver a casa y hablar con sus padres sobre lo que había sucedido. Ella me pidió que orara por ella y toda su familia y así lo hice», explicó.

El consejo de Hichborn le dio a Christina la esperanza que había estado buscando. Fue a finales de noviembre que se esforzó por abandonar el colegio y regresar a casa. Ella no se retiró formalmente de la escuela, ni le contó a su novio de sus planes. Simplemente se fue.

«Pensé que si le decía a mi novio lo que estaba planeando, él trataría de detenerme. No estaba en una situación en done emocionalmente pudiera resistirme si él hubiera intentado detenerme», dijo.

Revelar la noticia de su embarazo a sus padres fue tan difícil como Christina imaginó, pero fue su madre quien tomó la noticia de forma más difícil.

«Fue realmente humillante para mi madre encontrar a su hija embarazada. Estaba segura de que todos en la comunidad la juzgarían por ello y susurrarían a sus espaldas», explicó.

«Pero con mi papá fue muy diferente. Me defendió sabiendo que yo me había negado a abortar a su único nieto. Tenía muchas dificultades para preguntarse por qué no habría sido instintivo para mí llamarle», agregó.

Las preocupaciones y el estrés mientras vivía en casa se convirtieron en compañeros constantes de Christina. A esto se sumó la culpa que experimentó por haber vivido en fornicación y por haber contemplado el aborto. Ella luchó con las tensiones en el hogar causadas en gran parte por su madre, pero le confortaba el apoyo de su padre. A lo largo de todo esto, empezaba a enamorarse cada vez más del pequeño bebé que crecía dentro de ella.

«¡Enchufado!»

Alrededor de este tiempo el padre de Christina había contratado a un electricista llamado José, un joven católico de mentalidad seria, para ayudar con las renovaciones en el negocio familiar. Debido a las tensiones en el hogar con su madre, Christina solía pasar sus días en el taller de su padre, donde escuchaba a su padre y José discutir apasionadamente sobre sus convicciones religiosas. Ella encontró esto sorprendente puesto que su papá estaba arraigado en su comprensión cristiana desde el punto de vista protestante “reformado” y no le gustaba discutir sobre otras perspectivas religiosas que diferían de la propia.

«Difícilmente podía creer que dejara que una persona católica le predicara, ya que estaba muy cómodo con lo que creía», dijo.

«Comenzó a pasar más tiempo trabajando con mi padre, y con el tiempo empezó a gustarme», recordó.

A medida que las intenciones de José se hicieron más claras - y con la bendición de su padre - la relación de Christina y José floreció rápidamente. Pronto se comprometieron.

Por esta misma época, la madre de Christina se sentía tan avergonzada de tener a su hija embarazada soltera, que hizo saber que sería mejor si Christina simplemente se quedara en casa. Para apaciguar a su madre, Christina estuvo de acuerdo, aunque ella sabía que extrañaría profundamente asistir a la Iglesia.

Al oír su lucha por esto durante una charla en Facebook, el amigo de Christina, Michael Hichborn, la animó a permanecer cerca de Dios, a pesar de no asistir a la iglesia. Para darle un poco de apoyo espiritual, envió CDs de charlas del venerable apologista católico Arzobispo Fulton Sheen, incluyendo su famoso Catecismo de 50 partes.

«Escuchó todo su contenido sin parar, lo que llevó a una explosión de preguntas», dijo Hichborn.

Lo que más intrigó a Christina en las charlas fue la comprensión católica de que Jesús estaba verdaderamente presente -corazón, sangre, alma y divinidad- en el pan y el vino consagrados por un sacerdote en la Misa. Su educación reformada le había enseñado que el pan y el vino eran sólo un símbolo de Jesús, no realmente Jesús mismo. Sintió curiosidad sobre cómo sería experimentar esta misteriosa presencia de Jesús en el pan y el vino consagrados.

Se preguntó si las palabras de Jesús podrían ser literalmente verdaderas cuando dijo que «a menos que comas la carne del Hijo del Hombre y bebas su sangre, no tienes vida en ti». Así que decidió un domingo asistir a un servicio católico. Pensó que incluso si resultaba ser una decepción todavía podría salir de la casa lejos de su madre y de la tensión en que vivía.

«Cuando entré en la Iglesia Católica, sentí que había algo diferente. Simplemente sentí que había algo sagrado, una presencia poderosa que nunca había experimentado en mi propia iglesia», explicó.

Christina recuerda haber sido golpeada repentinamente con la idea de que si la enseñanza católica sobre de que el pan consagrado se convertían realmente en cuerpo y sangre de Jesús, entonces, ella estaba perdiéndose de algo extraordinariamente importante.

De esta manera Christina comenzó a asistir a la práctica católica de la adoración eucarística.

Comenzó a asistir a la misa católica más regularmente. Cuanto más experimentaba la presencia de Jesús en el pan consagrado, más creía que Jesús estaba realmente vivo y presente en ese pan.

«Cuando experimenté la Eucaristía, sentí que aquí había algo sagrado», dijo.

Christina ahora se encontraba deseando pasar tiempo con Jesús en la Eucaristía. Comenzó a asistir a la práctica católica de la adoración eucarística, donde Jesús está expuesto en un vaso llamado custodia para que la gente pueda acercarse y orar. Ella también comenzó a asistir a misa diariamente. Encontró que estar en la presencia de Jesús le dio una paz y la fuerza que le permitió enfrentar sus preocupaciones del día a día.

«Eran días muy difíciles, y recurrir a la Eucaristía, especialmente en la adoración, me ayudó a superarlo. Realmente me ayudó, de maneras que no puedo explicar».

A medida que Christina oraba antes Jesús, comenzó a darse cuenta que había más en su vida que la suma actual de todos sus problemas. Ella inesperadamente redescubrió la alegría.

Fue precisamente allí, Christina regresaba de una de sus visitas a Jesús sacramentado que su novio la había atacado violentamente en el estacionamiento de la tienda. Había dejado el colegio cuando su mala conducta salió a la luz y estaba a punto de ser expulsado. No tenía dónde ir, había vuelto a casa. Christina lo denunció a la policía y se le impuso una orden de alejamiento.

La mayor alegría

Christina se mantuvo en contacto con su amigo Hichborn en Facebook a lo largo de los primeros meses del 2015, a menudo haciéndole preguntas sobre la fe católica. Se alegró de oír de su amor por Jesús en la Eucaristía. Él la animó a asistir a una clase local de «Rito de Iniciación Cristiana de Adultos» donde ella podría encontrar respuestas profundas a sus preguntas. Christina descubrió que cuanto más aprendía en las clases, más se profundizaba su relación con Jesús en la Eucaristía.

Fue en abril, muy cerca de la fecha de nacimiento del bebé, que Christina experimentó una abrumadora sensación de que Jesús la estaba llamando a profundizar su relación con él en la fe católica. Esto sucedió durante la Misa en el Domingo de la Divina Misericordia, un día en que los católicos celebran la misericordia de Dios tan abundantemente derramada sobre cualquiera, especialmente los oprimidos y los quebrantados, que lo piden.

Cuando Christina oró ante la presencia de Jesús en la Eucaristía, las lágrimas comenzaron a fluir libremente por su rostro, aunque ella no entendía por qué. Todo lo que sabía era que algo profundo le había sucedido en su corazón. Sabía que le habían dado fuerza para seguir a Jesús dondequiera que él le pidiera que fuera, incluso si eso significaba dejar atrás sus creencias anteriores.

El día del nacimiento ahora se acercaba rápidamente. Christina preguntó a su papá si él estaría presente en el nacimiento, y él estuvo de acuerdo. Su relación se había fortalecido más que nunca. Estaba deseando conocer a su primer nieto.

«Creo que lo que más me llamó la atención sobre el nacimiento fue cuánto significaba esto para mi papá. No creo haberlo visto llorar en toda mi infancia. Pero lloró mucho cuando nació su nieta », recordó.

Christina llamó a su hija Rachael

«Rachael fue la mayor alegría de la vida de mi padre», dijo. «Ella pasó de ser una persona cuya vida podría haber sido interrumpida a ser la persona más importante en su vida».

Y cuando Christina sostuvo a Rachael por primera vez, se sintió abrumada de alegría. Estaba tan contenta que no haber escuchado el consejo de su novio de abortar. Ella estaba agradecida por el apoyo que había encontrado.

«Estaba tan ansiosa por conocerla. Me había enamorado completamente de ella cuando estaba embarazada. No me sorprendió saber cuánto la amaba cuando la sostuve por primera vez», recordó, añadiendo: «Es tan difícil para mí imaginar que hubo un tiempo en que pensé en no tenerla. Ella ha significado todo para mí».

Aunque Christina no se había convertido todavía en católica, quería que su hija fuera bautizada en la fe católica lo antes posible.

«Significó tanto para mi haber bautizado a mi propia hija -probablemente más que mi propia conversión- porque es mi deber en la vida darle todo lo que puedo en términos de fe, y criarla para que ella vaya al cielo», explicó.

El párroco local acordó hacer una excepción de permitir que un hijo de un padre no católico fuera bautizado, sabiendo que una vez que Christina terminara su iniciación, ella también se convertiría en católica.

Christina entró en la Iglesia Católica en junio de 2015 después de hacer su primera confesión, donde entregó a Dios todos los errores de su pasado y recibió la absolución. Con su alma ahora purificada y santificada, anticipó recibir a Jesús en la Sagrada Comunión por primera vez. Fue una experiencia que nunca olvidará.

«Significaba mucho para mí recibir la Eucaristía. Me sentí como si hubiera conocido a Dios de una manera que nunca lo había hecho antes, de una manera que no había encontrado a través de las Escrituras, a través de la alabanza y la adoración, o por cualquier otro medio» dijo.

«Cuando recibí a Jesús por primera vez me sentí muy humillada, muy indigna de él, no por lo que había hecho, sino por lo que había hecho por mí, muriendo en la cruz», dijo.

Fue poco después que la recién descubierta fe de Christina fue duramente probada. Una noche de septiembre, su padre se había acostado con un fuerte dolor de cabeza. Cuando la familia se despertó en la mañana, quedaron devastados al encontrar que había muerto mientras dormía. Una autopsia reveló que la causa era un aneurisma cerebral.

Pero incluso en medio de esta tragedia, Christina pudo ver que Dios aún estaba trabajando. Era debido a su embarazo que ella había vuelto a casa y había podido pasar ese tiempo precioso con su padre antes de que muriera. Ella había sido capaz de darle su primer nieto antes de morir y ver la alegría que le trajo.

«Estoy tan agradecida de que pasé tiempo con mi padre antes de que pasara. Si yo hubiera estado en la escuela y hubiera recibido una llamada de que había fallecido sin que me hubiera despedido de él, eso habría sido trágico. Tuvo la oportunidad de verme convertirme en madre», dijo.

Con su padre y mejor amigo desaparecido, Christina se dio cuenta de que era el momento adecuado para que ella y José se casaran. Lo hicieron en la Iglesia Católica el 4 de noviembre del 2015. La pareja tuvo una ceremonia sencilla y aún más simple la celebración después. El día antes de su boda, Christina y algunos de sus amigos católicos oraron una hora antes en la capilla de la adoración para pedirle a Jesús que bendijese a la nueva pareja y les ayudara a cumplir fielmente sus votos.

Christina ahora piensa en el momento en que comenzó a asistir a la universidad como estudiante de primer año, y no puede evitar maravillarse de cómo Jesús la estaba atrayendo a ella y su bebé en un momento en que se sentía muy sola y pensaba que todo estaba perdido. Ahora ve cómo Dios sacó lo bueno incluso de una mala situación. A pesar de sus pecados pudo redescubrir y profundizar su relación con su padre y estar cerca de él en sus últimos días. También pudo descubrir la presencia real de Jesús en la Iglesia Católica y recibirlo en la Sagrada Comunión. Se maravilla de cómo Dios envió a José a su vida para ayudar a nutrir su recién descubierta fe católica y convertirse en padre adoptivo de Rachael.

«Si no hubiera sido por Dios trabajando en mi vida, ahora no tendría nada, ni siquiera mi hija. Pero con él, ahora tengo todo lo que importa: mi hija Rachael, mi esposo, la presencia real de Jesús en mi vida y la seguridad de que Dios está cuidándome a pesar de mis debilidades e insuficiencias», dijo. «Mientras aborrezco mis pecados, alabo a Dios por las misericordia inmerecida que me ha mostrado», agregó.

Confianza en Dios a toda prueba

Christina dijo que su experiencia le ha enseñado a confiar en Dios, no importa lo que le pase.

«Ahora sé que con Dios, todas las cosas son posibles. Doy gracias a Dios por su amor y su misericordia», dijo.

El ex novio no dejó de acosar a Christina, incluso después de casarse. La pareja de recién casados






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO



Nombre:
Email:
Titulo:
Comentario:



SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com