Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Oct 2020
MoTuWeThFrSaSu
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  



 






www
Portada:: Realidades eclesiales:: Camino Neocatecumenal:: "Lucifer me tenía esclavizado"

3 / 5 (2 Votos)




"Lucifer me tenía esclavizado"

Portaluz
Sat, 06 Jun 2020 20:34:00

El domingo 17 de noviembre de 2019, el atleta español Manuel Vicente Ramírez Núñez, se coronaba Campeón de la Categoría Sénior Masculino de la carrera “Corriamo al Tiburtino”, de Roma (Italia).
 
Pero según él mismo relata en un escrito biográfico -recién publicado en el portal Camino Católico-, durante años estuvo ajeno al deporte, la vida sana y Dios. Hoy, que es miembro del Camino Neocatecumenal, ha encontrado la fuerza para dar testimonio y este es su relato…
 
 
      “De familia humilde, cristiana, de casa pequeña y pocas manos para tanto mono (soy el quinto de ocho hermanos), siendo pequeño pasé muchas horas en la calle, ya que mamá -aun dejándose la vida- no podía con todos, y esto hizo tal vez que yo viera cosas que cualquier niño normal ve bastante más adelante.

Recuerdo que algunos niños fueron crueles. Pronto empecé a robar y pronto también a consumir pornografía, me atormentaba ir a la iglesia y alguna vez me escapé de casa (con 8 años se pensaron que me habían secuestrado en la feria y mis padres movieron cielo y tierra para encontrarme).

A partir de los 12 años la cosa se truncaba un poco más, cuando ya asomaba mis puños por el mundillo del ‘hooliganismo’. Pronto probé el alcohol, el tabaco, la marihuana, y más adelante, la cocaína (en ese orden). Así fui creciendo bajo la careta de niño bueno, con muchos engaños emocionales y unas aspiraciones que, poco a poco, me iban destruyendo.  Me atraía el mundo de la noche, hasta el punto de que ya controlaba mi conducta. Nunca me conformé con ese puntillo, siempre me tiré de cabeza al río.

Este fallo de dominio también me afectaba en el tema sexual, ya que no podía pasar un fin de semana sin acostarme con alguna chica. Utilizaba mi cuerpo, y yo las utilizaba. Les hacía daño a ellas, y también a mí. Era como si de algún modo ‘esto’ fuera lo que había que hacer en cada salida, aun sabiendo el vacío que luego quedaba. Beber hasta no poder más, fumar si era posible, y después íbamos más allá. Alguna vez me pregunté por qué no podía parar.A los 17 años sufrí una dura detención (Imagen anterior: Manuel detenido por desórdenes durante un partido de fútbol - Diario de Jaén digital). Entre tanto y cuánto un desamor, la muerte de mis abuelos, la enfermedad de mi madre y muchas preguntas sin resolver. Quise también tener fama, y mala fama me gané. En el ejército conocí la soledad, y todo el sueldo lo empleaba en mi placer. No descansaba mucho, y algunos días empalmaba con el cuartel. Esta pérdida del dominio abarcaba cada vez más ámbitos de mi vida, hasta que volví a preguntarme qué o quién era eso que me controlaba, pero aún seguía sin encontrar respuesta.

Algunas noches de desaliento y lejos de casa, me agarraba a un rosario sin saber por qué. Parecía esto algo que yo tampoco controlaba, pues toda mi vida remaba en la otra dirección. Este rosario me lo trajeron mis padres ese verano, de Jerusalén. Durante algún tiempo más mi vida siguió rumbo a la deriva, intentando ser feliz una y otra vez. Buscaba con todas mis fuerzas, pero no conseguía florecer. Lo intenté con la bebida, lo intenté con el placer, lo intenté con la violencia, y con el dinero también.
 
Un día mi madre me invitó a un teatro, o eso quise yo entender. Resulta que era la presentación de un libro, y yo de resaca lo fui a ver. Este libro hablaba sobre ‘El señor de los anillos’, y sin saber cómo ni por qué, mi pregunta sobre la falta de dominio, fue resuelta por una vez. Ahí entendí quién era aquél que controlaba mi vida a su antojo, mientras yo me las daba de ‘rebelde’, haciendo siempre lo que quería en nombre de la libertad. Se llamaba Lucifer. Estaba esclavizado y, aun así, no sabía qué hacer. Ya sabía lo que había, pero no tenía fuerzas para tal monstruo repeler.
 
De pronto un día me cruzo con un viejo amigo de la infancia, el mejor que tuve. Resulta que, hablando, después de algunos años parecimos conectar otra vez. Empezamos a estudiar juntos y comprobé que mi vida se contrastaba con la de él. Él tenía algo muy valioso, pero aún yo no sabía qué. Lo veía feliz, transparente, y me gustaba estar con él. Me miraba sin reproche, como al mismo mejor amigo de su infancia, sin importarle qué yo hacía o qué había hecho. Él tenía una especie de luz.

Un día le propuse tomar algo después de estudiar y me dijo que sí, pero que si no me importaba antes fuéramos a escuchar una charla de un tal ‘Juan’. Era un catequista, viejo conocido de mi infancia, el cual me sonaba en la distancia, pues llevaba ya muchos años liado con mis asuntos. Otro teatro, eso pensé. Esta vez ya sabía lo que había y me sentí obligado a ceder. Ya no huía como cuando era pequeño, pues como todo ciego, yo también quería ver.

Recuerdo que llegamos al lugar de la charla y sentí mucha vergüenza, pues era muy orgulloso y no me sentía muy bien. Fue en un colegio a 100 metros de mi casa, en la misma acera, donde yo me encontré con Él. Allí estaba Jesucristo esperándome, en cuánto lo vi, en ningún momento dudé que era Él. Comprendí gran parte de mi vida, ya sabía por qué y también por quién. Sentí un amor tan grande que todas las noches de ese mes lloraba en mi habitación de rodillas, lamentando que antes no estuviera con Él.

Aquella noche me cambió la vida rotundamente, hasta el día de hoy. Él me curó y esto es real, porque esas atracciones iban perdiendo poder. Había vuelto a nacer.

Luego sentí que debía volver a correr, cosa que me gustaba hacer de pequeño; y ahora entiendo que es una herramienta que Dios me ha dado para mantenerme lejos de mis debilidades y en continua oración.

Algunos piensan que corro por placer, pero lo cierto es que esta es la única forma que tengo para cumplir la oración incesante que me pide San Pablo. Me encanta correr por esos caminos, y hasta me relaciono con la naturaleza. ‘El Señor soberano es mi fuerza, Él me da piernas de gacela y me hace caminar por las alturas’.

Desde entonces todo han sido regalos y milagros, podría escribir miles, pero lo más claro que te digo es… Que hoy puedo brincar de alegría, reír con ganas y hasta llorar, bailar sin vergüenza, pisotear esa careta y mirar a la cara. Puedo estudiar, amar a mi familia, a mis amigos y a veces, cuando Él está conmigo, hasta a mis enemigos. Puedo ser útil, puedo ayudar a la gente que me rodea, puedo ir a trabajar con ánimo, puedo respetarme a mí y a las chicas, puedo disfrutar la vida…

Puedo ser feliz y tú también puedes. Pero si me preguntas cómo, cuándo, dónde o por qué… Solo podré decirte que ¡¡TODO SE LO DEBO A ÉL, A JESUCRISTO!!

Actualmente camino en una comunidad neocatecumenal, y estoy abierto a la voluntad de Dios."
 





Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com