Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 

Jan 2022
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            






www
Portada:: Vaticano:: La voz del Papa:: El Papa en la ca­te­que­sis: La Igle­sia so­mos to­dos, no hay pa­tro­nes y obre­ros

5 / 5 (6 Votos)



El Papa en la ca­te­que­sis: La Igle­sia so­mos to­dos, no hay pa­tro­nes y obre­ros

Tue, 05 Jun 2018 22:05:00
 
Gri­sel­da Mu­tual /va­ti­can­news.va

En la IX se­ma­na del tiem­po or­di­na­rio, pleno ve­rano en Roma, el Papa Fran­cis­co pre­si­dió la tra­di­cio­nal Au­dien­cia Ge­ne­ral en la pla­za de san Pe­dro, y pro­si­guió con su ca­te­que­sis so­bre el Sa­cra­men­to de la Con­fir­ma­ción. La lec­tu­ra del Evan­ge­lio fue to­ma­da del li­bro de San Juan, ca­pí­tu­lo 20, ver­sícu­los 19 al 22., que na­rra a Je­sús que so­pla el Es­pí­ri­tu San­to so­bre los dis­cí­pu­los.

Re­ci­bi­mos para dar, nues­tra alma no es un de­pó­si­to

Si­guien­do con la re­fle­xión so­bre el Sa­cra­men­to de la con­fir­ma­ción, el San­to Pa­dre con­si­de­ró en esta ca­te­que­sis los efec­tos que el don del Es­pí­ri­tu San­to hace ma­du­rar en quie­nes lo re­ci­ben, lle­ván­do­los a ser, a su vez, un don para los de­más:

“El Es­pí­ri­tu nos mue­ve a sa­lir de nues­tro egoís­mo y a ser un don para los de­más. La re­cep­ción de la con­fir­ma­ción nos une con ma­yor fuer­za a los miem­bros del Cuer­po mís­ti­co de Cris­to, que es la Igle­sia. Te­ne­mos que pen­sar en la Igle­sia como un or­ga­nis­mo vivo, com­pues­to de per­so­nas que ca­mi­nan for­man­do una co­mu­ni­dad jun­to al obis­po, que es el mi­nis­tro ori­gi­na­rio de la con­fir­ma­ción y quien nos vin­cu­la con la Igle­sia”.

Im­pro­vi­san­do, el San­to Pa­dre re­mar­có que el “don” del Es­pí­ri­tu San­to, dado en la un­ción con el óleo por el Obis­po, “es para que po­da­mos dar­lo a los de­más”, por­que “siem­pre se re­ci­be para dar”: “nun­ca re­ci­bir y te­ner­se las co­sas aden­tro, como si el alma fue­ra un de­pó­si­to”, pi­dió el Papa. “Siem­pre se re­ci­be para dar, por­que las gra­cias de Dios se re­ci­ben para dár­se­las a los de­más”.

La Igle­sia so­mos to­dos: no hay pa­tro­nes y obre­ros

Fran­cis­co pro­si­guió afir­man­do que la mi­sión de la Igle­sia en el mun­do pro­ce­de a tra­vés del apor­te de to­dos los que for­man par­te, y que si bien “al­guno pien­sa que en la Igle­sia hay pa­tro­nes”, es de­cir, “los obis­pos, el Papa, los sa­cer­do­tes”, y lue­go “obre­ros”, que “son los de­más”, esto no es así, por­que “la Igle­sia so­mos to­dos” y “to­dos te­ne­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de san­ti­fi­car­nos los unos a los otros, de cui­dar de los de­más”. Esto por­que “la con­fir­ma­ción vin­cu­la a la Igle­sia Uni­ver­sal, ex­ten­di­da por toda la tie­rra, in­vo­lu­cran­do ac­ti­va­men­te a los con­fir­ma­dos en la vida de la Igle­sia par­ti­cu­lar  a la que per­te­ne­cen”.

El Es­pí­ri­tu nos da la paz, no a la gue­rra de las ha­bla­du­rías

“Esta in­cor­po­ra­ción a la co­mu­ni­dad ecle­sial – dijo en nues­tro idio­ma el Pon­tí­fi­ce –  se ma­ni­fies­ta en el signo de la paz con el que se con­clu­ye el rito de la con­fir­ma­ción. El obis­po dice a cada con­fir­ma­do: «la paz esté con­ti­go». Es­tas pa­la­bras nos re­cuer­dan el sa­lu­do de Je­sús a sus dis­cí­pu­los en la no­che de Pas­cua y ex­pre­san la unión con el Pas­tor de esa igle­sia par­ti­cu­lar y con to­dos los fie­les. Re­ci­bir la paz a tra­vés del obis­po nos im­pul­sa a tra­ba­jar por la co­mu­nión den­tro y fue­ra de la Igle­sia, a me­jo­rar los víncu­los de con­cor­dia en la pa­rro­quia y a coope­rar con la co­mu­ni­dad cris­tia­na”.

En este pun­to de la ca­te­que­sis en ita­liano, so­bre el tema de la paz, el Papa se de­tu­vo nue­va­men­te para in­vi­tar a re­fle­xión:  “Está la ce­re­mo­nia de la con­fir­ma­ción y lue­go nos da­mos la paz: el Obis­po la da al con­fir­ma­do y lue­go en la Misa, nos la da­mos to­dos en­tre no­so­tros. Esto sig­ni­fi­ca ar­mo­nía, sig­ni­fi­ca ca­ri­dad en­tre no­so­tros, sig­ni­fi­ca paz”.

“¿Pero, qué pasa des­pués?” – pre­gun­tó hi­po­té­ti­ca­men­te. “Sa­li­mos y co­men­za­mos a ha­blar mal de los otros, a sa­car ‘el cue­ro’ a los de­más. Co­mien­zan las ha­bla­du­rías, y las ha­bla­du­rías son gue­rras”. “Si he­mos re­ci­bi­do el signo de la paz con la fuer­za del Es­pí­ri­tu San­to, de­be­mos ser hom­bres y mu­je­res de paz y no ir por allí des­tru­yen­do con la len­gua la paz que ha he­cho el Es­pí­ri­tu”. pi­dió Fran­cis­co. Y si­guió: “¡Po­bre Es­pí­ri­tu San­to! ¡El tra­ba­jo que tie­ne con no­so­tros, con esta cos­tum­bre de las ha­bla­du­rías!”…

Así, pues, el San­to Pa­dre pi­dió que “por fa­vor la ter­mi­ne­mos con las ha­bla­du­rías”, que “des­tru­yen lo que hace Dios”.

No en­jau­lar al Es­pí­ri­tu San­to, con obras y pa­la­bras co­mu­ni­car el Evan­ge­lio

“La con­fir­ma­ción se re­ci­be una sola vez, pero su fuer­za es­pi­ri­tual se man­tie­ne en el tiem­po y ani­ma a cre­cer es­pi­ri­tual­men­te con los de­más”: por este mo­ti­vo el Ro­mano Pon­tí­fi­ce ex­hor­tó a los con­fir­ma­dos a no “en­jau­lar” al Es­pí­ri­tu San­to y a no opo­ner re­sis­ten­cia al vien­to que so­pla em­pu­ján­do­los a ca­mi­nar en li­ber­tad.

“Los ani­mo – con­clu­yó – a pe­dir la asis­ten­cia del Es­pí­ri­tu San­to en sus vi­das para que les con­ce­da la va­len­tía de co­mu­ni­car y anun­ciar la ale­gría del Evan­ge­lio, con pa­la­bras y obras, a cuan­tos en­cuen­tran en el ca­mino de la vida”.

En ju­nio re­zar­le al Co­ra­zón de Je­sús

En los sa­lu­dos a los fie­les el Pon­tí­fi­ce re­cor­dó que el pró­xi­mo vier­nes será la So­lem­ni­dad del Sa­gra­do Co­ra­zón de Je­sús, e in­vi­tó a orar du­ran­te todo el mes de ju­nio al Co­ra­zón de Je­sús y a sos­te­ner con cer­ca­nía y afec­to a los sa­cer­do­tes, para que sean ima­gen de aquel Co­ra­zón lleno de amor mi­se­ri­cor­dio­so.

A los jó­ve­nes, los an­cia­nos, los en­fer­mos y los re­cién ca­sa­dos el Papa les ani­mó a to­mar del Co­ra­zón de Je­sús el ali­men­to y la be­bi­da es­pi­ri­tual de la vida, para que “nu­tri­dos de Cris­to, sean per­so­nas nue­vas, trans­for­ma­das en lo pro­fun­do por aquel amor Di­vino.









SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com