Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Sep 2021
MoTuWeThFrSaSu
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      



 




www
Portada:: Realidades eclesiales:: Camino Neocatecumenal:: El matrimonio que dejó Barcelona con sus quince hijos para fundar una comunidad cristiana en Finlandia

5 / 5 (3 Votos)




El matrimonio que dejó Barcelona con sus quince hijos para fundar una comunidad cristiana en Finlandia

COPE.ES
Sat, 04 Sep 2021 21:36:00

Pedro, Pablo y Teresa son de Barcelona, pero han vivido la mayor parte de su vida en Finlandia, hasta donde sus padres se desplazaron en el año 2000 como misioneros junto a sus, por entonces, ocho hijos. Luego llegaron al mundo otros siete, que ya nacieron en el país nórdico. Se trata de la familia Pérez Gutiérrez.

Pertenecientes al Camino Neocatecumenal, el matrimonio se conoció en la década de los ochenta en la ciudad condal, aunque ella es de origen vasco. Pese a que su familia le inculcó los valores cristianos, fue en su etapa como estudiante de Química en San Sebastián donde redescubrió la fe, tal y como cuenta en ‘Betania’ (canal de la diócesis de San Sebastián) Pedro, que con treinta años es el mayor de los quince hermanos y ordenado diácono.

“En San Sebastián empieza un itinerario en la parroquia de María Reina. Ella tenía sensibilidad religiosa que recibió de su madre y luego de las teresianas. En esta parroquia escucha las catequesis del Camino Neocatecumenal y redescubre su fe. Cuando termina sus estudios en Barcelona conoce a mi padre, que es catalán”

En 1990 la vasca y el catalán se casan, pero, como comenta Pedro, “nadie se levanta una mañana queriendo ser misionero”. Fue el Papa Juan Pablo II quien les envió como familia misionera a Finlandia, más concretamente a Oulu, cerca de Helsinki, donde permanecieron durante trece años: “Se pedía a las familias acompañar a los presbíteros a fundar comunidades cristianas. Nosotros fuimos junto a otras tres familias italianas”.

“Una vez que la misión se consolidó, pidieron a mis padres que, si era posible transferirse a una misión que empezaba de cero en la parte oriental de Finlandia, cerca de la frontera rusa: “Desde hace siete años viven mis padres con mis hermanos que aún permanecen en casa. Yo hace once años que inicié mi camino en solitario en mi vocación al sacerdocio”.

Teresa es la octava de las hermanas, y la última en nacer en Barcelona. Tras estudiar Auxiliar de Enfermería, está ampliando sus estudios de Enfermería en Finlandia. Entre sus planes está casarse con un joven burgalés, cuya familia también es misionera en Finlandia, un país donde la tasa de católicos apenas llega al 0,2% (unas 15.000 personas).

Se declara feliz en el país, pero confiesa que no todo fue fácil: “No he aprendido al 100% su lengua. En casa seguimos hablando castellano. Yo nunca he tenido problema en hacer amigos, porque en Finlandia España gusta mucho. Muchas veces me preguntan qué hago aquí, y es difícil explicarles que servimos a la Iglesia de manera voluntaria, sin cobrar”, explica en ‘Betania’.

Pablo también evocaba el miedo que sintió cuando tenía siete años e ingresaba en una escuela finlandesa: “Fuimos al colegio llorando el primer día y volvimos contentísimos. Hay que acostumbrarse al lugar, al clima que es duro, y la tierra natal siempre tira. De joven había periodos que pensaba en volver a Barcelona, que tiene una realidad de Iglesia más grande”.

ctv-vj0-familia

Al igual que Pedro, Pablo fue ordenado diácono hace unas semanas en una diócesis de Rumanía, donde se encuentra en las misiones. Asegura que desde su infancia sintió la llamada a ser cristiano y también al presbiterado: “Hice el camino vocaciones. Con 19 años entré en el seminario y desde hace nueve años estoy como misionero en Rumanía.

A lo largo de estas dos décadas, la familia Pérez Gutiérrez compaginan su labor misionera con otras actividades que le permitan subsistir económicamente. El padre de familia fue durante años electricista. Hoy en día limpia casas.

Teresa pronto finalizará sus estudios de Enfermería, pero no desea volver a España: “Sinceramente, me siento misionera en Finlandia y participo en la misión. He estudiado Enfermería porque hay muchos ancianos y necesitan ayuda”.

Y es que cuando los hijos que pertenecen a una familia misionera, pueden optar por dos caminos una vez que se independizan y forman sus propias familias: seguir por el camino de la misión o explorar otras vías.

En el caso de los Pérez Gutiérrez, los cuatro hermanos que ya han contraído matrimonio han optado por seguir en Finlandia, como precisa Pedro durante la entrevista: “Muchas familias cuando fundan una nueva empieza de cero. Los primeros años se reinventan, y otros se desvinculan. Hay quienes regresan para vivir su vocación cristiana en su país de origen. En el caso de mi familia, mis hermanos han manifestado su disponibilidad. Mi hermana Ana fue enviada a Vietnam con su familia y estuvieron dos años. Ahora están en otra ciudad de Finlandia”.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO





SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com