Portada
Vaticano
Realidades Eclesiales
Iglesia en España
Iglesia en América
Iglesia resto del mundo
Cultura
Sociedad

·Homilia Dominical
·Hablan los Obispos
·Fe y Razón
·Reflexion en libertad
·Colaboraciones



 
 
 
 
 
 
Sep 2018
MoTuWeThFrSaSu
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30


 
http://www.holyart.es

www
Portada:: Habla el Obispo:: Las Eda­des del Hom­bre y Ec­cle­sia Dei

5 / 5 (4 Votos)


Ma­nuel He­rre­ro Fer­nán­dez, OSA. Obispo de Palencia


Las Eda­des del Hom­bre y Ec­cle­sia Dei

Ma­nuel He­rre­ro Fer­nán­dez

Ma­nuel He­rre­ro Fer­nán­dez, OSA. Obispo de Palencia
Sat, 03 Mar 2018 04:16:00

La ex­po­si­ción Mons Dei, or­ga­ni­za­da por Las Eda­des del Hom­bre que se va ce­le­brar, en Agui­lar de Cam­poo, des­de mayo a no­viem­bre de este año, tie­ne una ex­ten­sión, un aña­di­do y com­ple­men­to por los al­re­de­do­res de la vi­lla agui­la­ren­se ti­tu­la­do “Ec­cle­sia Dei”, la Igle­sia de Dios.

os que lo deseen po­drán vi­si­tar, ad­mi­rar y go­zar en una se­rie de tem­plos ro­má­ni­cos que son el or­gu­llo del nor­te pa­len­tino. Igle­sias, por ejem­plo, de San Sal­va­dor de Can­ta­mu­da, Mave, Ba­rrio de San­ta Ma­ría, Pe­ra­zan­cas, Moar­bes, San An­drés de Arro­yo, etc.

El ob­je­ti­vo de esta ex­ten­sión de las Eda­des del Hom­bre es pre­sen­tar la ri­que­za ro­má­ni­ca de nues­tra Dió­ce­sis y Pro­vin­cia. Yo di­ría que, en pri­mer lu­gar, es ayu­dar a per­ci­bir o in­tuir que la pre­sen­cia de Dios; esta no se re­fle­ja úni­ca­men­te en las obras de arte, ex­pre­sio­nes de la sed de be­lle­za in­fi­ni­ta que lle­va el hom­bre en su mis­ma es­truc­tu­ra, sino que, emi­nen­te­men­te y por la ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to, bri­lla en la co­mu­ni­dad cris­tia­na que se reúne en una casa o tem­plo que lla­ma­mos igle­sia.

El tí­tu­lo in­di­ca que la Igle­sia, el Pue­blo de Dios reuni­do en asam­blea, no es he­chu­ra hu­ma­na; es obra y pro­pie­dad de Dios.

Toda fa­mi­lia for­ma­da por un pa­dre, una ma­dre y los hi­jos ne­ce­si­ta una vi­vien­da dig­na en la que com­par­tir la vida des­de el amor, una vi­vien­da es­truc­tu­ra­da de tal for­ma que ex­pre­se su vida. Así tam­bién la co­mu­ni­dad cris­tia­na. Los bau­ti­za­dos for­ma­mos la fa­mi­lia de Dios, por­que re­co­no­ce­mos que Dios es nues­tro Pa­dre, que nos ha he­cho sus hi­jos; que Je­sús, el Hijo de Dios y hom­bre como no­so­tros, nos hace her­ma­nos y cohe­re­de­ros con Él; que por nues­tras ve­nas flu­ye una mis­ma vida, un mis­mo Es­pí­ri­tu San­to. So­mos to­dos miem­bros de la fa­mi­lia, pero cada uno con su iden­ti­dad y fun­ción en bien de to­dos.

En la casa de esta fa­mi­lia hay un ci­mien­to, fir­me como la roca fir­me, que es la fe en Cris­to. Él lo es todo para no­so­tros y está re­pre­sen­ta­do de mu­chas y di­ver­sas ma­ne­ras, por ejem­plo, en el sa­gra­rio, la cruz, el via­cru­cis, di­ver­sas imá­ge­nes que re­pre­sen­tan en su na­ci­mien­to, en su vida pú­bli­ca, en su muer­te, re­su­rrec­ción, etc. En esta casa sin­gu­lar hay una mesa, el al­tar, don­de el Pa­dre par­te el Pan de vida y los hi­jos lo co­me­mos en ale­gre fra­ter­ni­dad con ac­ción de gra­cias; hay una Pa­la­bra que com­par­tir, la Es­cri­tu­ra pro­cla­ma­da des­de el am­bón; hay, tam­bién, una sede des­de la que el mi­nis­tro or­de­na­do re­pre­sen­ta a Cris­to que es nues­tra Ca­be­za, Maes­tro, Se­ñor, y Pas­tor. Otro lu­gar des­ta­ca­do es la sede de la Mi­se­ri­cor­dia y del Per­dón, el lu­gar de la Pe­ni­ten­cia.

En los tem­plos hay imá­ge­nes de la Vir­gen Ma­ría, del san­to pa­trón y otros san­tos vin­cu­la­dos a la co­mu­ni­dad; y es que esta fa­mi­lia no la for­ma­mos úni­ca­men­te los que hoy vi­vi­mos; tam­bién los san­tos que son los me­jo­res hi­jos de la Igle­sia. For­man par­te de la mis­ma los di­fun­tos, los que nos pre­ce­die­ron en la fe y en la es­pe­ran­za; es ver­dad que ya no se en­tie­rra en los tem­plos, sal­vo con­ta­dí­si­mas oca­sio­nes, pero en al­gu­nas igle­sias to­da­vía pue­den ver­se se­pul­tu­ras en el sue­lo.

¿Qué es­pa­cios re­sal­tar de esta casa? En los tem­plos está ex­pre­sa­do lo fun­da­men­tal de la vida cris­tia­na para quien sabe ver lo in­vi­si­ble a tra­vés de lo vi­si­ble que son la fe, la es­pe­ran­za y la ca­ri­dad. La puer­ta, que es la fe en Cris­to y el Bau­tis­mo, que nos hace li­bres. Hay asien­tos, por­que no so­mos es­cla­vos sino hi­jos. Las pa­re­des o mu­ros re­pre­sen­tan a la doc­tri­na y la ora­ción; la ca­ri­dad está ex­pre­sa­da en la ar­ga­ma­sa o ce­men­to que une a las pie­dras; el te­cho ex­pre­sa que la co­mu­ni­dad está abier­ta a to­dos para aco­ger a los que bus­can un te­cho, un ho­gar, un ca­lor. En los tem­plos hay lám­pa­ras y ve­las, que nos ha­blan de la mi­sión de la co­mu­ni­dad que es ilu­mi­nar y alum­brar con las bue­nas obras. El sue­lo del tem­plo in­si­núa la hu­mil­dad de Cris­to y nues­tra hu­mil­dad. En mu­chas igle­sias hay un coro, in­di­can­do que la vida de la co­mu­ni­dad tie­ne que ser un himno ale­gre de ala­ban­za al Se­ñor, un himno sin­fó­ni­co, don­de se ar­ti­cu­lan y en­sam­blan las vo­ces dis­tin­tas de las per­so­nas di­ver­sas y uni­das en ar­mo­nía. Las co­lum­nas re­pre­sen­tan a los após­to­les y la ca­ri­dad.

Pe­ga­da o jun­to a la igle­sia o tem­plo hay una to­rre o una es­pa­da­ña que apun­ta al cie­lo; alu­de a nues­tra es­pe­ran­za, la glo­ria. La to­rre tie­ne cam­pa­nas, que con­vo­can a la reunión oran­te y a la ce­le­bra­ción, al igual que al tes­ti­mo­nio cris­tiano vi­si­ble y au­di­ble en la so­cie­dad por el amor que es pa­cien­te, be­nigno, no tie­ne en­vi­dia, no pre­su­me, no se en­gríe, no es egoís­ta, no lle­va cuen­tas del mal, no se ale­gra de la in­jus­ti­cia, sino que goza con la ver­dad… (cf. I Cor, 13,4-8). La puer­ta in­vi­ta a sa­lir y lle­var la paz vi­vi­da y ce­le­bra­da a la con­vi­ven­cia so­cial.

Por las ven­ta­nas pe­ne­tra la luz y el aire, el amor del Es­pí­ri­tu San­to, que ilu­mi­na y, con el in­cien­so, per­fu­ma to­das las per­so­nas y co­sas.

Que la be­lle­za de las igle­sias de pie­dras muer­tas nos ayu­de a per­ci­bir el mis­te­rio de la igle­sia for­ma­da por pie­dras vi­vas.






Comenta la noticia

Los comentarios tiene un número limitado de carácteres. Tu mensaje ha de ser corto y conciso. NO OLVIDES INTRODUCIR EL CODIGO DE SEGURIDAD. Si quieres hacer una exposición más prolongada, puedes abrir un tema de debate en los FOROS DE CAMINEO




SI QUIERES COLABORAR CON CAMINEO.INFO PULSA DONAR

Preview Chanel Preview Chanel
Camineo.info 2004-2015

PHPCow news publishing script, content management system Review www.camineo.info on alexa.com